Nueva política de cohesión

Para el próximo presupuesto de la UE a largo plazo (2021-2027), la Comisión propone modernizar la política de cohesión, que es la principal política de inversión de la UE y una de sus manifestaciones de solidaridad más concretas.

Otras herramientas

 

Noticias

    La Comisión renueva hoy la iniciativa «escalera de excelencia» para seguir facilitando ayuda y conocimientos técnicos individualizados a las regiones que se han quedado atrás en lo que se refiere a la innovación.

    Esta iniciativa ayudará a las regiones a desarrollar, actualizar y perfeccionar sus estrategias de especialización inteligente —es decir, sus estrategias regionales de innovación basadas en ámbitos especializados de solidez competitiva— antes incluso del inicio del período presupuestario 2021-2027. También les ayudará a identificar qué recursos de la Unión son adecuados para financiar proyectos innovadores y a formar equipo con otras regiones que tengan puntos fuertes similares para crear agrupaciones de innovación.

    Tras las propuestas de la Comisión sobre la futura política de cohesión y el nuevo programa «Horizonte Europa», y en consonancia con la agenda renovada de la Comisión para la investigación y la innovación, la «escalera de excelencia» es para la Comisión una forma más de ayudar a las regiones europeas a prepararse para el futuro con estrategias de innovación sólidas que cuentan con el apoyo de los fondos de la Unión en el próximo presupuesto de la Unión a largo plazo (2021-2027).

    Corina Crețu, comisaria de Política Regional, ha declarado: «En el período posterior a 2020, la especialización inteligente será más importante que nunca. Para que estas estrategias pongan plenamente de manifiesto todo su potencial en los próximos años, necesitamos dos cosas: más cooperación y un mayor sentimiento de propiedad, especialmente en aquellas regiones que tienen que recuperar más terreno respecto de las demás. Esta iniciativa contribuirá a preparar el terreno para estrategias de innovación sólidas en el período posterior a 2020».

     

    La iniciativa, coordinada por el Centro Común de Investigación, ofrecerá a las regiones cuatro modalidades principales de ayuda:

    1. Expertos de la Comisión y externos ayudarán a las regiones a detectar qué aspectos pueden mejorar en sus estrategias de especialización inteligente, en sus sistemas de innovación regional (calidad de la investigación pública, relaciones eficientes entre el mundo de las empresas y el mundo científico y entornos favorables para las empresas) y en la forma en que cooperan con otras regiones en cuestiones de investigación e innovación.
    2. Los expertos también les ayudarán a aprovechar todas las posibles vías de financiación, por ejemplo, Horizonte Europa, Europa Digital y los fondos de la política de cohesión, así como a combinarlas gracias a las nuevas oportunidades de sinergias que ofrecen las propuestas de la Comisión para los fondos de la Unión en el período 2021-2027.
    3. El Centro Común de Investigación ayudará a detectar y eliminar los cuellos de botella regionales en relación específicamente con la innovación, por ejemplo, la falta de interacción entre el mundo de las empresas locales y el académico o un bajo nivel de participación en el actual programa Horizonte 2020.
    4. El Centro Común de Investigación también organizará oportunidades de establecer redes y talleres para que las regiones se reúnan e intercambien buenas prácticas en la creación de estrategias regionales de innovación. Esto también facilitará el desarrollo de asociaciones para las inversiones interregionales en innovación.

    Próximas etapas

    La nueva iniciativa se pondrá en marcha este verano y tendrá una duración de dos años. Las regiones pueden manifestar su interés y participar a través de la Plataforma de Especialización Inteligente.

    Para obtener más información:

    Para el próximo presupuesto de la UE a largo plazo (2021-2027), la Comisión propone modernizar la política de cohesión, que es la principal política de inversión de la UE y una de sus manifestaciones de solidaridad más concretas.

    La economía de la UE se está recuperando, pero se necesitan nuevos esfuerzos de inversión para subsanar las diferencias que persisten, tanto nacionales como entre los Estados miembros. Con un presupuesto de 373 000 millones de euros en compromisos para 2021-2027, la futura política de cohesión tiene el potencial de inversión para contribuir a compensar estas disparidades. Los recursos se seguirán destinando a las regiones que más necesitan alcanzar al resto de la UE. Al mismo tiempo, la política de cohesión continuará siendo un enlace sólido y directo entre la UE y sus regiones y ciudades. 

    Las principales características de la propuesta de la Comisión para una política de cohesión modernizada son las siguientes:

    1. Hincapié en las prioridades fundamentales de inversión, donde la UE es la más adecuada para actuar: La mayor parte de las inversiones del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y del Fondo de Cohesión se destinarán a la innovación, el apoyo a las pequeñas empresas, las tecnologías digitales y la modernización industrial, así como a la transición hacia una economía circular y con bajas emisiones de carbono y la lucha contra el cambio climático, cumpliendo así el Acuerdo de París.

    2. Una política de cohesión para todas las regiones y un enfoque más adaptado del desarrollo regional:

    • Inversión en todas las regiones: Las regiones de la UE que siguen a la zaga en términos de crecimiento o ingresos, ubicadas en su mayor parte en el sur y el este de Europa, continuarán beneficiándose de importantes ayudas de la UE. La política de cohesión seguirá invirtiendo en todas las regiones, ya que muchas de ellas por toda Europa (también en los Estados miembros más ricos) se esfuerzan por lograr la transición industrial, luchar contra el desempleo y mantenerse a flote en una economía globalizada.
    • Un enfoque adaptado: La política de cohesión tiene tres categorías de regiones: las regiones menos desarrolladas, las regiones en transición y las regiones más desarrolladas. El PIB per cápita sigue siendo el criterio predominante para asignar fondos, a fin de reducir las disparidades y ayudar a que las regiones de baja renta y bajo crecimiento se pongan al día. Además, se introducen nuevos criterios para reflejar mejor la realidad sobre el terreno, como el desempleo juvenil, un bajo nivel educativo, el cambio climático y la acogida e integración de los migrantes.
    • Gestión local: La política de cohesión 2021-2027 representa una Europa que empodera, apoyando estrategias de desarrollo con gestión a nivel local. Las autoridades locales, urbanas y territoriales participarán más en la gestión de los fondos de la UE, y el aumento de los porcentajes de cofinanciación mejorará la apropiación de los proyectos financiados por la UE en regiones y ciudades.

    3. Menos normas, más claras y concisas, y un marco más flexible:

    • Simplificación del acceso a los fondos: La Comisión propone reducir la complejidad de las normas en el próximo presupuesto de la UE a largo plazo, con menos burocracia y menos procedimientos de control para las empresas y los empresarios que se benefician de la ayuda de la UE.
    • Un código normativo único: Un conjunto de normas abarca ahora siete fondos de la UE aplicados en asociación con los Estados miembros («gestión compartida»), lo que facilitará la tarea de los gestores de programas de los fondos de la UE. También permitirá sinergias, por ejemplo entre los fondos de la política de cohesión y el Fondo de Asilo y Migración en lo que respecta a la formulación de estrategias de integración local para los inmigrantes. El marco también permite vínculos más eficientes con otros fondos procedentes del conjunto de instrumentos presupuestarios de la UE; por ejemplo, los Estados miembros pueden optar por transferir una parte de sus recursos de la política de cohesión al programa InvestEU.
    • Adaptación a las necesidades: El nuevo marco también combina la estabilidad necesaria para planificar las inversiones a largo plazo con el nivel adecuado de flexibilidad que permita reaccionar ante acontecimientos imprevistos. Una evaluación intermedia determinará si se necesita efectuar cambios en los programas para los dos últimos años del período de financiación y se podrán realizar transferencias limitadas de recursos dentro de los programas de los fondos de la UE.

    4. Un vínculo reforzado con el Semestre Europeo a fin de mejorar el entorno para la inversión en Europa: La Comisión propone reforzar el vínculo entre la política de cohesión y el Semestre Europeo, a fin de crear un entorno de crecimiento y favorable para las empresas en Europa, de manera que las inversiones de la UE, así como las nacionales, puedan alcanzar todo su potencial. Este apoyo más enérgico de la política de cohesión a las reformas estructurales garantizará la plena complementariedad y coordinación con el nuevo Programa de Apoyo a las Reformas mejorado.

