Recorrido de navegación

Los dos últimas décadas han atestiguado una coordinación más eficaz entre los Estados miembros para prestar una ayuda rápida a las víctimas de catástrofes y conflictos de todo el mundo.

Hambruna en Somalia, campos de refugiados de la antigua Yugoslavia, un terremoto en Perú, inundaciones en Bangladesh: desde 1992, la Comisión ha estado siempre lista para canalizar, a través de ECHO, la ayuda humanitaria europea.

ECHO se creó para facilitar la coordinación de la respuesta humanitaria de la UE, tras la serie de crisis internacionales que en 1991 dejaron al descubierto los puntos débiles de la Unión en este campo.

Desde entonces, se ha trabajado continuamente en la racionalización de la respuesta de la UE en situaciones de crisis, con el fin de acelerar la ayuda a las víctimas y salvar un número mayor de vidas. Tanto es así que, desde 2001, ECHO está en condiciones de proporcionar hasta 3 millones de euros en fondos de emergencia en un plazo de 48 horas.

En 2010 se amplió el mandato de ECHO para incluir la protección civil Englishfrançais de las víctimas de catástrofes ocurridas en Europa.

Además, el año pasado ECHO puso en marcha la fase piloto del Cuerpo Voluntario Europeo de Ayuda Humanitaria Englishfrançais , que hace posible la participación directa de los ciudadanos en las operaciones de socorro en caso de catástrofe.

Estas actividades han ido acompañadas de un incremento de más del triple del importe de la ayuda humanitaria proporcionada por la UE, cuyo presupuesto anual alcanzó los 1.000 millones de euros el año pasado.

Ese aumento está vinculado a la creciente incidencia de las catástrofes en todo el mundo. Sin embargo, también demuestra el firme compromiso de la UE por hacer más para ayudar a quienes lo necesitan, objetivo que apoyan cerca del 80% de los europeos según una reciente encuesta English .

Mayor donante mundial de ayuda

ECHO canaliza la ayuda de la UE para situaciones de crisis a través de 200 organizaciones de ayuda humanitaria, entre las que se cuentan agencias de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales.

Las operaciones pueden ser de ayuda de emergencia (tratamiento médico, alimentos, agua) o de asistencia a más largo plazo a campos de refugiados (saneamiento, escuelas y otros servicios).

En 2011, los proyectos financiados por la UE prestaron ayuda a unos 160.000 niños africanos víctimas de malnutrición en la región del Sahel, así como a las víctimas de las crisis de Haití, Libia, Japón, Yemen y Somalia, entre otras.

La UE es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria y aporta, junto con sus Estados miembros, más de la mitad de la ayuda pública global.

Más sobre ayuda humanitaria y protección civil Englishfrançais

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles