Recorrido de navegación

La Comisión quiere aplicar a los bancos el principio de quien contamina paga - 26/05/2010

Billetes de euro en una hucha cerdito ©UE

El Ejecutivo europeo propone un impuesto que sufrague los gastos de los rescates bancarios.

Bruselas ha dado el primer paso concreto hacia un mecanismo común de impuestos a la banca, idea que desde la crisis financiera cuenta con más partidarios entre los gobiernos de los países miembros. Y es que, entre otras cosas, la falta de normas válidas en toda la UE puede provocar desequilibrios de competencia entre los mercados bancarios nacionales y dificultar la cooperación transfronteriza en caso de repetirse la crisis.

El plan prevé que los gobiernos recurran a los ingresos así recaudados para crear fondos gestionados según una normativa común y que puedan utilizarse para resolver las quiebras bancarias de forma ordenada.

El dinero se destinaría a cubrir, entre otros costes, los jurídicos y los de operaciones a corto plazo, compra y gestión de activos tóxicos. Al ofrecer liquidez, estos "fondos de resolución bancaria DeutschEnglishfrançais " permitirían limitar las crisis y evitar situaciones de pánico en los mercados de valores.

Algunos países, como Alemania y Suecia, ya han introducido o estudian introducir el impuesto, pero no hay consenso ni sobre su alcance ni sobre el empleo de los fondos recaudados. Algunos países se inclinan por usarlos para evitar futuras crisis bancarias o sufragar los costes de la actual, mientras que otros ven en el impuesto un modo de reducir su déficit.

Según Michel Barnier, Comisario de Mercado Único, los fondos no se utilizarían a modo de póliza de seguros para salvar a bancos en dificultades, sino más bien para evitar rescates pagados por el contribuyente, pues limitarían los efectos negativos de la quiebra de una entidad en el resto del sector.

"Creo en el principio de 'el que contamina paga'". declaró el Comisario Barnier, para quien "tenemos que construir un sistema que asegure que en el futuro el sector financiero pague el coste de las crisis bancarias".

La crisis financiera ha llevado a gobiernos de toda Europa y el resto del mundo a desembolsar con cargo al erario público importes desorbitados para salvar sus bancos y mantener a flote sus economías.

Por el momento, el impuesto se limitaría al sector bancario y no, por ejemplo, a los fondos de inversión o las empresas de seguros. Queda por determinar si se gravarán los pasivos, los activos o los beneficios bancarios. Tampoco hay decisión sobre la cuantía recaudada mediante el impuesto, aunque el FMI ha propuesto entre un 2% y un 4% del PIB.

La propuesta es un complemento al plan de la UE para gestionar futuras crisis financieras, que contempla mayor supervisión, mejor gobernanza empresarial y regulación más estricta.

Es posible que la UE plantee la idea al G-20 como medio de salvar de la quema a bancos en dificultades de todo el mundo. Se prevé que los líderes de la UE estudien la propuesta en junio antes de la cumbre del G-20 en Toronto a finales del mismo mes.

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles