Una nueva estación de bombeo y turbinado mejora la irrigación y la seguridad hídrica

Energía hidroeléctrica renovable, menos erosión del lecho del río y más agua para el riego y el consumo humano en la cuenca del Guadalquivir, especialmente durante los meses de verano, tradicionalmente tan calurosos, son algunos de los beneficios que aportará este importante proyecto que se está llevando a cabo en Andalucía.

Otras herramientas

 

La fuente de todas estas mejoras es la futura construcción de una estación de bombeo y turbinado al pie de la presa de la Breña II, así como de un canal de captación de agua de 2 650 metros de longitud.

Aguas invernales para satisfacer la demanda veraniega

El objetivo del proyecto es construir una estación de bombeo y turbinado, incluidas las tuberías y otros componentes, entre el río Guadiato (cerca de su confluencia con el río Guadalquivir) y el embalse de Breña II. Una vez terminado, el sistema bombeará al embalse el caudal excesivo de agua que baja por el río Guadalquivir en los meses de invierno, para así poderlo utilizar para regar durante el verano. El agua del embalse también servirá para accionar una turbina, que permitirá restablecer el equilibrio energético en el sistema.

La estación contará con ocho bombas, capaces de bombear hasta 50 m3 de agua por segundo, además de dos turbinas con una potencia combinada de aproximadamente 34 MW. El canal de captación de agua de 2 650 metros de longitud irá desde la estación de bombeo y turbinado hasta la confluencia de los ríos Guadalquivir y Guadiato.

Catalizador de la modernización de los sistemas de irrigación

Los principales beneficiarios del proyecto serán los aproximadamente 21 000 residentes y regantes de la cuenca del Guadalquivir, una zona que tradicionalmente ha sufrido carencias periódicas de agua por la mala regulación del caudal del río. Este proyecto servirá para aumentar la seguridad del abastecimiento y, a la vez, fomentar la modernización de los sistemas de irrigación actuales (con el consiguiente ahorro de agua) sin necesidad de ampliar las zonas regables.

Este proyecto también demuestra que una planificación y una construcción cuidadosas pueden contribuir a la sostenibilidad medioambiental, en este caso a través de la producción de energía hidroeléctrica renovable, la reducción de la explotación de los acuíferos locales, la disminución del riesgo de salinización y la menor erosión del lecho del río.

Estímulo para el mercado de trabajo y los ingresos del sector agrícola

Se calcula que, entre 2007 y 2036, el proyecto genere importantes beneficios en lo referente a las tasas aplicadas al suministro adicional de agua y propicie un aumento en las rentas de los agricultores como consecuencia de la mayor disponibilidad de agua. También se prevé que el proyecto cree 100 puestos de trabajo directos durante la fase inicial de construcción y desarrollo y 10 empleos más una vez la estación esté completamente operativa.

Fecha provisional

28/09/2011