    Para más información

    Preguntas y respuestas

    Textos jurídicos y fichas informativas

Más noticias

Desarrollo regional y cohesión después de 2020: el nuevo marco en pocas palabras

Se han fijado cinco prioridades de inversión, ámbitos en los que mayor aportación puede hacer la UE

Cinco objetivos principales impulsarán las inversiones de la UE en el septenio 2021-2027:

Las inversiones en desarrollo regional se centrarán especialmente en los objetivos 1 y 2. Entre el 65 % y el 85 % de los recursos del FEDER y del Fondo de Cohesión se asignarán a estas prioridades, en función de la riqueza relativa de los Estados miembros.

una Europa más inteligente, mediante la innovación, la digitalización, la transformación económica y el apoyo a las pequeñas y medianas empresas;

una Europa más ecológica y libre de carbono, que aplique el Acuerdo de París e invierta en transición energética, energías renovables y la lucha contra el cambio climático;

una Europa más conectada, con un transporte estratégico y redes digitales;

una Europa más social, que haga realidad el pilar europeo de derechos sociales y que apoye el empleo de calidad, la educación, las capacidades educativas y profesionales, la inclusión social y la igualdad de acceso a la asistencia sanitaria;

una Europa más cercana a los ciudadanos, que respalde estrategias de crecimiento de gestión local y que contribuya a un desarrollo urbano sostenible en toda la UE.

Un enfoque más adaptado al desarrollo regional

La política de cohesión sigue invirtiendo en todas las regiones en función de las mismas tres categorías de regiones (menos desarrolladas, en transición o más desarrolladas).

El método de asignación de los fondos sigue teniendo en cuenta, en gran medida, el PIB per cápita. Se añaden nuevos criterios (desempleo juvenil, niveles educativos bajos, cambio climático y acogida e integración de inmigrantes) para reflejar mejor la realidad sobre el terreno. Las regiones ultraperiféricas seguirán beneficiándose de una ayuda especial de la UE.

La política de cohesión sigue apoyando las estrategias de desarrollo de gestión local y empoderando a los entes locales en la gestión de los fondos. También se potencia la dimensión urbana de la política de cohesión, con el 6 % del FEDER dedicado al desarrollo urbano sostenible, y un nuevo programa de creación de capacidades y establecimiento de redes destinado a las autoridades urbanas, la Iniciativa Urbana Europea.

Simplificación: normas más claras, más cortas y en menor cantidad

Ochenta medidas de simplificación de la política de cohesión 2021-2027 PDF

Para las empresas y los emprendedores que se benefician de ayudas de la UE, el nuevo marco ofrece una menor carga burocrática, con medios más sencillos de reclamar pagos utilizando opciones de costes simplificadas. Para facilitar las sinergias, un código normativo único abarca ahora los siete fondos de la UE ejecutados en asociación con los Estados miembros (la llamada «gestión compartida»). La Comisión también propone unos controles menos exhaustivos para los programas con buenos resultados, recurrir más a los sistemas nacionales, y ampliar el principio de «auditoría única», a fin de evitar la duplicación de los controles.

Un marco más flexible

El nuevo marco combina la estabilidad necesaria a la hora de planificar las inversiones con un nivel adecuado de flexibilidad presupuestaria que permita hacer frente a acontecimientos imprevistos. Se realizará una evaluación intermedia para determinar si es necesario realizar cambios en los programas en los dos últimos años del periodo de financiación, que se basarán en las prioridades emergentes, los resultados de los programas y las recomendaciones específicas por país más recientes.

Dentro de ciertos límites, será posible realizar algunas transferencias de recursos dentro de los programas sin necesidad de una aprobación formal por parte de la Comisión. Una disposición específica facilita la puesta a disposición inmediata de fondos de la UE en caso de producirse una catástrofe natural.

Refuerzo de los vínculos con el Semestre Europeo y la gobernanza económica de la Unión

La política de cohesión apoya las reformas en pos de un entorno favorable a la inversión, en el que las empresas puedan prosperar. Se procurará la plena complementariedad y coordinación con el programa de apoyo a las reformas.

Las recomendaciones específicas por país formuladas en el marco del Semestre Europeo se tendrán especialmente en cuenta en dos ocasiones durante el periodo presupuestario: al principio, para la configuración de los programas de la política de cohesión, y durante una evaluación intermedia. A fin de seguir estableciendo unas condiciones adecuadas para el crecimiento y la creación de empleo, unas nuevas condiciones «favorables» ayudarán a eliminar obstáculos a las inversiones. Su aplicación será objeto de seguimiento a lo largo de todo el periodo de financiación.

Más oportunidades de sinergias entre los instrumentos presupuestarios de la UE

El código normativo único que cubre los fondos de la política de cohesión y el Fondo de Asilo, Migración e Integración facilitará el establecimiento de estrategias de integración de los inmigrantes a nivel local con el respaldo de los recursos de la UE utilizados en sinergia; el Fondo de Asilo, Migración e Integración se centrará en las necesidades a corto plazo de los inmigrantes a su llegada, mientras que la política de cohesión contribuirá a su integración social y profesional. Fuera del código normativo único, se facilitarán las sinergias con otros instrumentos de la UE, como la política agrícola común, Horizonte Europa, el Programa de Medio Ambiente y Acción por el Clima o Erasmus +..

Interreg: eliminar los obstáculos transfronterizos y apoyar proyectos de innovación interregional

La cooperación interregional y transfronteriza se beneficiará de una nueva posibilidad para las regiones: utilizar parte de su asignación para financiar proyectos en cualquier lugar de Europa con otras regiones de forma conjunta.

La nueva generación de programas de cooperación interregional y transfronteriza («Interreg») ayudarán a los Estados miembros a superar los obstáculos transfronterizos y a desarrollar servicios conjuntos. La Comisión propone un nuevo instrumento para las regiones y los Estados miembros fronterizos dispuestos a armonizar sus marcos jurídicos, el denominado Mecanismo Europeo Transfronterizo.

Siguiendo los pasos de la exitosa acción piloto del periodo 2014-2020, la Comisión propone crear inversiones innovadoras interregionales. Se dará más apoyo a las regiones con activos de especialización inteligente compatibles para desarrollar agrupaciones empresariales paneuropeas en sectores prioritarios como los macrodatos, la economía circular, las tecnologías de fabricación avanzada o la ciberseguridad.

Normas reforzadas para que las inversiones de la UE sean más efectivas

Todos los programas seguirán teniendo un marco de rendimiento con objetivos cuantificables (como el número de puestos de trabajo creados o de accesos adicionales a la banda ancha). El nuevo marco introduce una revisión de la ejecución anual, que revestirá la forma de un diálogo político estructurado entre las autoridades del programa y la Comisión. La ejecución de los programas también se evaluará con ocasión de una revisión intermedia. Por motivos de transparencia, y para que los ciudadanos puedan seguir los progresos realizados, los Estados miembros tendrán que comunicar todos los datos de ejecución cada dos meses y la plataforma de datos abierta sobre la cohesión se actualizará entonces automáticamente.

Una mayor utilización de los instrumentos financieros

Las subvenciones por sí solas no pueden resolver los déficits considerables de las inversiones, pero pueden complementarse eficazmente con instrumentos financieros que tengan efecto de apalancamiento y estén más próximos al mercado. De forma voluntaria, los Estados miembros tendrán la posibilidad de transferir una parte de sus recursos de política de cohesión al nuevo Fondo InvestEU, gestionado de forma centralizada, para acceder a la garantía que aporta el presupuesto de la UE. Se facilita la combinación de subvenciones e instrumentos financieros, y el nuevo marco también incluye disposiciones especiales para atraer más capital privado.

Más esfuerzos de comunicación para mejorar la visibilidad de la política de cohesión

Para fomentar una Europa cada vez más cercana a los ciudadanos, se hace hincapié en la necesidad de comunicar mejor los resultados positivos de la política de cohesión. Los Estados miembros y las regiones han reforzado los requisitos en términos de comunicación, tales como la organización de actos para la apertura de grandes proyectos financiados por la UE y el desarrollo de planes de difusión de información en las redes sociales.

Al mismo tiempo, se simplifica la comunicación sobre los proyectos financiados por la UE, con una marca única que cubrirá todos los fondos de la UE, un portal único en el que se mostraran todas las opciones de financiación disponibles para las empresas y una base de datos de proyectos única gestionada por la Comisión.

Gira de las capitales

Las propuestas de la Comisión se presentarán: