Investigación e innovación

Para un crecimiento económico sostenible, las regiones necesitan más que nunca ser capaces de adaptarse al cambio e innovar. Por esto hay que redoblar los esfuerzos para crear un entorno que fomente la innovación, la investigación y el desarrollo (I+D). En este sentido van los programas nacionales de reforma elaborados para aplicar la Estrategia de Lisboa para el Crecimiento y el Empleo, al igual que los nuevos programas de la política de cohesión para el periodo 2007-2013.

Las estadísticas confirman la existencia de grandes disparidades entre países y regiones de la UE en lo que atañe a innovación e I+D y de un brecha persistente con respecto a nuestros principales competidores en el mundo. Europa necesita ser más inventiva, reaccionar con mayor rapidez a los cambios que se producen en los mercados y en las preferencias de los consumidores, y convertirse en una sociedad y una economía abiertas a la innovación. Esto requiere la adopción de un planteamiento estratégico común en los sectores pertinentes: empresa, investigación, enseñanza y agentes públicos. El nivel regional es el más eficaz para comunicarse con los numerosos motores clave de la investigación e innovación. Así pues, la política de cohesión debe incluir entre sus principales cometidos la reducción del déficit de innovación en las regiones europeas. A tal efecto, sus inversiones se reparten en cuatro vertientes: I+D e innovación; espíritu empresarial; asimilación de las TIC; y desarrollo del capital humano. Con la iniciativa Las regiones, por el cambio económico también promueve la constitución de redes para intercambiar experiencias y mejorar la capacidad de innovación, las conexiones TIC y el capital humano, o para dar un impulso innovador a las agrupaciones industriales.

En 2007-2013, la política de cohesión europea dedicará unos 86.400 millones de euros (casi el 25% del total) a I+D e innovación, incluidas las acciones innovadoras y la experimentación. De este total,

  • 50.500 millones irán a I+D e innovación en sentido estricto: 10.200 millones a infraestructuras IDT (investigación y desarrollo tecnológico) y centros de excelencia; 9.000 millones a inversión en empresas directamente vinculadas a la investigación; 5.800 a actividades IDT en centros de investigación; 5.700 millones a asistencia para IDT, particularmente en PYME; 5.600 millones a transferencia de tecnologías y mejora de la cooperación en las redes; 4.900 millones a desarrollo del potencial humano en el campo de la investigación e innovación, y 2.600 millones a asistencia a las PYME para la promoción de productos y procesos de producción ecocompatibles.
  • 8.300 millones servirán para fomentar la iniciativa empresarial, inclusive 5.200 millones para servicios de apoyo avanzado a empresas y 3.200 millones para apoyar el autoempleo y la creación de empresas.
  • 13.200 millones se reservan a tecnologías de la información y comunicación (TIC) innovadoras para estimular la demanda de TIC, en especial 5.200 millones para servicios y solicitudes de ciudadanos (salud en línea, gobierno en línea, aprendizaje en línea, inclusión digital, etc.) y 2.100 millones para servicios y solicitudes de PYME (comercio electrónico, educación y formación, constitución de redes, etc.).
  • 14.500 millones se destinan al capital humano, incluyendo 9.700 millones para desarrollo de sistemas y estrategias de formación continua en empresas, formación y servicios para trabajadores a fin de mejorar su capacidad de adaptación al cambio, promoción del espíritu empresarial y el cambio; 2.800 millones irán al desarrollo de servicios especiales empleo, formación y apoyo relacionados con reestructuraciones empresariales, así como al desarrollo de sistemas para anticipar las necesidades futuras de cualificaciones; y 1.900 millones para diseño y divulgación de formas de organización del trabajo innovadoras y más productivas.

Con estas inversiones se triplican los recursos financieros dedicados a innovación e I+D en comparación con el período anterior (2000-2006). Esta cantidad también supera ampliamente el presupuesto del 7º Programa Marco de Investigación (50.500 millones) y del Programa Marco de Competitividad e Innovación (3.600 millones). La Comisión anima a los Estados miembros y a las regiones, así como a las empresas, universidades y centros de investigación, a optimizar las sinergias de las inversiones de la políticas de cohesión con estos programas de la UE gestionados centralmente, en especial proporcionando orientaciones sobre las oportunidades de financiación para investigación e innovación.

Publicaciones

The regional impact of technological change in 2020

The regional impact of technological change in 2020

This study highlights the great diversity in development pathways and trajectories of innovation across European regions. A regional knowledge-based economy has multidimensional aspects. It includes a variety of knowledge activities and multiple interactions among a range of actors including universities, research institutes, enterprises, knowledge workers and institutions. The spatial patterns and trends for the different aspects of the knowledge-based economy vary significantly across Europe. Most aspects show convergence and generate catching-up processes, while some show divergence between European regions.

Synthesis Report pdf en


All Publications more

Enlaces de interés:

Última actualización: