Recorrido de navegación

Aumentan las necesidades de los países en desarrollo - 07/04/2009

La bandera de la UE sirve de capa para un africano © CE

La crisis financiera tiene graves consecuencias para los países de renta baja.

La Unión Europea gastó el año pasado un 8% más en ayuda al desarrollo, a pesar de la crisis económica.

Conjuntamente, los países miembros facilitaron a los países más pobres del mundo 49.000 millones de euros, cerca del 0,4% de la renta bruta de la UE. Las ayudas financian proyectos de todo tipo: escuelas, hospitales, carreteras, etc.

La Comisión se ha mostrado satisfecha por este aumento y ha pedido a los países miembros que no disminuyan las ayudas durante el deterioro de la economía.

“La recesión no puede ni debe servir de excusa para aplazar nuestro compromiso de aumentar las ayudas”, ha afirmado el Presidente Barroso.

A las subidas del precio del petróleo y de los alimentos que ya debilitaron a los países en desarrollo en los últimos dos años, se suman ahora el descenso de los precios de las materias primas, la retracción de las inversiones extranjeras directas y el posible desplome de los envíos de dinero que realizan los emigrantes.

En estas circunstancias, es crucial que los países donantes cumplan sus compromisos, a pesar de las presiones sobre sus propias economías.

En 2005 los países de la UE decidieron aumentar la ayuda hasta situarla en el 0,56% de la renta bruta en 2010. Para lograr ese objetivo tendrían que aportar unos 69.000 millones de euros. Sin embargo, existe el riesgo de que algunos no contribuyan plenamente debido al descenso de los ingresos fiscales y al déficit cada vez mayor de sus presupuestos.

En la reciente cumbre del G20 English, los líderes de las principales economías del mundo reiteraron su compromiso de aumentar la ayuda para adaptarla a los objetivos de desarrollo del milenio aprobados por las Naciones Unidas en 2001.

La UE acelerará la entrega de los 4.000 millones de euros presupuestados para este año en concepto de ayuda. De ese total, al menos 500 millones de euros se destinarán a la asistencia social en países afectados por la disminución de ingresos y otros 1.000 millones irán a paliar las consecuencias del encarecimiento de los alimentos.

Para sacar el máximo provecho de la ayuda al desarrollo, la Comisión recomienda que se busquen formas de incentivar la participación de los inversores privados. Además, es preciso agilizar y reorientar la ayuda teniendo en cuenta la crisis.

Una cooperación más estrecha entre los países de la UE y la Comisión también permitiría aumentar la eficacia de la ayuda. En la actualidad, la Comisión gestiona el 20% de las ayudas europeas y los países entregan el resto directamente.

Más sobre la ayuda al desarrollo de la UE Englishfrançais

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles