AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta auna cláusula de exención de responsabilidadet d'une una declaración sobre derechos de autor
  Comisión Europea > Política Regional


Newsroom Newsroom Comisario Debate Temas Direccion General

Glosario | Busqueda | Dirección de contacto | Mailing lists
 

Glosario Inforegio Castellano

P


Pacto de estabilidad y crecimiento:
El pacto de estabilidad y crecimiento se inscribe en la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria (UEM), que comenzó el 1º de enero de 1999. Va dirigido a asegurar que el esfuerzo de disciplina presupuestaria de los Estados miembros prosiga tras la introducción de la moneda única.

Concretamente, el pacto de estabilidad y crecimiento es un conjunto compuesto por una resolución del Consejo Europeo (aprobada en Amsterdam el 17 de junio de 1997) y dos reglamentos del Consejo de 7 de julio de 1997 que detallan las disposiciones de desarrollo técnico (vigilancia de la situación presupuestaria y de la coordinación de políticas económicas, así como aplicación del procedimiento sobre déficit excesivo).

A medio plazo, los Estados miembros se han comprometido a respetar el objetivo de una posición próxima al equilibrio presupuestario y a presentar al Consejo y a la Comisión un programa de estabilidad antes del 1º de marzo de 1999 (el programa es posteriormente actualizado cada año). Con arreglo al mismo modelo, los Estados no participantes en la tercera fase de la UEM deben presentar un programa de convergencia.

El pacto de estabilidad y crecimiento abre la posibilidad de que el Consejo sancione a los Estados miembros participantes que no tomen las medidas necesarias al objeto de poner fin a una situación de déficit excesivo. En un primer momento, la sanción tomará la forma de un depósito sin intereses ante la Comunidad, pero podrá convertirse en multa si el déficit excesivo no se corrige en los dos años siguientes.

Pactos territoriales para el Empleo:
Un Pacto es un acuerdo entre socios locales, publicado en un documento estratégico y acompañado de compromisos operativos o financieros contraídos por cada uno de ellos. Las medidas previstas deben contemplar la creación de empleo y el desarrollo económico. Un Pacto puede establecerse para ciudades, zonas rurales o cuencas de empleo. El territorio es generalmente más vasto que un término municipal pero menor que una región.

Perspectivas financieras:
Las perspectivas financieras constituyen el marco de los gastos comunitarios a lo largo de un período de varios años. Son el resultado de un acuerdo interinstitucional entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión, e indican la amplitud máxima y la composición de los gastos comunitarios previsibles. Son objeto de un ajuste anual por la Comisión para tener en cuenta los precios y la evolución del PNB comunitario. Conviene no obstante tener en cuenta que las perspectivas financieras no equivalen a un presupuesto plurianual, puesto que el procedimiento presupuestario anual sigue siendo indispensable para determinar el importe efectivo de los gastos y su distribución entre las distintas líneas presupuestarias.

Hasta la fecha se han celebrado tres acuerdos interinstitucionales de este tipo, en 1988, 1992 y 1999:

  • Las perspectivas financieras de 1988-1992 (paquete Delors I).
  • Las perspectivas financieras de 1993-1999 (paquete Delors II).
  • Las perspectivas financieras del 2000-2006.

Las perspectivas financieras del período 2000-2006 se inscriben en el nuevo Acuerdo Interinstitucional, que constituye el elemento central del paquete financiero de la Agenda 2000. Dicho acuerdo, cuyo compromiso político se remonta a la cumbre de Berlín de marzo de 1999, le permitirá a la Unión ampliar e intensificar sus políticas respetando al mismo tiempo un marco financiero riguroso.

Con las perspectivas financieras se define un marco de referencia para los próximos siete años (2000-2006) y, aunque no puedan incluir gastos relacionados con nuevas adhesiones antes de que éstas hayan tenido lugar, presentan no obstante tres características interesantes de cara a la ampliación:

  • Se amplía la financiación agrícola incluyendo una nueva política de desarrollo rural, medidas veterinarias, un instrumento agrícola de preadhesión y un margen de seguridad de cara a la ampliación.
  • Se reduce paulatinamente a partir del 2002 la dotación de los Fondos estructurales destinada a los quince Estados miembros concentrando las prioridades en un número limitado de regiones. Se incluye un nuevo instrumento de preadhesión en las acciones estructurales incluyen.
  • Se incrementa en un 2% anual el importe asignado a actuaciones exteriores con el fin de cubrir el aumento de la ayuda de preadhesión en el programa PHARE. Se mantienen sin modificaciones las dotaciones previstas para las ayudas de preadhesión (PHARE, ISPA y SAPARD) independientemente del número de países candidatos que se convierten en miembros de la Unión Europea durante el período 2000-2006. Ello permitirá concentrar los recursos en los países que tengan mayor necesidad.

Por último, con un esfuerzo general de disciplina presupuestaria se podrá mantener hasta el 2006 el límite máximo actual de gasto, que asciende al 1,27% del PNB comunitario.

Phare:
El programa PHARE se puso en marcha en 1989 a raíz del hundimiento de los regímenes comunistas en Europa Central y Oriental. Está destinado a asistir a estos países en la reconstrucción de sus economías. En un principio, se refería únicamente a Polonia y a Hungría, pero se ha ido extendiendo progresivamente para englobar hoy a trece países de Europa Central y Oriental (Albania, Bosnia - Herzegovina, Bulgaria, Estonia, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumania, República Checa, Eslovaquia y Eslovenia).
Durante el período 1995-1999 la financiación del programa PHARE se situó en torno a los 6.700 millones de euros, de los que se beneficiaron quince sectores, incluidos los cinco de mayor importancia:

  • Infraestructura (energía, transporte y telecomunicaciones).
  • Desarrollo del sector privado y asistencia a las empresas.
  • Educación, formación e investigación.
  • Protección del medio ambiente y seguridad nuclear.
  • Reestructuración de la agricultura.

Al mismo tiempo, PHARE constituye el principal instrumento financiero de la estrategia de preadhesión de los diez países de Europa Central y Oriental (PECO) candidatos a la adhesión a la Unión Europea. Desde 1994 las misiones de PHARE se han venido adaptando a las prioridades y necesidades de cada país PECO.
El nuevo programa PHARE, que cuenta con un presupuesto de más de 10.000 millones de euros para el período 2000-2006, persigue principalmente dos objetivos, a saber:

  • El fortalecimiento de las instituciones y administraciones (institutionnal building).
  • La financiación de las inversiones.

A raíz de las propuestas presentadas por la Comisión en su comunicación Agenda 2000 de julio de 1997, se han añadido nuevas ayudas de preadhesión a las ya previstas por el programa PHARE. Se tratan de las siguientes:

  • Medidas de carácter estructural destinadas a aproximar a la media europea el nivel de protección medioambiental y de desarrollo de las infraestructuras de transporte de los Estados candidatos (ISPA),
  • Ayudas al sector agrario (SAPARD).


Política agrícola común:
La política agrícola común (PAC) es competencia exclusiva de la Comunidad. Según lo dispuesto en el artículo 33 (ex artículo 39) del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, su objetivo es garantizar precios razonables a los consumidores europeos y una retribución equitativa a los agricultores, especialmente a través de la organización común de los mercados agrarios y el respeto de los siguientes principios: la unicidad de los precios, la solidaridad financiera y la preferencia comunitaria.
La PAC constituye una de las políticas más importantes de la Unión (los gastos agrícolas representan en torno al 45% del presupuesto comunitario). En su elaboración, está sujeta al procedimiento decisorio que prevé la mayoría cualificada en el Consejo y la consulta del Parlamento Europeo.
Al principio la PAC posibilitó en muy breve plazo la autosuficiencia comunitaria. Sin embargo, su funcionamiento se fue haciendo cada vez más costoso debido a la superproducción y a lo demasiado elevado de los precios europeos en comparación con el mercado mundial. La reforma de 1992 corrigió esa situación reduciendo los precios agrícolas garantizados y compensándolos mediante la concesión de primas a los factores de producción y la creación de medidas llamadas "complementarias".
En 1999 se programó, de cara a la ampliación, una nueva reforma, que abarca el período 2000-2006. Sobre la base de las orientaciones propuestas en la comunicación de la Comisión "Agenda 2000" de julio de 1997 se van a incrementar las modificaciones introducidas en 1992 y se va a hacer hincapié en la seguridad de los productos alimenticios, la consecución de los objetivos medioambientales y la promoción de una agricultura sostenible. Por otra parte, se pretende aumentar la competitividad de los productos agrícolas comunitarios, simplificar la legislación agrícola y mejorar su aplicación, reforzar la posición de la Unión en las negociaciones que se llevan a cabo en la Organización Mundial de Comercio (Millenium Round) y estabilizar el gasto agrario.
Con este fin se han introducido modificaciones en la organización común del mercado vitivinícola, en la de cultivos herbáceos, en la de carne de vacuno y en la de la leche. La reducción prevista de los precios de intervención se compensó con un aumento de las ayudas a los agricultores y con la instauración de una auténtica política integrada de desarrollo rural.

Presupuesto:
Todo gasto e ingreso de la Unión ha sido objeto de una previsión anual y ha sido consignado en el Presupuesto comunitario. Los gastos operativos generados por la aplicación de los Títulos V y VI del Tratado de la Unión Europea pueden no obstante constituir excepciones a dicha norma y correr a cargo de los Estados miembros. En 1998 el Presupuesto comunitario ascendía a 91 000 millones de euros en créditos de compromiso.
El Presupuesto comunitario se basa en varios principios:

  • la unidad (todos los gastos e ingresos se reúnen en un sólo y único documento)
  • la anualidad (toda operación presupuestaria está vinculada a un ejercicio anual)
  • el equilibrio (los gastos no deben exceder los ingresos).

La Comisión tiene encomendado presentar un anteproyecto de presupuesto al Consejo, Institución que comparte con el Parlamento Europeo la autoridad presupuestaria. La naturaleza de los gastos determina la distribución del poder entre ambas Instituciones según se trate de gastos obligatorios o no obligatorios. Sin embargo, más allá de la clasificación de los gastos y de la división de la autoridad que se siga, conviene recordar que, en última instancia, es el Parlamento Europeo el que aprueba o rechaza el Presupuesto en su integridad.
Desde 1993 el Presupuesto es objeto de un acuerdo interinstitucional entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión sobre disciplina presupuestaria y mejora del procedimiento presupuestario. En 1998 la Comisión presentó un proyecto no sólo de renovación del acuerdo interinstitucional de 1993 a la luz de la experiencia adquirida durante su aplicación, sino también de consolidación de todas las declaraciones comunes y acuerdos interinstitucionales celebrados en materia presupuestaria desde 1982.
Por otra parte, en el marco de las reformas propuestas por el documento de la Comisión "Agenda 2000" en julio de 1997, los Estados miembros adoptarán nuevas perspectivas financieras para definir el crecimiento del presupuesto entre el año 2000 y el año 2006.

Principio de subsidiariedad:
El Tratado de la Unión Europea introdujo el principio de subsidiariedad en el Tratado CE (artículo 3 B). Esto significa que en los ámbitos que no sean de su competencia exclusiva, la Comunidad intervendrá "sólo en la medida en que los objetivos de la acción pretendida no puedan ser alcanzados de manera suficiente por los Estados miembros, y, por consiguiente, puedan lograrse mejor, debido a la dimensión o de los efectos de la acción contemplada, a nivel comunitario"

Principios de los Fondos Estructurales:
Desde 1989 la acción de los Fondos Estructurales se basa en cuatro principios que fueron reforzados por la nueva reglamentación de Julio de 1993: concentración, programación, cooperación y adicionalidad.

Programa operativo:
Documento aprobado por la Comisión para desarrollar un marco comunitario de apoyo, integrado por un conjunto coherente de ejes prioritarios compuestos por medidas plurianuales, para la realización del cual puede recurrirse a uno o más Fondos, a uno o más instrumentos financieros, así como el BEI. Un programa operativo integrado es un programa operativo cuya financiación corre a cargo de varios Fondos

Programación:
Principio de acción de los Fondos Estructurales cuyo objetivo es la elaboración de programas de desarrollo plurianuales. La programación sigue un proceso de decisión común, en varias etapas, hasta el momento en que la responsabilidad de las acciones esta a cargo de los responsables, públicos o privados, del proyecto.

Programas marco de Investigación (ciencia y tecnología)
Los programas marco de investigación y desarrollo tecnológico han sido desde 1984 el fundamento y el instrumento de la política común de investigación y tecnología. Establecen la dirección estratégica de los objetivos, prioridades y dotación financiera para la investigación de la UE y, gracias a su duración de cinco años, aseguran una estabilidad a los proyectos.


 
Newsroom Comisario Debate Temas Direccion General

Last modified on