Un carril bus-VAO para Barcelona

Los carriles exclusivos para vehículos de alta ocupación y autobuses (bus-VAO) en el área metropolitana de Barcelona están ayudando a reducir los tiempos de viaje y a reducir los problemas de congestión.

Otras herramientas

 

El carril bus-VAO en la C-58 es uno de estos proyectos, centrado en la construcción de un carril para autobuses y vehículos de alta ocupación (VAO) entre el cruce de Ripollet, que permite acceder a Barcelona a través de la autopista C-58, y la Avenida Meridiana, ya en el centro de Barcelona y una de las principales vías de acceso a la ciudad.

La ciudad de Barcelona tiene 1,5 millones de habitantes y ocupa una superficie de 99 km², mientras que en el área metropolitana, que cubre una área de 240 km², viven aproximadamente 4 228 000 personas, lo que supone una densidad de población media de 1 307 personas/km². Se calcula que hay 410 coches por cada 1 000 habitantes. Aunque Barcelona es una ciudad muy centralizada, en los últimos años ha experimentado una notable despoblación del centro, acompañada del crecimiento de un anillo secundario de núcleos de población satélites que se extienden más allá de la zona urbana. Esta tendencia general hacia la descentralización de la población, sin embargo, no fomenta el uso del transporte público: se calcula que una media de 154 000 vehículos circulan cada día por la autopista C-58.

Promover la sostenibilidad

El objetivo del proyecto es conseguir una mejora global del sistema de transporte entre Barcelona y la zona del Vallés aumentando la fluidez del tráfico, lo que, a su vez, ayudará a fomentar el uso del transporte público y un uso más sostenible del transporte privado. Es el proyecto de este tipo más caro y ambicioso jamás ejecutado en Barcelona, pensado para fomentar el uso del autobús y aumentar la sostenibilidad del transporte privado con el fin de aumentar la ocupación media de solo 1,2 personas por vehículo.

El carril bus-VAO tendrá una longitud total de 6,8 km, con dos carriles dobles para uso exclusivo de autobuses y vehículos particulares, como coches, que deben transportar a un mínimo de tres pasajeros. El nuevo carril pasará por el medio de la autopista C-58, por lo que se construirá una sección elevada encima del carril central. Una segunda sección del carril irá a nivel de suelo, lo que supondrá el ensanchamiento de la autopista.

Posibles beneficios

Los principales objetivos son reducir la congestión del tráfico en la autopista C-58, que es especialmente nocivo para el transporte público, aumentar la fiabilidad del transporte público y aumentar la velocidad comercial de los vehículos que puedan circular por estos carriles. Se prevé que las mejoras en los 6,8 km de autopista entre el cruce de Ripollet y la Avenida Meridiana generen unos beneficios anuales de 3 206 667 € en concepto de tiempo ahorrado, ahorro de energía y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En mayo de 2007, la Consejería de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat de Cataluña declaró que el proyecto cumplía con todos los requisitos de protección del medio ambiente.

Fecha provisional

28/09/2011