Gestionar las inundaciones en las zonas de riesgo

Dos principios, la unión hace la fuerza y la multidisciplinariedad, caracterizan el enfoque adoptado por el proyecto FLAPP, en el que los esfuerzos combinados de 15 países han dado como resultado un conjunto de métodos prácticos para abordar el peligro de las inundaciones. FLAPP (de las siglas en inglés Flood Awareness & Prevention Policy in border areas, Política de sensibilización y prevención de las inundaciones en las regiones fronterizas) ha permitido formar asociaciones que de otra forma probablemente nunca habrían visto la luz, e introducir medidas como la previsión de las inundaciones y la gestión de las cuencas fluviales, destinadas a proteger a la población, la naturaleza y el desarrollo económico en las regiones fronterizas con mayor riesgo.

Otras herramientas

 

«Fue interesante observar el proyecto holandés “Espacio para el río” sobre el terreno. Gracias a él he podido comprobar que la prevención de las inundaciones y el desarrollo de la naturaleza pueden ser conceptos compatibles, siempre y cuando haya espacio suficiente para ello. Ahora puedo utilizar esta información en mi propio trabajo y proponer medidas en este sentido a nuestro gobierno regional».
Josu Elso, Director de proyecto, GAVRN, Navarra, España

Los habitantes de las zonas cubiertas por el proyecto FLAPP saben muy bien lo que son las inundaciones, de ahí la positiva contribución de los 37 socios del proyecto, que aportaron su amplia experiencia en la gestión del agua en 12 cuencas fluviales. De Irlanda a Grecia, de Estonia a España, se pusieron en común las experiencias, y se trataron de poner en práctica las mejores.

Las buenas ideas desembocan en buenas prácticas

El miembro líder de la red FLAPP fue el programa Euregio Mosa-Rin (Maastricht, Países Bajos). Los principales objetivos de los diferentes socios del proyecto eran optimizar la prevención y la previsión de las inundaciones, difundir la información y limitar los daños. Investigadores universitarios y ONG se unieron a gestores del agua locales y regionales como socios, a los que aportaron sus propias habilidades y conocimientos. Las ideas propuestas por la red para la gestión de los ríos y las redes fluviales pasaron pronto a incorporarse a una serie de herramientas pertinentes, como un mapa y una lista de buenas prácticas, así como a un conjunto de recomendaciones de políticas para la UE y las autoridades nacionales.

La prevención de las inundaciones, vista desde todos los ángulos

El ámbito de estudio y aplicación del proyecto abarcaba 15 regiones transfronterizas (incluidas algunas de países no comunitarios) y numerosas cuencas fluviales, como las de los ríos Danubio, Tisza, Evros, Ebro, Nemunas, Mosa, Rin, Escalda, Elba y Óder. Los socios del proyecto analizaron asuntos tan variados como la prevención de las inundaciones por medio de medidas estructurales y territoriales, la gestión sostenida de las inundaciones, especialmente en las zonas ecológicas de relieve, la gestión de las catástrofes, la cooperación transfronteriza para fomentar un enfoque basado en las cuencas hidrográficas, y la sensibilización del público sobre el problema de las inundaciones. El proyecto introdujo y debatió nuevos conceptos en materia de gestión de inundaciones, como «Territorio fluvial» y «Espacio para el río». El enfoque de la red FLAPP, orientado fundamentalmente a la sensibilización y la prevención, quedó plasmado en el numeroso material informativo producido: un sitio web, folletos, carteles de señalización y prospectos, así como informes sobre las políticas en materia de inundación, sistemas de información y mapas transfronterizos.

La cooperación cobra impulso a ambos lados de la orilla

El papel del proyecto fue esencial a la hora de impulsar la organización de reuniones transfronterizas para analizar las inundaciones y la contaminación, como en el Delta del Nemunas, en la frontera entre Lituania y Rusia. Entre otros muchos ejemplos de cooperación transnacional, cabría citar la traducción al griego de las directrices irlandesas en materia de inundaciones, que van a ser sin duda de gran ayuda para el Delta del Evros; la gestión de las inundaciones en Szeged y Budapest (Hungría), que buscaron inspiración en los diques móviles de Maastricht (Países Bajos); y el Centro de Información sobre Inundaciones de la Cuenca del Tisza, que no dudó en solicitar asesoramiento a otra institución homóloga, el Centro de Inundaciones de Sajonia.

Fecha provisional

17/12/2009