Gripe

La vacunación es fundamental para proteger a las personas contra la gripe.

Para garantizar a los europeos el acceso a vacunas seguras y eficaces, la Comisión trabaja con una serie de organismos:

Vacunas estacionales

Los virus de la gripe estacional cambian cada año. Eso obliga a actualizar las vacunas para asegurarse de que funcionen. Aunque existen vacunas seguras y eficaces, los europeos no recurren a ellas en número suficiente.

El 22 de diciembre de 2009, el Consejo Europeo adoptó una Recomendación sobre vacunación contra la gripe estacional con el propósito de conseguir que se vacunaran más personas pertenecientes a los grupos de riesgo: el 75% hasta 2015.

Vacunas contra las pandemias

Cuando se declara una pandemia, no puede fabricarse una vacuna en tanto no se haya identificado el virus causante. De ahí que puedan pasar meses antes de que esté disponible una vacuna específica contra la pandemia.

La Comisión colabora con la EMEA para acelerar el procedimiento de autorización de comercialización cuando se declara una pandemia. Como las autorizaciones se basan en datos limitados, la Comisión también viene colaborando con la EMEA, el CEPCE y otros organismos con vistas a establecer un sistema eficaz de vigilancia de reacciones adversas una vez que se administra una vacuna.

Cuando surge una pandemia, la Comisión también ayuda a los países miembros a coordinar su respuesta, incluidas medidas relacionadas con la vacunación.

En 2009, la Comisión ayudó a los países miembros a elaborar una estrategia de vacunación contra la pandemia de gripe H1N1 Elija traducciones del enlace precedente English (en) (más conocida como "gripe A").