Recorrido de navegación

Inicio

Justicia civil RSS

En una Europa sin fronteras habrá muchas ocasiones en que los ciudadanos tengan que acudir a órganos jurisdiccionales de otros Estados miembro.

Aumento de las disputas transfronterizas

El uso cada vez mayor del derecho de libre circulación de personas, bienes y servicios conduce inevitablemente a un aumento potencial del número de disputas transfronterizas.

Por ejemplo:

  • Si un individuo se ve involucrado en un accidente mientras está de vacaciones.
  • Si pide por Internet una mercancía al extranjero y esta no llega nunca o resulta ser defectuosa.
  • Si un progenitor abandona su país de residencia con sus hijos y se instala en otro país sin el consentimiento del otro progenitor.

En un verdadero espacio europeo de justicia, no se debe impedir o desalentar a los individuos de ejercer sus derechos. La incompatibilidad y complejidad de los sistemas jurídicos o administrativos de los países de la UE no debería ser un obstáculo.

Cooperación judicial

La UE ha puesto en práctica una serie de medidas destinadas a ayudar a los particulares en los litigios transfronterizos. Su objetivo es garantizar que los ciudadanos puedan acercarse a los tribunales y autoridades de cualquier Estado miembro tan fácilmente como en el suyo propio.

Los principales instrumentos para facilitar el acceso a la justicia transfronteriza son:

  • El principio de reconocimiento mutuo, basado en la confianza mutua entre los países de la UE.
  • La cooperación judicial directa entre los tribunales nacionales.

En el transcurso de la última década se han establecido más de 20 instrumentos legislativos a escala europea.

La cooperación judicial en materia civil significa que existen unas normas claras en asuntos como:

  • qué país de la UE tiene jurisdicción;
  • qué tribunal es competente;
  • qué ley es aplicable; y
  • garantizar que las resoluciones judiciales de un país se reconocen y ejecutan en otros países sin dificultades.

Otros métodos alternativos de resolución de disputas, como la mediación, también han contribuido significativamente a facilitar la resolución de los conflictos transfronterizos.

Contribución de la justicia civil al crecimiento económico de la UE


Tanto las personas como las empresas deben poder acceder a la justicia fácilmente y en igualdad de condiciones en todos los países de la UE para disfrutar de todas las ventajas que ofrece el mercado único.
Son necesarias las mismas normas en toda la UE para:

  • los casos de litigios transfronterizos
  • garantizar una buena cooperación entre tribunales de diferentes países
  • hacer posible que las sentencias de los tribunales se apliquen en toda la UE.

El entorno empresarial puede mejorar significativamente gracias a:

  • una mejor tramitación de las reclamaciones comerciales 
  • la simplificación de la ejecución de las sentencias en litigios transfronterizos (reducción de costes y trámites burocráticos)
  • la introducción de normas que ayuden a los acreedores a recuperar las deudas transfronterizas (actualmente queda sin reclamar un 63%)
  • la modernización de los procedimientos de insolvencia de la UE para evitar el cierre de empresas que, de otro modo, no podrían sobrevivir.

Es preciso también que los países de la UE aumenten la eficacia de sus sistemas judiciales y pongan en marcha las reformas judiciales necesarias dentro de sus programas de recuperación económica, contribuyendo así a la política de la "justicia para el crecimiento".