Recorrido de navegación

Ya es hora de retirar la "chatarra flotante" - 11/03/2009

© EC

Los barcos más peligrosos podrían acabar en una lista negra gracias al paquete de medidas de seguridad aprobado por el Parlamento Europeo.

El paquete Erika III English (llamado así por el petrolero que se hundió frente a las costas de Francia en 1999) establece las normas para inspeccionar buques, actuar en caso de emergencia e investigar accidentes. También contempla las responsabilidades y obligaciones de cada país para garantizar que los barcos que enarbolen su bandera respeten las normas de seguridad.

Las nuevas normas están pensadas para evitar que se reproduzcan desastres como el del Prestige. En noviembre de 2002 el petrolero sufrió una vía de agua en medio de un temporal, cuando se encontraba frente a las costas de Finisterre (España). Como ya había ocurrido con el Erika, al Prestige se le impidió que se dirigiera a un puerto de refugio donde trasvasar las 77.000 toneladas de fuel pesado que transportaba. Las autoridades mandaron alejar el barco de las costas de Galicia y éste se hundió en el Atlántico a unos 250 kilómetros de España.

Desde entonces, los petroleros monocasco como el Erika y el Prestige están prohibidos en la UE.

Con la nueva legislación:

• Las decisiones sobre el rumbo que deben seguir los buques en dificultades tendrán que tomarse de manera independiente.

• Todos los barcos que hagan escala en un puerto europeo serán inspeccionados. Los barcos peligrosos serán revisados con más frecuencia y se podrá impedir el acceso a los que infrinjan repetidamente las normas.

• Las organizaciones que certifican la seguridad de los buques estarán sometidas a auditorías.

• Se creará un centro europeo de control del tráfico marítimo y todos los países de la UE quedarán conectados a través de SafeSeaNet (red de intercambio de información sobre tráfico marítimo).

• También se someterán a auditorías las autoridades marítimas nacionales para garantizar que impongan el cumplimiento de las normas internacionales en todos los barcos que lleven su bandera.

• Se publicarán orientaciones para la investigación de accidentes.

• Habrá un seguro obligatorio que cubrirá los daños ocasionados por los accidentes. Los armadores serán responsables de los daños sufridos por los pasajeros.

El Comisario de Transporte, Antonio Tajani, calificó estas medidas de “enérgica respuesta” a la creciente inquietud pública por la seguridad de los buques que navegan en aguas de la UE. Los propietarios de los buques, armadores, tripulantes y autoridades en tierra tendrán una mayor responsabilidad en la prevención de accidentes, declaró el Comisario.

La UE, que es una de las principales potencias marítimas, posee el 25% de la flota mundial. El 40% del comercio interior y casi todo el comercio exterior de la UE se transporta en barco. Cada año pasan por los puertos de la Unión 400 millones de pasajeros y se cargan y descargan 3.500 millones de toneladas de mercancías.

 

Más sobre la política de transporte marítimo de la UE English .

 

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles