Grupos de población

Cuestión de sexo

Biología y sociedad hacen que los riesgos para la salud, los historiales clínicos y el acceso a los servicios sanitarios sean distintos para las mujeres y los hombres.

En Europa, las mujeres viven más tiempo que los hombres (82 años frente a 76), pero ambos sexos gozan de buena salud durante prácticamente el mismo número de años (63 para las mujeres frente a 61 para los hombres).

Estrategia sanitaria de la UE

La estrategia  tiene en cuenta las diferencias entre los sexos en la política sanitaria y pone de relieve la necesidad de abordar las desigualdades de salud entre los distintos grupos sociales.

Salud femenina

Algunas enfermedades, como el cáncer de mama, la osteoporosis y los trastornos alimentarios, son más comunes en las mujeres, y otras, como la endometriosis y el cáncer de cuello de útero, son exclusivamente femeninas.

El informe que lleva por título “Data and Information on Women's Health in the European Union ” pasa revista a las cuestiones que afectan a la salud de las mujeres.

Salud masculina

Las probabilidades de contraer cáncer colorrectal y de pulmón, de sufrir cardiopatías isquémicas y de fallecer a consecuencia de estas enfermedades o de accidentes de tráfico son mayores entre los hombres. Además, existen otras enfermedades, como el cáncer de próstata, que solo afectan a los hombres.

Más información sobre la salud masculina en el informe que lleva por título “The State of Men's Health in Europe ”

Ver también el informe ampliado  y el folleto 

Salud perinatal

Atendiendo a las distintas definiciones que existen al respecto, el periodo perinatal se inicia entre 20 y 28 semanas después de la fecundación del óvulo y finaliza entre 1 y 4 semanas después del parto. Los problemas de salud perinatal  que surjan en este periodo crucial requieren una atención sanitaria especializada, tanto para el niño como la madre.

Véase también Cribado prenatal.

Salud reproductiva

La salud reproductiva  nos afecta a todos, sobre todo si queremos tener hijos y tenemos problemas para concebirlos. El retraso en la edad a la que se comienza a tener hijos hace cada vez más necesaria la información sobre problemas reproductivos.