La recuperación de un ferrocarril vuelve a conectar las comunidades de los Pirineos centrales

La reapertura de una conexión ferroviaria en desuso que atraviesa la región fronteriza de los Pirineos centrales entre Francia y España ha revitalizado las economías locales, mejorado las opciones de transporte de viajeros y mercancías y brindado unas oportunidades únicas para que el turismo prospere en esta región transfronteriza.

Otras herramientas

 
Vías del tren © Creative Commons Vías del tren © Creative Commons

" La reapertura de la línea de ferrocarril ha supuesto el renacimiento y el desarrollo del territorio. Al reabrir la línea internacional se ayuda, además, a reforzar Europa y a abordar los retos medioambientales y de desarrollo económico. "

Cristina Igoa, responsable de comunicación, programa transfronterizo España-Francia-Andorra (POCTEFA)

La frontera hispanofrancesa se extiende a lo largo de más de 650 kilómetros de terreno principalmente montañoso accidentado, lo cual encarece y dificulta la travesía por carretera y ferrocarril. La única conexión ferroviaria en los Pirineos centrales que conseguía atravesar la frontera se clausuró en 1970 cuando se derrumbó un puente en la parte francesa. 

En 2011, se creó el proyecto financiado por la Unión Europea (UE) CANFRANEUS con el fin recuperar ese paso para potenciar el transporte de viajeros y mercancías a través de los Pirineos. La nueva línea ya está abierta y supone un enlace transfronterizo vital que apoya a las economías y comunidades locales a lo largo de la ruta. 

Alternativa verde

Durante una época de grandes proyectos industriales, las autoridades de transporte de España y Francia abrieron un camino a través de los altos Pirineos a principios del siglo XX. La línea ferroviaria resultante conectó a las comunidades de Pau (Francia) y Canfranc (España) durante cuatro décadas hasta que el coste de mantenimiento y renovación superó al de los beneficios percibidos mientras el transporte por carretera fue ganando popularidad. 

Sin embargo, hoy en día con unas carreteras cada vez más transitadas y el cambio de atención hacia las alternativas sostenibles para transportar personas y mercancías, los ferrocarriles vuelven a estar de moda. Gracias al apoyo y el fomento local, regional y de la UE, se ha dado una segunda oportunidad a la línea Pau-Canfranc.

Oportunidades de crecimiento

La renovación de la conexión ferroviaria ha brindado nuevas oportunidades a los pueblos antes aislados, facilitando el acceso a los mercados de las ciudades cercanas de cada lado de la frontera y ha abierto los lugares de interés de esta región impresionante a un número cada vez mayor de turistas.
 
Gracias a la mejora del acceso y las conexiones, esta iniciativa transfronteriza ha ayudado a estimular la economía local. Otros beneficios del proyecto incluyen un renovado espíritu de cooperación y asociación entre las comunidades y municipios de las montañas de cada lado de la frontera.

Inversión total y financiación de la UE 

La inversión total en el proyecto «Para la reapertura de la línea ferroviaria internacional Pau-Canfranc» es de 3 659 696 EUR, con una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE de 2 378 802 EUR a través del programa operativo «Interreg V-A España-Francia-Andorra» (POCTEFA) para el período de programación 2007 2013.

 

Fecha provisional

26/10/2017