Una planta desalinizadora ofrece un método alternativo de producción de agua

En un esfuerzo por satisfacer la demanda actual y futura de recursos hídricos en la comarca de la Marina Baja y la parte norte de Alicante, se va a construir una planta desalinizadora con una capacidad para producir 80 000 m³/día de agua desalinizada.

Otras herramientas

 

Esta comarca española se caracteriza por un impredecible régimen de precipitaciones, por lo que este proyecto, que se desarrollará en dos fases, vendrá a garantizar un suministro suficiente de agua limpia para las empresas y los ciudadanos, que contribuirá a mejorar la salud y a fomentar el desarrollo socio-económico de la región. El proyecto generará, además, 13 empleos directos una vez la planta se encuentre operativa y en funcionamiento.

La escasez de agua será pronto una cosa del pasado

Los principales objetivos del proyecto son abordar las necesidades hídricas, garantizar la disponibilidad de agua de calidad, fomentar la protección y la regeneración del medio acuático, promover métodos que usen el agua con eficiencia, superar la escasez de agua que mina el crecimiento de algunas regiones, y adaptar la política nacional a las normas de la UE, que se han diseñado con el objetivo de aumentar la sostenibilidad medioambiental y económica.

La principal motivación para poner en marcha este proyecto –que se enmarca en el programa español A.G.U.A. destinado a proporcionar recursos hídricos de una manera más sostenible– ha sido la enorme irregularidad en la disponibilidad de recursos hídricos: las nuevas tecnologías sustituirán parcialmente los trasvases de otras cuencas fluviales así como las captaciones de las escasas fuentes de agua subterránea. El proyecto de desalinización beneficiará principalmente a los municipios de Mutxamel y El Campello, y, en menor medida, a los de San Vicente de Raspeig y San Juan de Alicante.

Abastecimiento de agua a pleno rendimiento

La construcción de la planta se desarrollará en dos fases: una primera consistente en la ejecución de toda la obra civil de la planta, a la que se equipará con cinco líneas de tratamiento (50 000 m³/día), y una segunda fase en la que se construirán otras tres líneas más hasta alcanzar el objetivo previsto de capacidad de 80 000 m³/día.

La captación de agua del mar, unos 113 886 m³/día en la primera fase, y 182 200 m³/día en la segunda, se hará por medio de una toma directa a través de un cajón de hormigón. El agua captada circulará, impulsada por la fuerza de gravedad, a través de una tubería hasta un depósito cubierto, y a nivel del terreno, del que se bombeará el agua marina a la planta de desalinización.

La planta utilizará tecnología de ósmosis inversa y ocho líneas de tratamiento, incluido pretratamiento físico-químico, ósmosis inversa y postratamiento. Se construirán un total de cinco edificios para albergar todas las instalaciones.

Fecha provisional

09/03/2011