Encauzamiento del agua para una mayor protección

Gracias al control de los caudales de agua y a la realización de obras de construcción estratégicas, la comunidad autónoma de Valencia pronto disfrutará de una mayor tranquilidad cuando haya precipitaciones intensas, sabiendo que se han tomado medidas de prevención de inundaciones.

Otras herramientas

 

Las obras de protección contra inundaciones previstas en este proyecto incluyen una presa, extensiones del curso actual de la cuenca del Gallinera y un conjunto de medidas para mejorar el drenaje, la canalización y el desvío del caudal.

Domar el caudal de aguas peligrosas

Hasta ahora, la comunidad autónoma española de Valencia, y en especial los aproximadamente 57.000 habitantes de poblaciones cercanas a la nueva infraestructura planificada, han tenido que enfrentarse a los altos costes económicos y emocionales de los daños a bienes públicos y privados y a las pérdidas de ingresos para las empresas locales a consecuencia directa del fenómeno de las inundaciones repentinas. El presente proyecto se llevará a cabo en la cuenca del río Gallinera con el objetivo de poner fin a este destructivo fenómeno y asegurar más tranquilidad a la región.

Una red de canales para mayor seguridad

Las obras principales se realizarán en el tramo de río cercano a la localidad de Oliva y comprenderán la construcción de una presa (la presa de Oliva) diseñada para retener grandes cantidades de precipitaciones tormentosas y liberarlas al caudal del río para que llegue al Mediterráneo en condiciones de corriente laminar. Las obras también implicarán la canalización parcial de la Rambla Gallinera cerca del punto en el que cruza con la carretera N-332 de forma que pueda recoger el agua drenada por la presa y conducirla al mar.
La nueva red fluvial también supondrá la desviación del cauce del río Alfadalí al Gallinera. Entre otros trabajos menores están el drenaje de aguas torrenciales del barranco Benirrama al río Alfadalí o al canal del Gallinera. La construcción de un puente y pasarelas mejorará la movilidad de los habitantes de estas zonas y contribuirá igualmente a la seguridad. Entre las características generales del proyecto están el ensanche de algunos canales y la construcción de muros de contención (de hormigón y/o gaviones, dependiendo de la zona) en varios tramos, incluidas zonas urbanas.

Impulso a largo plazo para el empleo local

Además de una mayor protección para la población local y un menor riesgo de daños por inundaciones, se obtendrán también beneficios económicos en términos de empleo. En la fase de ejecución del proyecto se crearán 50 puestos de trabajo directos (con una duración media de tres años) y otros cuatro (con una duración media de 30 años) en la fase operativa, lo que aportará ganancias a largo plazo a la región.

Fecha provisional

07/02/2011