Recorrido de navegación

Gestión de crisis en el sector bancario - 20/10/2010

Vista parcial de la entrada a un banco © istock/ilbusca

El nuevo marco de la UE para la gestión de crisis en el sector financiero permitirá encontrar soluciones antes de perder el control de la situación.

Tras lo ocurrido con la crisis financiera mundial, la UE tiene que establecer medidas para impedir que vuelva a producirse una situación parecida. Un sector al que afecta la reforma es la banca, que debe permanecer estable ante posibles perturbaciones y no depender de medidas de salvamento.

La crisis puso de manifiesto que los problemas de un banco pueden acabar afectando a todo el sector financiero y a más de un país. En muchos casos, los Gobiernos de la UE tuvieron que recurrir al dinero de los contribuyentes para apuntalar a algunos de sus principales bancos.

En aquel entonces se pensó que, debido al gran tamaño de esas entidades, su hundimiento podía provocar males mayores, causando pérdidas económicas a millones de clientes. Durante la reciente crisis, las ayudas públicas a los bancos llegaron a representar hasta el 13% del producto interior bruto de la UE.

Entre sus reformas, la Comisión propone un sistema de supervisión coordinada entre los reguladores y los Gobiernos de la UE que permitiría identificar a los bancos en dificultades y gestionar sus problemas. Debe abandonarse la idea de que un banco pueda ser demasiado grande o estar demasiado interconectado para quebrar.

Según la propuesta, las entidades presentes en más de un país de la UE serían objeto de mayor control y, en las situaciones de crisis, los reguladores nacionales contarían con la ayuda de la nueva Autoridad Bancaria Europea.

Los bancos se verían obligados a contribuir a un fondo nacional para financiar los costes de gestión de las quiebras bancarias. Otras medidas serían:

  • exigir a las instituciones financieras y a los Gobiernos que cuenten con planes para hacer frente a dificultades y perturbaciones financieras graves
  • otorgar a los reguladores la facultad de obligar a un banco problemático a que sustituya su equipo directivo, aplique planes de recuperación o reduzca las operaciones que planteen un riesgo excesivo
  • permitir que las autoridades ordenen la absorción de un banco o empresa en quiebra por otro o la transferencia total o parcial de sus actividades a un "banco puente" de forma temporal (esta medida permite mantener los servicios esenciales de un banco mientras se gestiona su quiebra adecuadamente).

Las propuestas se enmarcan en un paquete de legislación, previsto para la primavera de 2011, que permitirá gestionar en el futuro posibles crisis en los sectores de la banca y las inversiones.

Más sobre la gestión de crisis en el sector bancario DeutschEnglishfrançais

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles