Recorrido de navegación

Vivir en otro país de la UE - 02/07/2009

Maleta depositada sobre un mapa de Europa ©CE

Algunos países de la UE ponen dificultades para que otros ciudadanos de la Unión obtengan permisos de residencia.

Unos 8 millones de europeos viven y trabajan en otro país de la UE, ejerciendo así uno de sus derechos fundamentales como ciudadanos de la Unión. Pero no siempre lo tienen fácil.

Para poner freno a los “matrimonios blancos” y otros abusos del derecho de residencia en la UE, algunos países imponen condiciones para la concesión de permisos que son contrarias a la normativa europea.

Ante las denuncias de confusión jurídica, la Comisión ha publicado recientemente una serie de orientaciones sobre el derecho de residencia English.

Son muy frecuentes las infracciones que afectan a personas de origen extracomunitario que, por estar casadas con un ciudadano o ciudadana de la Unión, tienen derecho a vivir y trabajar libremente en la UE.

Hasta hace poco, muchos países exigían que los cónyuges no comunitarios ya tuvieran la residencia en un país de la UE antes de poder obtener la residencia en otro. De este modo se facilitaba la expulsión de las personas sospechosas de haberse casado con el único fin de emigrar a la UE. Sin embargo, el año pasado el Tribunal de Justicia de la UE sentó jurisprudencia al dictaminar que esa práctica constituía una violación de los derechos de los cónyuges.

También se han recibido denuncias contra algunos países que exigen documentación innecesaria a los ciudadanos de la Unión cuando solicitan la residencia.

Las nuevas orientaciones establecen que se podrá exigir visado a los cónyuges no comunitarios, pero también afirman que las autoridades nacionales están obligadas a expedir un visado a los cónyuges. Los países de la UE podrán investigar los “matrimonios blancos”, a condición de que lo hagan basándose en criterios bien definidos y teniendo en cuenta todas las circunstancias de cada caso.

Los Gobiernos podrán expulsar a aquellas personas que constituyan una amenaza para sus “intereses fundamentales”. También podrán limitar la libre circulación por razones de seguridad pública.

El año pasado la UE examinó el cumplimiento de la Directiva de 2004 sobre libre circulación, detectando importantes deficiencias en su adaptación a las legislaciones nacionales. De hecho, ningún país de la UE había conseguido transponer la Directiva de forma plena, eficaz y precisa.

La libre circulación en la UE, un derecho fundamental English

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles