AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta auna cláusula de exención de responsabilidadet d'une una declaración sobre derechos de autor
  Comisión Europea > Política Regional


Newsroom Newsroom Comisario Debate Temas Direccion General

Glosario | Busqueda | Dirección de contacto | Mailing lists
 

Gestión y seguimiento de los programas estructurales

C. Gestión y seguimiento

Indice - C / E

La gestión completa de todo programa financiado por los Fondos Estructurales es siempre responsabilidad del Estado miembro. Para cada programa, éste designará una autoridad de gestión. Esta autoridad empezará adoptando el complemento de programación y lo modificará dado el caso. Se hará cargo además de la selección de los proyectos, publicando, por ejemplo convocatorias de propuestas. Por lo tanto, a ella deberán dirigirse los agentes (autoridades locales, empresas o asociaciones) que deseen obtener un apoyo de los Fondos Estructurales.

Caso particular:
las subvenciones globales

La reglamentación de los Fondos Estructurales prevé la posibilidad de que una autoridad nacional o regional transfiera la gestión de un programa o un subprograma a un organismo intermediario con una misión de interés público. Puede ser una autoridad local, un organismo de desarrollo regional o una organización no gubernamental con determinada experiencia en gestión administrativa y financiera. El recurso a una subvención global se especifica en el documento de programación como disposición particular de aplicación de la intervención.

La autoridad de gestión constituye verdaderamente el eje central del sistema de programación. Por ejemplo, será quien establezca el dispositivo de recogida de datos financieros y estadísticos referentes al programa gestionado. Estos datos son esenciales ya que servirán para observar la marcha de las operaciones. La autoridad de gestión será la que garantice además la publicidad de la intervención. Lo que implica informar a los beneficiarios potenciales, y a la opinión pública, de las posibilidades que ofrece el programa.

Informe anual de ejecución

Entre las responsabilidades de la autoridad de gestión se encuentra la de preparar cada año el informe anual de ejecución del programa. Se trata de un documento de suma importancia para seguir de cerca el desarrollo de la intervención y la consecución de los objetivos asignados. Este documento se transmite en cada ocasión a la Comisión Europea, que así puede examinar los resultados principales del año anterior y seguir la evolución del programa. Puede ocurrir, de hecho, que la Comisión emita observaciones o solicite ciertas adaptaciones del programa.

Los informes de ejecución son documentos importantes para el buen desarrollo de la programación. Su contenido se halla definido en los reglamentos. Deben contener:

  • la ejecución financiera de la intervención (con, para cada medida, la enumeración de los gastos pagados y de los pagos totales recibidos de la Comisión);
  • el estado de avance de los ejes prioritarios y de las medidas con respecto a sus objetivos específicos;
  • la indicación de toda modificación de las condiciones generales que repercuta en la ejecución de la intervención (incidencias socioeconómicas, modificaciones de las políticas nacionales, regionales o sectoriales, etc.);
  • las disposiciones tomadas para garantizar la eficacia de la aplicación (seguimiento, control financiero y evaluación, posibles adaptaciones de gestión, utilización de la asistencia técnica, etc.);
  • las medidas tomadas para garantizar la compatibilidad con las políticas comunitarias (en especial, las normas de competencia, la contratación pública, la protección del medio ambiente, el fomento de la igualdad entre hombres y mujeres").

Cómo modificar un programa?

En determinadas circunstancias se justifica la adaptación de los documentos de programación. Y es que la aplicación de un programa puede llegar a poner en evidencia ciertos defectos que conviene corregir, tales como una medida mal determinada o demasiado restrictiva, una cobertura financiera mal repartida entre medidas de éxito y otras menos solicitadas, o la omisión de determinados tipos de beneficiarios. Naturalmente no hay que olvidar que los programas tienen una duración de siete años.

Durante tanto tiempo pueden producirse cambios importantes en la situación socioeconómica o en el mercado de trabajo. Cuando estas situaciones son puestas en evidencia, cabe la necesidad de reajustar el programa.

Según el tipo de adaptación que resulte necesaria, quien deba intervenir será la autoridad de gestión -adaptando el complemento de programación- o la Comisión, de acuerdo con el Estado miembro. La posible adaptación de un programa por parte de la autoridad de gestión no podrá referirse al importe total de la participación de los Fondos; si es necesario hacer una modificación de este calado, debe ser la Comisión quien, de acuerdo con el Estado, decida. Lo mismo ocurre con los objetivos específicos de un eje prioritario. Las decisiones de modificación suelen tomarse en las reuniones de los Comités de seguimiento de los programas, que se celebran normalmente una o dos veces por año (véase "Comités de seguimiento").

Aunque las adaptaciones pueden resultar necesarias en cualquier momento, éstas suelen producirse tras la evaluación general de un programa, que debe efectuarse hacia la mitad del período (véase "Evaluar: ¿cuándo y por qué?"). De idéntico modo, la asignación de la reserva de eficacia a los programas con mejores resultados se traducirá por un ajuste de aquéllos.

Evaluar: cuándo y por qué?

Cuando no se dispone más que de recursos limitados, es esencial velar por que se aprovechen al máximo. Las evaluaciones son un principio básico para ayudar a tomar las decisiones adecuadas, a gestionar correctamente las intervenciones y por lo tanto a utilizar debidamente los recursos disponibles. Se efectúan en diferentes momentos de la programación, para cerciorarse del desarrollo correcto de las operaciones y de sus resultados. Excepción hecha de posibles evaluaciones complementarias, sobre todo temáticas, se llevan a cabo hacia la mitad y al final del período de programación. Para ello, la autoridad de gestión tiene la responsabilidad de aplicar un sistema fiable de recogida de datos estadísticos y financieros.

La evaluación intermedia, que debe finalizar antes del 31 de diciembre de 2003, es responsabilidad esencial de los Estados miembros. Su organización corre a cargo de la autoridad de gestión, y su ejecución, a cargo de un evaluador independiente. Esta evaluación permitirá examinar los primeros resultados de la intervención, la utilización de los créditos y el desarrollo del seguimiento y de la aplicación del programa.

Al final del período, la Comisión tiene la responsabilidad principal de llevar a cabo una evaluación posterior, la cual será realizada asimismo por un evaluador independiente. Tiene por objeto dar cuenta de la utilización de los recursos, de la eficacia de las intervenciones y de su impacto. Así pues, pondrá de relieve los factores de éxito o de fracaso de la actuación. Permitirá además optimizar las intervenciones futuras.

Comités de seguimiento

Además de la autoridad de gestión, los Estados miembros crearán Comités de seguimiento para cada programa (DOCUP y PO). Se harán cargo de garantizar la calidad y la eficacia de la aplicación de la intervención. Siendo el órgano predilecto de contacto con la Comisión Europea, que participa en sus trabajos con carácter consultivo, el Comité de seguimiento garantiza el buen desarrollo de la programación. Prueba de ello, sus responsabilidades específicas:

  • da el visto bueno al complemento de programación y toda adaptación de éste por la autoridad de gestión; puede igualmente iniciar una solicitud de adaptación;
  • aprueba los criterios de selección de las operaciones objeto de financiación;
  • evalúa regularmente los progresos cosechados para alcanzar los objetivos de la intervención;
  • examina los resultados, en especial los resultados de la evaluación intermedia antes de ser transmitidos a la Comisión;
  • aprueba el informe anual de ejecución y el informe final antes de ser remitido a la Comisión;
  • aprueba toda propuesta de modificación del contenido de la decisión de participación de los Fondos;
  • en general, puede proponer a la autoridad de gestión todas las adaptaciones que considere necesarias para mejorar la gestión de la intervención.


Reserva de eficacia

Se ha creado una nueva herramienta al servicio de la eficacia de las intervenciones: la reserva de eficacia. Se rige por un principio sencillo: parte de los créditos correspondientes a cada Estado miembro (4%) se ha dejado en reserva hasta el año 2003 para ser repartido entre los programas que hayan obtenido mejores resultados. La evaluación de la eficacia se efectuará según indicadores de seguimiento que reflejen la eficacia, la gestión y la ejecución financiera, al igual que el cumplimiento de las normas de adicionalidad. La Comisión será la que asigne la reserva, sobre la base de propuestas presentadas por cada Estado miembro, a más tardar el 31 de marzo de 2004. Se presenta así un elemento de motivación importante para los administradores de programas, quienes, de aquí a 2003, deberán velar por aprovechar eficazmente los fondos públicos puestos a su disposición.


 

Last modified on