Recorrido de navegación

Energía más limpia y segura para los automóviles - 24/01/2013

Coche conectado a una toma eléctrica © iStockphoto.com/виталий кривошеев

Las propuestas para impulsar el uso de combustibles alternativos garantizarían a los conductores más puntos de abastecimiento o recarga en toda la UE.

Si más conductores de la UE eligieran un vehículo propulsado por electricidad, hidrógeno o gas natural, en vez de gasolina o gasóleo, nuestra dependencia de las importaciones de petróleo se reduciría y bajarían las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, el uso generalizado de los combustibles alternativos se enfrenta a varios obstáculos, como el elevado coste de los vehículos, la baja aceptación de los consumidores y la falta de puntos de recarga y abastecimiento.

Para superar estas trabas, la Comisión tiene la intención de establecer una serie de normas comunes y objetivos vinculantes. Estas son las principales propuestas DeutschEnglishfrançais:

  • Vehículos eléctricos: un mínimo de estaciones de recarga en cada país y una toma estándar que pueda utilizarse en cualquier lugar de la UE.
  • Hidrógeno: normas comunes para las mangueras de combustible y otros componentes de las estaciones de servicio de 14 países de la UE.
  • Gas natural licuado: estaciones de servicio para camiones cada 400 km a lo largo de la futura red de transportes europea unificada English y puntos de abastecimiento para los barcos en los 139 puertos marítimos y fluviales de dicha red.
  • Gas natural comprimido: estaciones de servicio con normas comunes, accesibles para vehículos normales en toda Europa cada 150 km como mínimo de aquí a 2020.

Cada país de la UE podría llevar a cabo estos cambios modificando su legislación y fiscalidad, con el fin de fomentar la inversión del sector privado. Además, la UE pone a su disposición la financiación necesaria para impulsar estas transformaciones.

Las propuestas no afectan a los combustibles alternativos que utilizan infraestructuras existentes (biocombustibles y combustibles sintéticos) o que ya tienen una infraestructura básica (gas licuado de petróleo).

Desarrollar una red moderna

El 84% del petróleo utilizado por todos los modos de transporte (unos 1.000 millones de euros diarios en 2011) hay que importarlo desde regiones del mundo a menudo inestables, lo que no siempre garantiza el suministro.

El paso a otros combustibles más limpios es una solución obvia para que la economía europea sea más independiente desde el punto de vista energético.

Este planteamiento está en consonancia con la hoja de ruta del transporte, en la que la Comisión establece objetivos para aumentar la movilidad y la integración de las redes de transporte de la UE, de aquí a 2050, y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Más sobre transportes English

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles