Language selector

 
left
  slide
right
transtrans
 

es da de el en fr it nl pt fi sv

Seguridad alimentaria

BSE

Bruselas, 2 de abril de 2001

Preguntas y respuestas sobre la situación de la EEB en terceros países

¿Cuál es la actual posición de la Unión Europea con respecto al riesgo de EEB en la carne de vacuno y los productos a base de esta carne importados de terceros países?

Aunque, salvo en Suiza, no se ha detectado ningún caso nativo de EEB en países no miembros de la Unión Europea, el Comité director científico sí ha determinado riesgos potenciales debidos a factores tales como antiguas importaciones de bovinos vivos y de harina de carne y huesos procedentes del Reino Unido y de otros países afectados por la EEB, la alimentación de rumiantes con harina de carne y huesos de mamíferos, las prácticas para la transformación de subproductos animales, la vigilancia de la EEB y las medidas educativas, etc. En consecuencia, la Comisión ha decidido que el nivel de protección de los consumidores europeos en relación con las importaciones sea equivalente al que se exige a los productos procedentes de la Unión Europea.

¿Por qué aplica la Unión Europea restricciones a las importaciones de terceros países?

Las restricciones son necesarias, dado que tanto la OMS como la FAO y el Comité director científico de la Comisión han determinado la posibilidad de que la EEB esté presente en algunos terceros países. A su vez, se hacen necesarias medidas que aseguren que el nivel de protección en relación con las importaciones de carne y productos cárnicos sea equivalente al que se aplica a los productos procedentes de la Unión Europea. Actualmente, se exige retirar y destruir los materiales especificados de riesgo en todos los Estados miembros, incluso en aquellos en los que el Comité director científico considera improbable la presencia de EEB.

¿Qué repercusiones tiene esta propuesta en el ámbito de la salud pública?

La propuesta ofrece una protección adicional contra la EEB. En este momento no existe ninguna medida comunitaria que prohíba las importaciones procedentes de terceros países de materiales especificados de riesgo o de productos cárnicos que contengan estos materiales. A partir del 1 de abril de 2001 estarán prohibidas esas importaciones, con excepción de las que provengan de terceros países donde el Comité director científico considere altamente improbable la presencia de EEB.

¿Se trata acaso de una propuesta proteccionista?

No; la propuesta es proporcionada y no discriminatoria. La situación de riesgo de los terceros países ha sido evaluada por el Comité director científico de la misma manera que la de los Estados miembros de la Unión Europea. Esa situación de riesgo es el único factor determinante a la hora de decidir el nivel de protección exigido en relación con los materiales especificados de riesgo. La existencia de EEB se ha considerado altamente improbable en diez terceros países que, por lo tanto, quedan exentos de toda restricción. No hay un solo Estado miembro que haya obtenido una clasificación similar. La decisión de la Comisión de retirar todos los materiales especificados de riesgo se notificó por primera vez a la OMC en julio de 1997; en esa ocasión se recibieron varios comentarios, pero la medida legislativa no llegó a entrar en vigor por diversas razones. La Decisión adoptada en junio de 2000 fue así mismo notificada, y ningún país tercero comentó nada al respecto. No obstante, de acuerdo con el compromiso de la Unión Europea de revisar de manera continua la evolución de los conocimientos científicos, cualquier prueba que se descubra en el futuro se evaluará convenientemente.

¿Se esperan quejas por parte de los terceros países?

Es obvio que todo nuevo requisito acarrea unos determinados costes. Sin embargo, a la luz de la cuidadosa determinación del riesgo llevada a cabo por el Comité director científico de una manera muy transparente y basándose en la información proporcionada por las autoridades competentes de los países afectados, y en vista del carácter proporcionado y no discriminatorio de las medidas, las quejas, si las hay, serán infundadas. Además, la legislación contempla una excepción para los terceros países que entran en la categoría I (presencia altamente improbable de EEB) de la determinación del riesgo geográfico realizada por el Comité director científico.

¿Cuáles son las implicaciones comerciales?

No se interrumpirá el comercio de canales de vacuno, pues está establecida la retirada de la columna vertebral (uno de los materiales especificados de riesgo) en la Unión Europea, y no en el país tercero antes de la exportación. No obstante, los terceros países deberán garantizar que ninguna de sus técnicas de sacrificio de animales está prohibida en la Unión Europea. Además, la mayor parte de la carne de vacuno con la que se comercia está deshuesada y, por lo tanto, no se ve afectada.

¿Saben los terceros países lo que implica esta Decisión?

