Tabaco

Política

"Dejar de fumar es muy fácil... ¡Yo lo he hecho mil veces!" (Mark Twain).

El consumo de tabaco es el mayor riesgo evitable para la salud en la UE y el principal causante de muertes prematuras: unas 700.000 al año. Alrededor del 50% de los fumadores muere prematuramente (un promedio de 14 años antes).

Además, los fumadores pasan más años de su vida con problemas de salud. Muchos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares y respiratorias guardan relación con el tabaco, causante de más problemas que el alcohol, las drogas, la hipertensión, el sobrepeso o el colesterol.

Aunque se ha avanzado mucho en los últimos años, la UE sigue teniendo un alto número de fumadores (el 28% de la población y el 29% de los jóvenes de entre 15 y 24 años).

Prioridades políticas

Para hacer frente a esta situación, la Unión Europea y sus Estados miembros han adoptado diversas medidas de control del tabaco a través de legislación, recomendaciones y campañas de información.

Son, por ejemplo:

Desde una perspectiva de salud pública, estas medidas pretenden proteger a los ciudadanos de los efectos nocivos del tabaco —fumado o consumido por otros medios— e impedir su exposición como fumadores pasivos. Pero, ante todo, su objetivo es contribuir a que los fumadores dejen de fumar y evitar que más personas se inicien en el hábito. Los fumadores jóvenes reciben una especial atención, ya que el tabaco crea adicción y el 94% de los fumadores empieza a fumar antes de cumplir los 25 años.

Productos del tabaco

El importante comercio transfronterizo de productos del tabaco y el riesgo de divergencias entre las legislaciones nacionales hacen necesaria una normativa europea común que garantice la misma protección a los consumidores en cualquier lugar de la UE. La nueva Directiva sobre productos del tabaco, que regula la fabricación, presentación y venta de los productos del tabaco y otros productos relacionados, pasó a ser aplicable en los Estados miembros de la UE el 20 de mayo de 2016.

Internacional

La UE también colabora con sus socios internacionales para reducir el consumo de tabaco a escala mundial. Los Estados miembros de la UE participan activamente, junto con la Comisión Europea, en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), tratado internacional jurídicamente vinculante para reducir el impacto negativo del consumo de tabaco en la salud y la economía.