El agua de lluvia circula limpia por Madrid

Este importante proyecto se centra en la construcción de dos depósitos en los ramales de Las Pilillas y Moratalaz, que tienen una longitud total de más de 1 000 metros, y la duplicación de la capacidad del colector B de Abroñigal, que se extiende más de 2 300 metros.

Otras herramientas

 

Estas acciones forman parte de una serie de planes que pretenden mejorar la calidad del agua del río Manzanares captando los excedentes de lluvia y tratándolos, para así evitar que se viertan directamente al río. Se tratarán unos 3 000 000 m3 de agua cada año.

Conservar la pureza

El organismo encargado de ejecutar el proyecto es el Ayuntamiento de Madrid, que ha dejado clara su intención de mejorar el sistema de depuración de la cuenca del Manzanares, lo que significa a su vez mejorar la calidad de las aguas fluviales que cruzan la ciudad. Estas acciones se engloban dentro de un ambicioso plan de infraestructuras e implican la construcción y mejora de los mecanismos necesarios para controlar los elementos contaminantes de las aguas residuales que se vierten en el río. Un sistema de tratamiento de aguas residuales más limpio significa una mejora de la salud pública.

Desde que se presentó el plan, se han ejecutado varias acciones en las dos orillas del curso de agua que ya han ayudado a resolver muchos problemas. El proyecto actual centra sus esfuerzos en la orilla izquierda, concretamente en la cuenca del Abroñigal. Además de los obvios beneficios medioambientales, se prevé que el proyecto también aporte beneficios socioeconómicos, como la creación de empleo: a los 142 puestos de trabajo creados durante la fase de construcción y mejora inicial, habrá que añadir tres más durante la fase operativa.

Doblar la capacidad para aumentar la seguridad

La primera gran tarea es doblar el diámetro de las cuencas secundarias de Las Pilillas y Moratalaz instalando en cada una de ellas un depósito nuevo pensado para captar el agua de las crecidas, transportarla y drenarla correctamente. La segunda tarea consiste en doblar el tamaño del colector B de Abroñigal. En algunos lugares, el depósito actual no tiene la capacidad necesaria para absorber el agua de las crecidas, por lo que se prevé doblar su capacidad para que todo el sistema de depuración funcione debidamente. 

El proyecto ayudará a la Comunidad de Madrid a cumplir con las disposiciones de la Directiva marco europea sobre el agua, especialmente en lo referente al tratamiento de aguas residuales, a las medidas de depuración y a garantizar que el agua vuelve al sistema en unas condiciones sanitarias aceptables.

Fecha provisional

28/09/2011