Recorrido de navegación

Hombre de negocios leyendo el periódico ©CE

A medida que se recupere la economía, los países miembros deberán ir eliminando las medidas anticrisis. La pregunta es cuándo.

La peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial ha destruido los más de 4 millones de puestos de trabajo que se habían creado en Europa a lo largo de la última década. Y el desempleo, aunque a ritmo más lento, sigue aumentando: para finales de 2010 se prevé alcanzar la cifra de 7,5 millones de parados.

Un aumento que, según un informe de la UE aparecido hoy, podría haber sido aún más acusado a tenor del descenso de la producción. Pero las medidas contra la crisis, junto con el apoyo financiero de la UE, han atenuado el impacto sobre los mercados laborales.

Cuando el continente se sumió en la crisis económica, la mayoría de los países tomó medidas para evitar despidos en masa. Algunos ampliaron los regímenes de seguridad social para acoger a más desempleados y tomaron medidas de contención salarial, sobre todo en el sector público. Otros muchos incrementaron las ayudas a mecanismos que incentivan a las empresas a reducir la jornada laboral en vez de recurrir al despido.

Según el informe, esas medidas han salvado decenas de miles de empleos. Lo que ocurre es que, en principio, son temporales. Y ahora la economía se recupera. La Comisión ha advertido que este tipo de disposiciones, de mantenerse, podría perjudicar al crecimiento y prolongar el desempleo.

La Comisión propone que las economías más fuertes empiecen a retirar poco a poco los subsidios y mecanismos de protección del empleo y acometan reformas a largo plazo para dotarse de mercados de trabajo más flexibles y seguros.

Pero ¿qué hay de los países donde las perspectivas son menos alentadoras y, en particular, los que para mantener a flote su economía han incurrido en grandes déficits presupuestarios? La Comisión recomienda reorientar los esfuerzos de la protección a la creación de empleo. Se trata de que los parados no sigan siéndolo mucho tiempo. No obstante, el informe admite que aquéllos que el año próximo padezcan las mayores pérdidas puedan mantener por el momento ese tipo de medidas.

El informe se presentará seguidamente a los ministros europeos del ramo dentro de los preparativos para una nueva estrategia de crecimiento y empleo. La anterior (conocida como Estrategia de Lisboa) expira en 2010.

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles