Salud mundial

Las enfermedades y sus causas no entienden de fronteras. De ahí que Europa por sí sola no pueda resolver los problemas sanitarios mundiales. Las presiones financieras y laborales a las que se encuentran sometidos los sistemas sanitarios para ofrecer una atención de calidad a las poblaciones que envejecen son también universales y solo pueden aliviarse con una colaboración internacional más estrecha.

Más información – La UE en la salud mundial – resumen Elija traducciones del enlace precedente English (en)

La UE en la gobernanza de la salud mundial

La UE y la cooperación multilateral en cuestiones sanitarias

La UE apoya a la Organización Mundial de la Salud (OMS), máxima autoridad del sistema de las Naciones Unidas en materia de salud mundial. La UE habla con una sola voz en los órganos de gobierno de la OMS. La Comisión y los gobiernos nacionales establecen una posición conjunta de la UE para su presentación ante la OMS. La Comisión coopera con la Secretaría de la OMS en materia de seguridad sanitaria, investigación y desarrollo, enfermedades no transmisibles, desigualdades en materia de salud, sistemas sanitarios e información sobre la salud.

La UE también respalda otras iniciativas multilaterales que repercuten en la salud, como por ejemplo:

La UE y la gobernanza mundial de la salud

La política comercial de la UE y la salud

Los mercados globalizados de productos, dispositivos y servicios sanitarios (en los que la UE es uno de los líderes mundiales) ofrecen oportunidades, a la par que suponen retos, en cuanto a normas de calidad y de seguridad. Por ello, la UE:

  • fomenta sus normas y reglas a escala mundial mediante la cooperación en cuestiones reglamentarias
  • integra consideraciones sanitarias en los acuerdos comerciales multilaterales y bilaterales y se niega a hacer concesiones en materia de seguridad
  • se compromete a mantener el acceso, a precios asequibles, a los medicamentos esenciales, en consonancia con la Declaración de Doha.

La política de desarrollo de la UE y la salud

El objetivo de la ayuda al desarrollo de la UE a terceros países es reducir las desigualdades en materia de salud y mejorar la cohesión social. Para ello, la UE procura ampliar el acceso a unos servicios sanitarios de calidad y reforzar la protección contra un gasto sanitario excesivo.

  • La UE ayuda a los países beneficiarios a elaborar políticas nacionales de salud y a reforzar sus sistemas sanitarios mediante más personal sanitario cualificado, medicamentos seguros, eficaces y asequibles, y financiación.
  • Con un volumen anual de 50.000 millones de euros, la UE es, con diferencia, el mayor donante del mundo: proporciona el 56% de la ayuda pública mundial.
  • En los últimos siete años, se han invertido unos 3.200 millones de euros en ayuda bilateral para contribuir a reforzar los sistemas de salud y mejorar el acceso a unos servicios sanitarios básicos de calidad para todos.
  • En la comunicación Un programa para el cambiopdf sobre la política de desarrollo de la UE, esta se compromete a dedicar al menos un 20% del presupuesto de ayuda correspondiente al período 2014-2020 al desarrollo humano, incluida la salud.
  • La UE respalda iniciativas sanitarias tanto nacionales como mundiales: por ejemplo el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria y la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI).

La UE y la seguridad sanitaria mundial

La expansión del turismo mundial aumenta los riesgos siguientes:

  • propagación de nuevos agentes patógenos y enfermedades
  • propagación de agentes patógenos resistentes a los medicamentos
  • bioterrorismo y liberación accidental de agentes patógenos.

A fin de garantizar que estemos preparados para responder a esas amenazas mundiales en materia de salud, la UE colabora con la Organización Mundial de Salud y con los países del G7 en el marco de la Iniciativa Global para la Seguridad Sanitaria Elija traducciones del enlace precedente English (en) . La Comisión y los gobiernos de la UE cooperan en el Comité de Seguridad Sanitaria de la UE Elija traducciones del enlace precedente English (en) para coordinar su enfoque ante las principales amenazas en materia de salud.

La gobernanza de la UE para la salud mundial

La Política Mundial de Salud de la UE, definida en 2010 (Comunicación de la Comisión sobre salud mundial, COM(2010) 128, Bruselas, 31 de marzo de 2010, y Conclusiones del Consejo sobre el papel de la UE en la salud mundial, 3011ª reunión del Consejo de ASUNTOS EXTERIORES, Bruselaspdf, 10 de mayo de 2010), destaca los principales desafíos y enuncia principios rectores para que la visión, la voz y la acción de la UE sean más fuertes: liderazgo, cobertura universal, coherencia de las políticas dentro de la UE y conocimientos.

Además, la Comisión ha creado el Foro Mundial de Política Sanitaria Elija traducciones del enlace precedente English (en) . Su principal objetivo es garantizar un diálogo abierto entre los servicios de la Comisión y las principales partes interesadas. Esta medida debería dar más relevancia a la voz de la UE en la sanidad mundial, garantizando la coherencia entre sus políticas de salud interiores y exteriores para alcanzar los objetivos sanitarios a escala mundial.

La UE se propone garantizar que sus políticas interiores y exteriores sean coherentes entre sí. Una política sanitaria global, a escala mundial, afecta a distintos ámbitos de actuación, como el comercio, la financiación, la ayuda al desarrollo, la migración, la seguridad y la lucha contra el cambio climático. También supone trabajar en colaboración con todos los demás organismos y grupos de interés.

La UE defiende una cobertura sanitaria equitativa, universal y de alta calidad y desempeña una función primordial para impulsar los avances en materia de desafíos sanitarios mundiales, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con la salud y las enfermedades no transmisibles.

Con sus Estados miembros, la UE fomenta una financiación eficaz y justa de la investigación en beneficio de la salud de todos. Asimismo, procura garantizar que los productos innovadores sean seguros, eficaces, accesibles y asequibles.