Recorrido de navegación

Equilibrio entre intimidad y seguridad - 25/03/2010

Datos en pantallas de ordenador © SWIFT

La UE prepara nuevas negociaciones con el Gobierno de Estados Unidos sobre la comunicación de datos bancarios para luchar contra el terrorismo.

La Comisión ha pedido autorización a los dirigentes de la UE para entablar nuevas conversaciones con Estados Unidos. El Parlamento había rechazado el anterior acuerdo SWIFT por temor a que se convirtiera en una amenaza para la privacidad. Los eurodiputados también expresaron su deseo de que se les consultara más durante el proceso de negociación.

Cecilia Malmström, nueva Comisaria de Asuntos de Interior, afirma que abogará por una mayor protección de la intimidad y mantendrá informado al Parlamento en todas las fases de las negociaciones.

El futuro acuerdo DeutschEnglishfrançaissvenska debe ser recíproco, es decir, Estados Unidos tendrá que facilitar el mismo tipo de datos si la UE decide establecer su propio programa de seguimiento de la financiación del terrorismo.

Según sus palabras, "el terrorismo sigue siendo una de las principales amenazas para la seguridad de la UE y, para llevar a cabo esta tarea, debemos crear instrumentos que permitan una cooperación internacional eficaz".

SWIFT son las siglas inglesas de la Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales, una red que utilizan unos 8.000 bancos e instituciones financieras de todo el mundo. Su base de datos registra cada día millones de transferencias bancarias internacionales.

Estados Unidos utiliza la información de la base de datos para vigilar las actividades de presuntos terroristas. Esta información puede incluir el nombre, dirección y número del documento nacional de identidad de las dos personas que intervienen en una operación bancaria.

Hasta hace poco, SWIFT tenía sus servidores en el territorio de Estados Unidos y bajo su jurisdicción. Pero a finales del año pasado, los servidores utilizados para realizar transacciones europeas se trasladaron a Europa, lo que obliga a EEUU a solicitar el consentimiento europeo para tener acceso continuo a los datos.

La Comisión, que teme por la seguridad si no hay acuerdo, intentará concluir las negociaciones este verano.

La información obtenida a partir de esos datos ya ayudó a investigadores europeos a rastrear a sospechosos implicados en la trama urdida por Al-Qaeda en 2006 contra vuelos entre la UE y Estados Unidos.

Los datos también ayudaron a localizar transacciones financieras que implicaban a un sospechoso residente en Europa en un supuesto intento de atentado a un avión a principios del año pasado.

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles