Políticas

Los daños relacionados con el alcohol constituyen una cuestión de salud pública sumamente preocupante en la UE, donde son responsables de más del 7% de los problemas de salud y de las muertes prematuras. Incluso un consumo moderado de alcohol aumenta el riesgo a largo plazo de sufrir cardiopatías, enfermedades hepáticas y cáncer, y el consumo frecuente de cantidades elevadas puede provocar dependencia.

Cualquier cantidad de alcohol puede suponer un riesgo durante el embarazo y al volante. Los jóvenes están especialmente expuestos a los efectos a corto plazo de la intoxicación etílica, entre los que se incluyen los accidentes y la violencia. No en vano las muertes relacionadas con el alcohol representan en torno al 25% de todas las muertes de varones jóvenes de edades comprendidas entre 15 y 29 años.

Estrategia de la UE en materia de alcohol

Coordinación a escala de la UE

Promoción y apoyo