Adaptar tecnologías y oportunidades

El ambicioso objetivo del proyecto trianual MATEO era estimular la innovación basada en la tecnología en cuatro regiones europeas complementarias –Bohemia Suroeste, Brabante Septentrional, Cataluña y Lombardía–. MATEO, cuya labor se desarrolló tanto a nivel político como directamente sobre el terreno, permitió estimular procesos innovadores en las pequeñas empresas en las cuatro regiones.

Otras herramientas

 
Aunar experiencias para fomentar la innovación en las pequeñas empresas Aunar experiencias para fomentar la innovación en las pequeñas empresas

«Hemos identificado cinco empresas en España que están interesadas en desarrollar el proyecto SMARTEX a nivel industrial -a una le interesa incorporar células solares a los tejidos y a otra incorporar material electroconductor para conseguir un efecto dual-».
Dr. Laurent Aubouy, Leitat Technological Center, España

Se desarrollaron doce subproyectos interregionales en ocho sectores importantes: biotecnología, aeroespacial, materiales avanzados, tecnologías farmacéuticas y médicas, mecatrónica, energías renovables y tecnología de procesos y producción. Las empresas, gracias a la cooperación internacional que se estableció, pudieron desarrollar nuevos productos y llegar a nuevos mercados.

Innovación ilimitada

Navisto es uno de los subproyectos que permitió a las empresas identificar dónde podían utilizar y sacar el máximo provecho de los sistemas globales de navegación por satélite. Gracias a eventos de adaptación de tecnología, varias empresas de Brabante Septentrional, Cataluña y Lombardía comenzaron a cooperar –mejoraron su competitividad gracias a los contactos realizados y al intercambio de conocimientos–.

Tetrinno SMARTEX, otro subproyecto, permitió a las pequeñas empresas del sector textil competir con empresas extranjeras con costes de producción más bajos. Se intercambiaron conocimientos y soluciones prácticas sobre el uso de tejidos inteligentes e interactivos. Estos tejidos innovadores se podrán utilizar, entre otros, en prendas que permitirán monitorear el corazón, lo que aportará una nueva visión de la asistencia sanitaria y de los servicios de urgencia.

Se aprobó la cofinanciación de estos subproyectos y de otros diez más en marzo de 2006. CIDEM, que dirigió las operaciones, comprobó que todas las actividades emprendidas cumplían el doble objetivo del proyecto de promover la transferencia de tecnología a las pequeñas empresas y fomentar la creación de nuevas empresas basadas en la tecnología. CIDEM contó con el apoyo de 53 organismos públicos diferentes de los cuatro países.

Intercambio y multiplicación de conocimientos

Los resultados más tangibles de este proyecto son los subproyectos concretos en los que participaron las empresas de las diferentes regiones, el desarrollo de nuevos productos y la entrada en nuevos mercados gracias a nuevas cooperaciones internacionales. El proyecto también permitió profundizar en técnicas innovadoras y acceder a fuentes más avanzadas de conocimientos técnicos.

El proyecto MATEO estableció un sistema internacional de transferencia de tecnología entre los centros de investigación y las pequeñas empresas. La participación de varios países favoreció que las empresas obtuvieran mejores resultados de los que hubieran conseguido en un contexto regional o nacional.

Los esfuerzos repercutieron notablemente en la creación de nuevas empresas en los ocho sectores específicos: se generaron numerosas nuevas oportunidades de negocio y posibilidades para la creación de nuevas empresas.

Fecha provisional

16/12/2009