Recorrido de navegación

La UE quiere reactivar la economía - 27/11/2008

Monedas sobre la sección de economía de un periódico ©EC

El plan de recuperación económica combina medidas nacionales y europeas.

Se agrava la crisis económica en la UE. Para incrementar el poder adquisitivo, reactivar el crecimiento y crear empleo, la Comisión ha presentado una serie de medidas a corto y largo plazo con un presupuesto de 200 000 millones de euros (el 1,5% del PIB de la Unión).

De esta dotación, la mayor parte (170 000 millones de euros) procederá de los presupuestos nacionales. Los 30 000 millones restantes se imputarán a distintos presupuestos europeos y al Banco Europeo de Inversiones.

El plan se destina a proteger a los trabajadores, los hogares y las empresas frente a los riesgos de una crisis financiera cuyos efectos van extendiéndose al resto de la economía. Los más vulnerables recibirán mayor apoyo en forma de inversiones en readaptación y formación profesional para crear o mantener puestos de trabajo.

La UE acelerará el reparto de 6 300 millones de euros en concepto de fondos sociales y regionales. Pero también contempla incentivos específicos para que sectores tan afectados por la crisis como el de la construcción o el automóvil desarrollen vehículos más ecológicos o construyan edificios con mayor ahorro energético.

A la hora de financiar grandes proyectos, el Banco Europeo de Inversiones DeutschEnglishfrançais, que facilitará préstamos a largo plazo, tendrá una función más relevante que hasta ahora. El Banco ya ha preparado un préstamo global de 30 000 millones de euros para facilitar a las pequeñas empresas la obtención de crédito.

El plan aprovecha la flexibilidad en materia de déficit presupuestario que la normativa europea permite en caso de ralentización. Durante este período, los gobiernos podrán endeudarse más. La UE debe actuar con urgencia para evitar una recesión larga y profunda; de ahí que el Presidente Barroso haya pedido a los líderes europeos que aprueben el plan en su cumbre del mes que viene y empiecen a aplicarlo sin más demora.

Según Barroso, el paquete de medidas es “de tamaño y ambición tales que puede surtir efecto a corto plazo, pero también lo bastante estratégico y duradero para hacer de la crisis una oportunidad a largo plazo”.

Reactivar la economía mediante inversiones en infraestructura, tecnologías ecológicas, eficiencia energética e innovación permitirá acelerar la transición hacia una sociedad basada en el conocimiento y que emita menos carbono. El paquete prevé una mayor cooperación entre administraciones y empresas.

Algunos países miembros (como el Reino Unido, Francia y Alemania) ya han anunciado sus propias medidas de estímulo de la economía. La Comisión invita a todos los demás a seguir su ejemplo y ofrece una coordinación europea. Cada administración empleará los fondos del modo más idóneo para su economía, pues los retos no son los mismos para todos; por su parte, el Ejecutivo europeo seguirá de cerca la actuación de los países miembros para cerciorarse de que no otorguen a sus propias empresas ventajas desleales desde el punto de vista de la competencia.

Algunas economías (como la eslovaca, la búlgara, la rumana y la polaca) siguen creciendo, mientras que otras (la francesa, la italiana o la alemana) han caído en el estancamiento. Y así como hay gobiernos que afrontan la amenaza de la deflación, para otros (como Bulgaria, Estonia, Letonia y Lituania) la amenaza llega en forma de tasas de inflación de dos dígitos.

Consulte el plan de recuperación económica EnglishPDF.

Elija fondo negro Tamaño normal Aumentar 200% Enviar a un amigo Imprimir

 

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?

Enlaces útiles