Recorrido de navegación

Después de Copenhague - 21/12/2009

José Manuel Barroso en la Conferencia de Copenhague © EU

Barroso califica el acuerdo de paso positivo pero insuficiente para las ambiciones de la UE.

El Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, expresó su decepción por el pobre acuerdo alcanzado tras 11 horas de negociaciones en la Conferencia del Clima de Copenhague, con resultados "muy por debajo" de las expectativas de la UE.

El pacto, que no llega a las tres páginas, carece de elementos que la UE considera cruciales como, por ejemplo, unos objetivos colectivos para reducir las emisiones de efecto invernadero. Además de no fijar un plazo en 2010 para celebrar un tratado, ni tan siquiera menciona la necesidad de un acuerdo jurídicamente vinculante.

Pero incluso este magro resultado fue difícil de conseguir. El tiempo iba pasando y las negociaciones amenazaron con saltar por los aires por las posiciones encontradas entre el mundo industrializado y los países en desarrollo sobre cómo asegurar que los países emergentes cumplan sus promesas de limitar sus emisiones.

La Conferencia, programada hasta el viernes, se prorrogó ante el dilema de los líderes mundiales entre la conveniencia de aceptar el acuerdo o volver a casa con las manos vacías. El sábado, tras una noche de debates acalorados, se decidió "tomar nota" del pacto.

"No escondo mi decepción", manifestó el Presidente Barroso. "Sinceramente, este nivel de ambición queda muy por detrás de lo que esperábamos."

"Aun así", continuó, "más vale este acuerdo que ninguno."

El pacto prevé reducir las emisiones de gases de efecto invernadero "con vistas a" contener el calentamiento del planeta en 2°C, umbral por encima del cual el cambio climático podría tener efectos irreversibles. También exhorta a los países desarrollados a efectuar reducciones importantes y verifiables. Los países en desarrollo empezarían a reducir sus emisiones y comunicar sus resultados cada dos años, con "disposiciones para análisis y consultas internacionales".

Cada país podrá decidir por sí mismo hasta dónde quiere llegar. El acuerdo cita el plazo de 2015 para revisar las acciones emprendidas, si bien los países deberán comunicar sus objetivos para finales de enero.

La conferencia tampoco deparó un acuerdo detallado sobre la compensación a los países por preservar sus bosques, cuya existencia es fundamental para frenar el cambio climático.

El resultado más tangible acaso fue el compromiso de los países desarrollados de aportar 30.000 millones de dólares (21.000 millones de euros) durante los tres próximos años, y 100.000 millones de dólares (70.000 millones de euros) de aquí a 2020, a proyectos en países pobres para fomentar las energías limpias y combatir la sequía, la subida del nivel de los mares y otros efectos del cambio climático. La UE ha prometido 7.200 millones de euros del paquete de 21.000 millones en forma de financiación rápida, procedente de diversas fuentes públicas y privadas.

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles