Recorrido de navegación

Promotional :: «Conocimiento del medio marino 2020: de la cartografía de los fondos marinos a las previsiones oceánicas».

«Conocimiento del medio marino 2020: de la cartografía de los fondos marinos a las previsiones oceánicas».

25 November 2013

Resultados de la consulta pública. Resumen.

El 29 de agosto de 2012, la Comisión Europea lanzó una consulta sobre el Libro Verde en relación con su iniciativa «Conocimiento del medio marino 2020».  El propósito era conocer mejor las opiniones de las partes interesadas en relación con las opciones para la futura gobernanza de la iniciativa y la posible participación del sector privado. La consulta finalizó el 15 de diciembre de 2012.

Se recibieron 244 respuestas (29 de la sociedad civil, 43 del sector privado, 95 del sector público y 77 de la comunidad investigadora) procedentes de 30 países, incluidos algunos no pertenecientes a la UE cuyas aguas son limítrofes con las de los Estados miembros. Muchas de las respuestas recibidas, especialmente de los gobiernos nacionales, son el resultado de un amplio proceso de consulta interna y, por lo tanto, reflejan el punto de vista equilibrado de numerosas organizaciones, que se consideraron una muestra representativa.
La consulta aportó numerosos matices sobre cuestiones jurídicas y técnicas que serán de gran utilidad para la próxima fase de la iniciativa «Conocimiento del medio marino 2020». A continuación se presentan los mensajes principales extraídos de la consulta.

(1) Todos los grupos de usuarios convinieron en la necesidad de un acceso abierto a los datos marinos, tanto brutos como agregados. El consorcio de la sociedad civil considera que los océanos son un recurso común y que, por lo tanto, los datos sobre el medio marino deben estar disponibles sin restricciones, especialmente si han sido recogidos con fondos públicos. El sector privado se manifestó mayoritariamente en favor del acceso gratuito, excepto cuando las sensibilidades comerciales corrieran el riesgo de verse expuestas o pudiera desaparecer la motivación inicial de la recogida de datos. Según las autoridades públicas, esta solución permitiría reducir los costes del seguimiento del estado del medio ambiente. En concreto, casi todos consideran que sería más fácil obtener datos de los proyectos de investigación.

(2) Se señalaron algunas excepciones relativas a la seguridad nacional, los daños al patrimonio cultural y a los ecosistemas amenazados, la sensibilidad comercial, la necesidad de dejar tiempo a los científicos para la publicación de los datos, así como los problemas de seguridad y de fiabilidad en razón de la interpretación errónea de los datos. 

(3) Todos los participantes estuvieron de acuerdo en que la creación de una plataforma compartida para la difusión de datos pesqueros y otros datos sobre el medio marino, incluidos los difundidos a través del programa espacial Copérnico de la UE, debería ser un objetivo a largo plazo. La posible integración de estos sistemas debería permitir la cartografía ininterrumpida de temas transversales según ritmos diferentes. La interoperabilidad de los datos y la aplicación de  medidas de control de calidad adecuadas son fundamentales para alcanzar este objetivo.

(4) La arquitectura de la actual Red Europea de Observación y Datos Marinos (EMODNET), y en particular la división en siete grupos temáticos (geología, batimetría, física, química, biología, hábitats físicos y actividad humana), se consideró adecuada.

(5) La contribución que podría aportar la iniciativa EMODnet para el establecimiento de informes sobre el medio ambiente o la pesca se puso de relieve. El mecanismo de «empujar», según el cual los datos sobre el medio marino o la pesca son presentados por las autoridades públicas para satisfacer una obligación jurídica, podría ser sustituido gradualmente por un mecanismo de «extraer», en el cual los datos están disponibles en Internet y son recogidos por la autoridad competente utilizando una tecnología común. Esta solución aligeraría la carga administrativa.

(6) Hubo un amplio consenso acerca de la necesidad de establecer un mecanismo para asesorar a los Estados miembros y la UE sobre el programa de muestreo, de encuesta y de observación más efectivo para cada cuenca marítima. Se sugirió la participación de organismos científicos, convenios marinos regionales, comisiones hidrográficas regionales y entidades responsables de la recogida de datos. Conviene establecer un proceso regular que tenga en cuenta la evolución de las necesidades y de la tecnología.

(7) El sector privado está dispuesto a participar en mayor medida en iniciativas de puesta en común de datos como EMODnet. Los representantes de los sectores industriales se manifestaron ampliamente en favor de la utilización de las instalaciones en el mar o de los buques para  mejorar el seguimiento de los océanos. No obstante, preferirían un enfoque no legislativo.

(8) Algunos estimaron que varias tecnologías de observación deberían ser objeto de investigaciones más amplias. Entre estas, se consideraron de máxima prioridad nuevos sensores capaces de medir parámetros de forma automática, sin que sea necesario llevar las muestras al laboratorio.

Todas las respuestas a la consulta, junto con un resumen del informe, están disponibles en el sitio web DG-MARE. Se pidió a los participantes en la consulta que comprobaran que el proyecto de resumen reflejaba con exactitud sus puntos de vista. Sobre la base de sus respuestas a esta petición, se realizó un pequeño número de correcciones menores. El informe final será el principal punto de partida de una evaluación de impacto para determinar cuál es la mejor manera de avanzar y alcanzar los objetivos de la iniciativa «Conocimiento del medio marino 2020», a saber, aumentar la productividad de las autoridades públicas, de los organismos privados y de la comunidad investigadora, promover la innovación y reducir incertidumbres en el conocimiento del comportamiento del mar.

Buscar

Buscar todas las noticias en