Recorrido de navegación

Defender la industria europea de la defensa - 24/07/2013

Logotipo de la UE en un buque guardacostas italiano © UE

Plan de acción para potenciar la competitividad de las industrias europeas de seguridad y defensa.

En un momento en que Europa se enfrenta a nuevos retos de seguridad, los países de la UE a duras penas consiguen equipar adecuadamente a sus fuerzas armadas. Las recientes operaciones en Libia pusieron de manifiesto importantes deficiencias en capacidades militares esenciales.

La Comisión Europea propone un plan de acción English para aumentar la eficiencia y la competitividad de la industria de la defensa.

Importancia estratégica

Aunque el principal motivo para reforzar la capacidad de defensa sea mantener la seguridad de los ciudadanos, no hay que desdeñar la importancia económica de esta industria, que en 2012 dio trabajo a aproximadamente 400.000 personas y creó otros 960.000 empleos indirectos, con un volumen de negocios de 96.000 millones de euros.

Sin embargo, Europa se enfrenta a una competencia cada vez mayor en los mercados de la defensa, y países como Brasil, Rusia, India y China (los denominados "BRIC") aumentan paulatinamente su gasto en este sector.

Reducir los costes

Los equipos de defensa suelen ser muy costosos y, además, los presupuestos asignados a este ámbito (al igual que el gasto público en otros) están sufriendo recortes. Así, por ejemplo, el gasto de la UE en defensa pasó de 251.000 millones de euros a 194.000 millones de euros entre 2001 y 2010. Los recortes han afectado especialmente a la investigación, aspecto crucial para afrontar las nuevas amenazas, donde el gasto se redujo un 14% entre 2005 y 2010.

Aumentar la cooperación a escala de la UE ayudará a reducir los costes. Por ejemplo, los países de la UE cuentan con 16 tipos distintos de fragata. Si todos tuviesen el mismo modelo (de fragata o de otros equipos) podrían desarrollar economías de escala.

Propuestas de la Comisión

El plan de acción prevé reforzar la cooperación en la UE por lo que respecta a los equipos de defensa, potenciar la competitividad e impulsar nuevos vínculos entre la investigación civil y la militar en ámbitos como los sistemas de detección química, biológica, radiológica o nuclear o los sistemas aéreos teledirigidos.

Existen además otras iniciativas, como ayudar a las pequeñas empresas del sector de la defensa a compartir instalaciones, promover las cualificaciones más solicitadas y garantizar el suministro de materias primas de importancia crítica.

La política de defensa sigue siendo competencia de cada uno de los países de la UE, pero todos cooperan a través de la política exterior y de seguridad de la UE con el fin de desarrollar capacidades civiles y militares que permitan mejorar la eficacia de la prevención de conflictos y la gestión de crisis. La defensa se inscribe en el marco de esta política.

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles