Recorrido de navegación

Lenguas oficiales de la UE

¿De qué se trata?

La Unión Europea tiene 24 lenguas oficiales y de trabajo. Son las siguientes:

Búlgaro            

Francés

Maltés            

Croata

Alemán            

Polaco

Checo

Griego

Portugués

Danés

Húngaro

Rumano

Neerlandés

Irlandés

Eslovaco

Inglés

Italiano

Esloveno

Estonio

Letón

Español

Finés

Lituano

Sueco

Según la primera política lingüística oficial de la entonces llamada Comunidad Europea, las lenguas oficiales de trabajo eran el neerlandés, el francés, el alemán y el italiano.

Desde entonces, el número de lenguas oficiales ha ido aumentando a medida que se incorporaban nuevos países. Aún así, hay menos lenguas oficiales que Estados miembros: algunos comparten las mismas.

En cambio, algunas lenguas regionales (como el catalán o el galés) han adquirido rango de lenguas cooficiales de la Unión Europea. Su uso oficial puede autorizarse en virtud de un acuerdo administrativo entre el Consejo y el Estado miembro solicitante.

¿Por qué?

La Comisión Europea mantiene la política de que todos los ciudadanos de la Unión tienen derecho a acceder a todos los documentos de la UE en la lengua oficial de la Comisión y deben tener la posibilidad de escribir a la Comisión y recibir respuesta en su propio idioma.

En reuniones de alto nivel entre los Estados miembros, los participantes pueden intervenir en su propio idioma. 

¿Qué papel tiene la Comisión?

Con una plantilla permanente de 1.750 traductores y 600 asistentes, la Comisión tiene uno de los mayores servicios de traducción del mundo, al que hay que añadir 600 intérpretes a tiempo completo y 3.000 autónomos.

Para reducir los costes sobre el contribuyente, en los sitios web de la Comisión Europea los visitantes, según sus necesidades reales, pueden consultar los contenidos, bien en su propia lengua, bien en otra que puedan entender. Esta política lingüística se aplica de la manera más coherente posible a toda nueva página. Para decidir si hacen falta o no muchas versiones, se aplica un método basado en datos y centrado en el usuario.