La Decisión 2000/418 de la Comisión, que establece la prohibición de los materiales especificados de riesgo en las importaciones de terceros países, se aprobó en junio de 2000 y se notificó a la OMC de acuerdo con el procedimiento habitual, pero ninguno de los socios comerciales de la Unión Europea comentó nada al respecto. Además, la Comisión invitó a los países terceros autorizados a exportar los productos en cuestión a la Unión Europea a presentar informes sobre su situación epidemiológica con respecto a la EEB en 1998. También se han mantenido numerosos contactos con terceros países para advertirles de la posición de la Comunidad en relación con la EEB, en particular por lo que respecta a las implicaciones para las importaciones.

¿Cómo ha llegado la Comisión a esa determinación del riesgo?

A iniciativa de la Comisión, el Comité director científico llevó a cabo una determinación del riesgo geográfico de EEB en los Estados miembros y en terceros países. La metodología utilizada se desarrolló durante más de dos años y se publicó por primera vez en Internet en diciembre de 1998. Esta determinación se basó en los informes presentados por los países interesados en respuesta a una Recomendación de la Comisión de 1998 en la que se precisaba la información necesaria para llevar a cabo esa determinación. La información se refería, en particular, a las importaciones de bovinos y harina de carne y huesos procedentes del Reino Unido y de otros países afectados por la EEB, a las normas de transformación de subproductos animales, al uso de MER, a la alimentación de rumiantes con harina de carne y huesos de mamíferos, etc.

¿Cuáles son las distintas categorías de riesgo?

El Comité director científico ha determinado las cuatro categorías siguientes:

Categoría I EEB altamente improbable

Categoría II EEB improbable pero no descartada

Categoría III EEB probable pero no confirmada, o confirmada a un nivel inferior

Categoría IV EEB confirmada a un nivel superior

¿Qué supone para un país tercero estar en una categoría o en otra?

La presente Decisión sólo distingue dos grupos de países: aquéllos en los que la presencia de EEB es altamente improbable (categoría I) y que, por lo tanto, están exentos de certificar la ausencia de MER, y aquéllos en los que, o bien existe la EEB, o bien su presencia no se puede descartar. Los mismos criterios se han aplicado a los Estados miembros de la Unión Europea, todos los cuales entran dentro de las categorías 2 a 4 y están obligados a retirar los MER.

La situación de riesgo geográfico de un país, ¿es un indicador de la inocuidad de su carne de vacuno?

No. Toda la carne de vacuno que se comercializa debe ser segura, con independencia de la determinación del riesgo geográfico del país de producción. Esto exige aplicar diversas medidas protectoras, especialmente la retirada de los materiales especificados de riesgo y la vigilancia activa para evitar que ningún caso de EEB entre en la cadena alimentaria. En algunas ocasiones, estas medidas pueden ser más estrictas, en función de la situación de riesgo del país de que se trate. Por ejemplo, a los países de la categoría I no se les exige que retiren los materiales especificados de riesgo, al contrario que a los países incluidos en las demás categorías.

¿Existe alguna clasificación internacional del riesgo comparable?

La Oficina Internacional de Epizootias (OIE) ha trabajado durante algún tiempo en una clasificación de la EEB y ha establecido cinco categorías muy parecidas al sistema concebido por el Comité director científico. Sin embargo, entre las funciones de la OIE no está el clasificar a países individuales a lo largo de un periodo de tiempo considerable, por lo que la Comisión ha procedido a fijar una clasificación propia, basada en principios científicos de la determinación del riesgo establecidos por el Comité director científico. La Comisión se propone adaptar su sistema al de la OIE cuando el Consejo y el Parlamento Europeo aprueben la actual propuesta de reglamento relativo a las encefalopatías espongiformes transmisibles.

¿Tendrían motivos los consumidores de terceros países para desconfiar de la inocuidad de su carne de vacuno?

No es tarea de la Comisión aconsejar sobre la inocuidad de la carne de vacuno en terceros países. Aunque, salvo en Suiza, no se han detectado casos nativos de EEB en países no miembros de la Unión Europea, la determinación del riesgo llevada a cabo por el Comité director científico sería de gran interés para las autoridades de salud pública de terceros países a la hora de diseñar sus propias estrategias de lucha contra la EEB. Por ejemplo, muchos de ellos han implantado ya medidas aplicadas en la Unión Europea, como la prohibición de alimentar a los rumiantes con harina de carne y huesos de mamíferos, la realización de pruebas de EEB a los bovinos, la mejora de la vigilancia, las medidas educativas relacionadas con la EEB, etc. Debe tenerse en cuenta que no se ha demostrado que la carne de vacuno, como tal, transmita la enfermedad. Los tejidos clave en este sentido son los denominados materiales especificados de riesgo (MER) y, en particular, los sesos y la espina dorsal de los animales de mayor edad.

Top

BSE
SEGURIDAD ALIMENTARIA | SALUD PÚBLICA | CONSUMIDORES | DIRECCIÓN GENERAL DE SANIDAD Y PROTECCIÓN DE LOS CONSUMIDORES

 
lefttranspright

 

  Print  
Public HealthFood SafetyConsumer Affairs