El ferrocarril de alta velocidad conecta Galicia con el resto de España

Esta importante infraestructura de transporte financiada por la UE mejora la red ferroviaria del norte de España reduciendo considerablemente el tiempo de viaje y creando más de 9 000 puestos de trabajo.

Otras herramientas

 

Actualmente se tarda más de siete horas en recorrer en tren los casi 600 km de terreno accidentado que separan las regiones españolas de Madrid y Galicia. La línea ferroviaria prevista y que cuenta con el apoyo de la UE reduce este trayecto a la mitad. 

El Corredor Norte-Noroeste Madrid-Galicia forma parte de una red de transporte transeuropea más amplia, el programa RTE-E, que fomenta la interoperabilidad entre los sistemas ferroviarios europeos de alta velocidad. 

El principal objetivo del proyecto es mejorar la competitividad de las conexiones ferroviarias, en particular entre Madrid y las ciudades situadas a lo largo del corredor (Madrid, Zamora, Ourense, Santiago, Vigo y A Coruña), mientras que los objetivos más generales son conectar mejor la infraestructura ferroviaria de alta velocidad española-portuguesa e integrar la península Ibérica en la red ferroviaria europea. 

Impulso para la economía local

Los principales beneficiarios del Corredor Madrid-Galicia son, en primer lugar, las comunidades por donde pasa el servicio ferroviario mejorado, con beneficios evidentes para las economías locales y perspectivas de nuevos negocios y creación de empleo. 

Deberían crearse más de 8 300 nuevos puestos de trabajo durante las distintas fases del proyecto y mil más una vez la línea ferroviaria esté en pleno funcionamiento. Además, unas conexiones ferroviarias más rápidas fomentan una mayor cooperación y favorecen el turismo interregional. 

Conexión a la red ferroviaria europea

La primera fase de la obra se centra en el tramo Lubián-Ourense de la red y cubre una longitud total de 28,77 km. Las mejoras de la infraestructura significan que los trenes podrán circular a velocidades de hasta 250 km/h. Parte de la obra incluye la ampliación de los andenes de las estaciones a lo largo de ese trazado para permitir el paso de trenes en ambas direcciones (doble vía), en consonancia con las normas internacionales y mejorando su compatibilidad con la red de transporte transeuropea. 

Dos entidades públicas adscritas al Ministerio de Fomento participan en el proyecto. ADIF es responsable de la administración y la construcción de la infraestructura ferroviaria, mientras que RENFE Operadora gestiona los servicios ferroviarios.


Inversión total y financiación de la UE

La inversión total del proyecto «Corredor Norte-Noroeste de Alta Velocidad L.A.V. Madrid-Galicia; Tramo Lubián-Ourense. Plataforma Fase 1» asciende a 286 005 702 euros, con una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE de 201 164 971 euros a través del programa operativo Galicia para el período de programación 2007-2013.


Fecha provisional

14/04/2016