Este sitio ha sido archivado el 12/08/2009
12/08/2009
Print versionDecrease textIncrease text

Consulta pública sobre la aplicación de la estrategia renovada para reducir las emisiones de CO2 de los turismos y los vehículos industriales ligeros

El 7 de febrero de 2007, la Comisión Europea publicó dos comunicaciones paralelas: "Resultados de la revisión de la estrategia comunitaria para reducir las emisiones de CO2" y "Marco reglamentario para un sector del automóvil competitivo en el siglo XXI". Como se señala en ellas, la Comisión decidió aplicar un enfoque integrado para conseguir en 2012 el objetivo UE de que la media de las emisiones de CO2 de los automóviles nuevos en 2012 sea de 120 g/km de dióxido de carbono (CO2).

Más específicamente, la Comisión propuso:

“La Comisión aplicará un enfoque integrado para alcanzar antes de 2012 el objetivo de la UE fijado en 120 g/km de CO2. Este objetivo puede alcanzarse mediante una combinación de medidas de la UE y de los Estados miembros. La Comisión propondrá un marco legislativo, si es posible en 2007 o, a más tardar, a mediados de 2008, para alcanzar el objetivo de la UE fijado en 120 g de CO2/km, que incluirá reducciones obligatorias de las emisiones de CO2 a fin de alcanzar el objetivo de 130 g/km de emisiones medias de CO2en el nuevo parque automovilístico mediante mejoras tecnológicas de los motores de los vehículos, así como una reducción adicional de 10 g/km de CO2, o su equivalente si técnicamente es necesario, gracias a otras mejoras tecnológicas y a un mayor uso de biocarburantes, en concreto:

a) la fijación de requisitos mínimos de eficiencia para los sistemas de aire acondicionado;

b) la instalación obligatoria de sistemas precisos de control de la presión de los neumáticos;

c) la fijación de límites máximos de resistencia a la rodadura de los neumáticos a escala de la UE para los neumáticos instalados en automóviles y vehículos comerciales ligeros;

d) el uso de indicadores de cambio de velocidad, en la medida en que los consumidores utilicen tales dispositivos en condiciones reales de conducción;

e) la mejora del rendimiento energético de los vehículos comerciales ligeros (furgonetas), con el objetivo de alcanzar los 175 g de CO2/km antes de 2012 y los 160 g de CO2/km antes de 2015;

f) un mayor uso de biocarburantes que maximicen el rendimiento medioambiental.

Dichas medidas deberán poder ser medidas, controladas y justificadas, y deberán evitar una eventual doble contabilidad de la reducción de emisiones de CO2.

Más allá del marco legislativo, la estrategia de la Comisión para reducir las emisiones de CO2 debe animar a efectuar esfuerzos adicionales en lo relativo a los demás medios de transporte por carretera (vehículos pesados, etc.), tanto a los Estados miembros (impuestos relacionados con las emisiones de CO2 y otros incentivos fiscales, contratación pública, gestión del tráfico, infraestructuras, etc.) como a los consumidores (decisiones de compra con conocimiento de causa, conducción responsable)."

Esta iniciativa debe contemplarse en el contexto más amplio de la lucha contra el cambio climático. Los coches son una parte importante de la vida cotidiana de muchos europeos. Pero su utilización tiene un impacto significativo en el cambio climático al representar el 12% de las emisiones de CO2 de la UE. En consecuencia, la Unión Europea se ha comprometido en un ambicioso programa de reducción de los gases causantes del efecto invernadero y de metas de mejora del rendimiento energético a los que deben contribuir todos los sectores relevantes de la economía.

Para más información sobre el proceso, desde la consulta a la adopción de la legislación final, pulse aquí: http://ec.europa.eu/environment/air/transport/co2/co2_home.htm
Última actualización: 16/02/2009  |Comienzo