Recorrido de navegación

Pancarta de la campaña contra la discriminación en la sede de la Comisión

Dos periodistas, una francesa y un danés, comparten el primer premio del concurso "Por la diversidad. Contra la discriminación" de 2008, organizado por la Comisión Europea.

Asumir la homosexualidad en un mundo como el del fútbol, convertirse al islam y sentirse extranjero en el propio país, desafiar las estadísticas y los tópicos para abrirse camino a pesar de los orígenes: la discriminación se presenta en formas muy variadas y suscita numerosos comentarios en la prensa. Entre los 545 artículos presentados este año, se ha concedido el primer premio ex æquo a dos periodistas: la francesa Pascale Krémer por su artículo "Homophobie et football: la leçon de Chooz" ("Homofobia y fútbol: la lección de Chooz") (Le Monde), y el danés Ole Hall por "Danske muslimer udsat for chikane" ("Los musulmanes daneses son objeto de acoso"), (Morgenavisen Jyllands-Posten).

Las periodistas portuguesas Christiana Martins y Marisa Antunes recibieron el tercer premio por "Elite à prova de racismo" (Élite a prueba de racismo) (Expresso). Se ha otorgado asimismo un premio especial a la griega Mika Kontourousi por su artículo "Η Γιουζγιάν σπάει τα σύνορα της φυλής της» (Yuzyan rompe las fronteras de su tribu) (Eleftheros Tipos), que relata el caso de una mujer gitana que quiere liberarse del papel al que la tienen sometida su clan y la sociedad.

El concurso de periodismo es una de las actividades estrella de la campaña "Por la diversidad. Contra la discriminación", financiada desde 2003 por el programa europeo Progress. Quiere recompensar a los periodistas que, tanto en medios impresos como electrónicos, despiertan las conciencias de sus lectores sobre los prejuicios, el rechazo y la discriminación que sufren aún frecuentemente los ciudadanos por cuestiones de origen, religión, edad, sexo, discapacidad u orientación sexual.

En 2007 ganó el primer premio la periodista portuguesa Maria Do Céu Neves. Para escribir su artículo "Portugueses alimentam nova escravatura da Europa" (Los portugueses contribuyen a una nueva forma de esclavitud en Europa) (Diário de Noticias), no dudó en compartir durante tres semanas la precaria existencia de los trabajadores portugueses en los invernaderos de los Países Bajos.

Su experiencia nos enseña que, a veces, las conciencias van por delante de la ley. Su artículo tuvo una gran resonancia en Portugal, hasta en la televisión, pero los cambios legislativos que propugna, por ejemplo que los trabajadores migrantes puedan firmar un contrato escrito en su propia lengua, pueden tardar en hacerse realidad. Maria espera por lo menos haber podido avisar a los que quieren emigrar de la explotación de que pueden llegara a ser víctimas.

Lucha contra la discriminación

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles