Recorrido de navegación

Pareja de ancianos en el gimnasio © CE

Informe sobre el envejecimiento 2009: Europa, que estaba en vías de resolver el problema del envejecimiento demográfico, sufre el revés de la recesión.

Para estabilizar el sistema financiero e impulsar el crecimiento, los países miembros de la UE han inyectado a lo largo de los últimos meses miles de millones de euros en sus economías. Y aunque todos los gobiernos coinciden en que la intervención era necesaria para combatir la peor recesión en varias décadas, el gasto ha provocado un aumento del déficit en el momento preciso en que algunos empezaban a salir de los números rojos, factor de crucial importancia para afrontar las consecuencias del envejecimiento de la población.

Hacer frente al envejecimiento durante la recesión no va ser tarea fácil, advierte Joaquín Almunia. Pero el Comisario europeo de Asuntos Económicos cree que es posible si se aplican políticas bien concebidas y orientadas hacia un gasto social más eficaz, mayor productividad, mejor educación y mayores niveles de empleo.

Lo primero que deben hacer los gobiernos tan pronto como se invierta la tendencia económica es reducir el déficit presupuestario. Así lo recomienda un informe de la Comisión.

Dentro de 50 años la población no será mucho mayor en número, pero sí en edad. La media de los ciudadanos, hoy en día en torno a los 40, aumentará a unos 48: la gente vive más tiempo, la tasa de natalidad es baja y la inmigración va en descenso. Todo eso implica una reducción de la población en edad laboral, menos ingresos y más costes en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración para la tercera edad.

Si la UE mantiene este rumbo, la presión sobre las finanzas públicas será considerable. Según el informe, en 2060 el gasto habrá aumentado por término medio en un 4,7% del PIB debido al mayor número de ancianos. Y por cada persona mayor de 65 años, sólo habrá dos en edad laboral (entre 15 y 64) en lugar de las cuatro actuales.

La cifra es una media para la UE; las tendencias demográficas presentan grandes variaciones entre los países. Algunos sufrirán aumentos mucho más drásticos del gasto ligado al envejecimiento (sobre todo las pensiones). Los próximos años - previos a la jubilación en masa de la generación del baby boom – serán cruciales. Pero, según el informe, “aún hay margen para actuar”.

Para ello serán precisas más reformas de los regímenes de pensiones y demás sistemas de apoyo a los mayores, además de esfuerzos por prolongar la vida activa de las personas (el informe señala que sólo el 50% sigue trabajando a los 60).

Informe sobre el envejecimiento 2009 English

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles