AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta auna cláusula de exención de responsabilidadet d'une una declaración sobre derechos de autor
  Comisión Europea > Política Regional


Newsroom Newsroom Comisario Debate Temas Direccion General

Glosario | Busqueda | Dirección de contacto | Mailing lists
 

Gestión y seguimiento de los programas estructurales

B. Proyectos: subvencionabilidad y porcentajes de cofinanciación

Indice - B / E

Las grandes prioridades de los programas se definen en colaboración con la Comisión Europea; en cambio, las decisiones relativas a las medidas y a los proyectos concretos son responsabilidad exclusiva de los Estados miembros.

El complemento de programación contiene la descripción detallada de las medidas anunciadas en el programa. Éstas últimas interesan particularmente a los agentes que operan sobre el terreno, ya que los proyectos individuales para los cuales solicitan financiación deben enmarcarse en alguna de ellas. Cada medida dispone de una cobertura financiera precisa a la que los administradores de los programas recurrirán para financiar proyectos individuales.

El complemento de programación es adoptado por una autoridad de gestión designada por el Estado (véase "Gestión y seguimiento"), previa consulta a los socios interesados (véase también "Cooperación"). Este documento recogerá asimismo el desglose de los créditos disponibles entre las medidas y los beneficiarios finales.

Los índices de participación de los Fondos no son iguales para todas las regiones, ni, en el seno de un mismo programa, para todas las medidas. De hecho, los índices varían según la región en que se inicie el proyecto, y concretamente, según el Objetivo al que esté acogida. Lógicamente, son más elevados en las regiones con mayores dificultades de desarrollo, es decir, las clasificadas en el Objetivo n° 1.

Límites de cofinanciación de los Fondos Estructurales:
  • Objetivo n° 1: el 75% como máximo del coste total del proyecto, aunque puede alcanzar el 80% o el 85% para las regiones de un Estado cubierto por el Fondo de Cohesión o en las regiones ultraperiféricas y en las islas periféricas griegas;

  • Objetivos nos 2 y 3, pesca: el 50% como máximo del coste total del proyecto.

Partiendo de los mencionados límites máximos, el porcentaje de financiación puede variar igualmente en función de otros criterios generales como la protección del medio ambiente o el fomento de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Aparte de estos principios generales, está sometido a límites máximos específicos que se aplican en determinados casos. De esta manera, se han establecido índices de participación reducidos para las inversiones en empresas y para las inversiones en infraestructuras generadoras de ingresos sustanciosos (es decir, los que suman al menos el 25% del coste total de la inversión).

Por lo que respecta a las inversiones en empresas:

  • el 35% como máximo del coste total en el Objetivo n° 1;
  • el 15% como máximo del coste total en el Objetivo n° 2.

En cuanto a las inversiones en infraestructuras generadoras de ingresos sustanciosos:

  • el 40% como máximo del coste total en el Objetivo n° 1 (el 50% en los Estados relacionados con el Fondo de Cohesión);
  • el 25% como máximo en el Objetivo n° 2.

La reglamentación alienta igualmente a utilizar parte de las ayudas financieras comunitarias en modalidades que no sean de ayuda directa, como por ejemplo las ayudas reembolsables, las bonificaciones de los intereses o la participación en el capital de riesgo. Por ello, en este caso, los límites previstos pueden incrementarse un 10%.


Cooperación

A efectos de garantizar la pertinencia de las estrategias seguidas y la eficacia de los gastos, la programación de ayudas europeas debe hacer partícipe al conjunto de los agentes del desarrollo económico y social: el Estado y la Comisión, y demás autoridades o interlocutores designados por las autoridades nacionales de conformidad con las reglas y prácticas vigentes. Se trata en especial de otras autoridades públicas competentes, de ámbito regional y local, por ejemplo, de los agentes socioeconómicos o demás organismos competentes.

El diálogo permanente a lo largo del proceso de programación garantiza el compromiso y consenso necesarios entre los diferentes interlocutores, elementos previos indispensables para el éxito de cualquier acción de desarrollo. Concretamente se alienta la participación de los interlocutores ya desde la preparación de los programas negociados con la Comisión. A continuación, se les invita a seguir la aplicación y la financiación de los programas participando en los Comités de seguimiento y en las sucesivas evaluaciones.

Por su parte, la Comisión consultará cada año a las organizaciones europeas que representan a los interlocutores sociales sobre la aplicación general de la política estructural.


 

Last modified on