Recorrido de navegación

Objetivos de Desarrollo del Milenio: hay que cambiar de marcha - 21/04/2010

Hombre africano protegiéndose con una bandera de la UE © CE

La UE hace públicas unas recomendaciones para que los países miembros puedan cumplir sus compromisos de lucha contra el hambre, la pobreza y la enfermedad.

Los países de la UE deben gastar más dinero en ayudar a los pobres del mundo. Así lo afirma el Comisario de Desarrollo, Andris Piebalgs, que ha pedido planes anuales a los Estados miembros para aumentar los fondos y emplearlos con más eficacia.

El Comisario presentaba unas recomendaciones que pretenden ayudar a los países de la Unión a cumplir los objetivos de desarrollo adoptados por los Estados miembros de las Naciones Unidas hace una década. Piebalgs señaló que los nuevos planes debían ser realistas y verificables.

La Comisión recomienda que los planes se presenten antes de la cumbre que sobre los objetivos de desarrollo celebrará la ONU en septiembre. En ella se espera que los líderes mundiales asuman nuevos compromisos de lucha contra el hambre, la pobreza y la enfermedad.

"Europa debe seguir ocupando el primer puesto y tener la máxima credibilidad en la lucha contra la pobreza", declaró el Comisario Piebalgs, para quien "debemos cumplir nuestras promesas de incrementar y mejorar la ayuda".

La UE, primera donante mundial, representa más de la mitad del total de ayuda oficial al desarrollo.

Tras el gran aumento de la ayuda europea registrado en 2008, la crisis económica y la peor recesión en décadas provocaron una reducción del gasto en 2009. En conjunto, los Estados miembros destinaron a los países más pobres del mundo 49.000 millones de euros - en torno al 0,4% del PIB de la Unión - y se han comprometido a aumentar la ayuda al 0,7% del PIB de aquí a 2015.

Entre las demás recomendaciones - resumidas en los 12 puntos de un plan de acción - figuran métodos de financiación innovadores y nuevas medidas contra la evasión fiscal en el mundo en desarrollo.

El principal objetivo del milenio - adoptado por los países miembros de las Naciones Unidas en 2001 - es reducir en un 50% el número de personas de todo el mundo que viven en situación de extrema pobreza, es decir, con menos de 1,25 dólares al día. Según esa definición, la proporción de personas en esa situación debe pasar del 42% al 21% a partir de los niveles de pobreza de 1990, fijados como punto de referencia.

En 2005, pese a grandes disparidades entre regiones y países, el mundo parecía ir por buen camino. Según cifras del Banco Mundial, 1.400 millones de personas - un 26% de la población mundial - vivían a la sazón en estado de pobreza extrema.

Pero desde entonces la crisis económica y el auge de los precios de los alimentos y los combustibles han devuelto a millones de personas a esa situación. Y, pese a algunos avances, tampoco se ha progresado mucho en los demás campos, como el hambre y el saneamiento.

China es el país que más ha avanzado, mientras que el África subsahariana es una de las regiones más rezagadas.

 

Plan de acción de la UE en apoyo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio Englishfrançais

Más sobre la ayuda europea al desarrollo Englishfrançais

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles