Mejora de la capacidad de abordar los derrames marítimos del espacio atlántico

Para muchos de nosotros, las palabras «derrame marítimo» evocan inmediatamente imágenes de petroleros con fugas de crudo o combustible refinado, pero estas son solo un tipo de sustancia que puede intervenir. El transporte marítimo se usa para muchos tipos de mercancías, algunas de la cuales [conocidas como sustancias nocivas y potencialmente peligrosas (SNP)] también pueden causar graves daños si se liberan al mar. El proyecto ARCOPOLplatform permitió que las autoridades y los investigadores del espacio atlántico perfeccionaran sus técnicas y planes de contingencia para derrames peligrosos.

Otras herramientas

 
ARCOPOLplatform: regiones © Comisión Europea ARCOPOLplatform: regiones © Comisión Europea

" La plataforma creada por el proyecto es una estructura sostenible para la cooperación público-privada centrada en la preparación y respuesta a los derrames marítimos. Consta de una base de datos en línea y un conjunto de cinco grupos de trabajo que se ocupan de cuestiones prioritarias en materia de contaminación marítima. "

Marisa Fernández, coordinadora de ARCOPOLplatform

El proyecto ARCOPOLplatform, lanzado en enero de 2014, ayudó a consolidar la protección de las zonas de la costa atlántica ante los derrames. Si bien el proyecto en sí finalizó al cabo de veintiún meses, la plataforma creada sigue operativa.

Por tanto, el diálogo entre los socios continúa. Esta interacción, basada en la cooperación público-privada, se centra en los planes de contingencia, la preparación y la respuesta en materia de sustancias nocivas y potencialmente peligrosas, la vigilancia ambiental, la formación y la sensibilización, junto con la detección, los modelos y el control de derrames.

¿Y si?

Al igual que todos los planes de contingencia, la pregunta subyacente es «¿Y si?». Por los puertos europeos del Atlántico pasan grandes cantidades de sustancias (principalmente sustancias químicas) que podrían poner en riesgo el medio marino. Por sí mismas, estas sustancias no son necesariamente tóxicas; por ejemplo, los aceites vegetales encabezan conjuntamente la lista de las cien sustancias nocivas y potencialmente peligrosas por cantidad para la Unión Europea (UE). Otras sustancias, como los xilenos, el octano y el ácido sulfúrico, son motivos de preocupación más evidentes. 

De modo que, ¿qué pasa si una mercancía acaba en el agua? ¿Qué tenemos que hacer? Y, ¿estamos preparados y capacitados?

Basándose en los resultados de dos proyectos ARCOPO anteriores, ARCOPOLplatform permitió que los actores locales y regionales clave mejoraran su preparación y ajustaran sus planes de contingencia. Fomentó el diálogo entre las partes interesadas del sector público y entre éstas y los colaboradores académicos, y ayudó a los participantes a compartir experiencias e identificar buenas prácticas. 

Estad preparados

Los principales resultados que comunicó la dirección del proyecto son la aplicación de planes de contingencia en trece zonas costeras, la producción de instrumentos de toma de decisiones y vídeos de sensibilización, así como la organización de actividades de formación que incluyen talleres y módulos de aprendizaje virtual. Los nuevos recursos desarrollados por los participantes, junto con la documentación producida por dos proyectos ARCOPOL anteriores, están disponibles en línea. 

La plataforma apoya, asimismo, las actividades de cinco grupos de trabajo. Tres de estos grupos se dedican a la elaboración de planes de contingencia, a las sustancias nocivas y potencialmente peligrosas y a la vigilancia medioambiental respectivamente. Un cuarto grupo se dedica a la elaboración de modelos y herramientas de toma de decisiones, mientras que el quinto se centra en la formación y la sensibilización.

La cooperación en curso en la plataforma dio lugar a dos proyectos de continuación, señala la dirección. Uno de ellos, denominado Mariner, se creó para mejorar la preparación en materia de sustancias nocivas y potencialmente peligrosas a través de formación y ejercicios. Otro, denominado Marpocs, se centra en la preparación y la respuesta a los derrames en la subregión del Atlántico fronteriza con Marruecos y que rodea Madeira y las Islas Canarias. Ambos proyectos cuentan con el apoyo de la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (DG ECHO) de la Comisión Europea.

En agosto de 2016, la plataforma contaba con unos dos cientos miembros. La inscripción es gratuita y pueden participar todas las partes interesadas.


Inversión total y financiación de la UE 

La inversión total en el proyecto ARCOPOLplataform es de 1 443 146 EUR, con una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE de 938 044 EUR a través del Programa Operativo «Espacio Atlántico» para el período de programación 2007-2013.


Fecha provisional

18/11/2016