Ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales de Burgos

Con el fin de mejorar el tratamiento de todas las aguas residuales producidas por la ciudad de Burgos y la zona colindante, se está ampliando la planta de tratamiento de aguas residuales de la ciudad.

Otras herramientas

 

El objetivo del proyecto es producir efluentes con una calidad suficientemente para que su vertido tenga un impacto mínimo en el entorno receptor final, el río Arlanzón. Una vez completada la ampliación, la planta de tratamiento de aguas residuales tendrá capacidad para procesar 150 000 metros cúbicos de agua por día, lo que aportará grandes beneficios para los aproximadamente 180 000 habitantes de Burgos y los pueblos vecinos.

Varias medidas para un mejor tratamiento

Desde un punto de vista técnico, el proyecto se divide en varias medidas.

Primero se creará una nueva línea de tratamiento de aguas en la planta nueva, que recibirá aguas residuales del sistema de captación del alcantarillado principal a través de dos conductos. Esta línea de tratamiento de aguas comprende el tratamiento preliminar, la sedimentación primaria, el reactor biológico, la sedimentación secundaria y el vertido del efluente.

Además, también se creará una nueva línea de tratamiento de lodos y la línea de tratamiento de aguas de la planta actual se reacondicionará. Por su parte, las instalaciones de tratamiento biológico existentes se reacondicionarán y pasarán de una a dos líneas, con una zona anóxica del 20% para eliminar parte del nitrógeno.

La planta de tratamiento nueva y la existente compartirán la línea de tratamiento de lodos reacondicionada, por lo que, una vez desaguados, los lodos de ambas plantas se tratarán conjuntamente. Asimismo, se construirán unas nuevas instalaciones de deshidratación al lado de las instalaciones de secado térmico.

A continuación, el efluente se someterá a un tercer tratamiento, de modo que únicamente se pueda verter agua totalmente desinfectada al río.

El volumen medio de agua que se tratará en esta nueva planta ampliada será de aproximadamente 150 000 metros cúbicos por día, lo que supone un aumento aproximado del 50 % con respecto a las instalaciones existentes.

Beneficios para los habitantes y el entorno de Burgos

El proyecto, cuya finalización se prevé para diciembre de 2013, tendrá un impacto significativo en el entorno de Burgos y mejorará la sostenibilidad medioambiental de la ciudad gracias al aumento de la calidad del efluente, de modo que su vertido en el río Arlanzón tenga un impacto mínimo.

Al mismo tiempo, los aproximadamente 180 000 ciudadanos conectados al alcantarillado burgalés se beneficiarán de un aumento del 50 % de la capacidad de tratamiento de la planta. Finalmente, se prevé que el proyecto genere 36 puestos de trabajo directos durante la fase de implementación y 13 más durante la fase operativa, con lo que también será beneficioso para la economía local.

Fecha provisional

10/10/2011