Personas mayores

Antes de 2025, más del 20% de los europeos tendrá 65 años o más y se producirá un rápido incremento del número de personas mayores de 80 años.

Obviamente, la esperanza de vida se alarga a consecuencia del progreso, pero una vida más larga entraña también un mayor riesgo de enfermedades físicas, sensoriales y mentales.

Si logramos reducir estos riesgos al máximo, podremos estar seguros de que cuando nos hagamos mayores gozaremos de una calidad de vida digna, de independencia y de la posibilidad de participar activamente en la sociedad y la familia.