Language selector

 
left
  Enfermedades animales - Introducciónslide
right
transtrans
 

Los principios de la estrategia comunitaria en materia de enfermedades animales y sus principales instrumentos de aplicación se pueden resumir de la manera siguiente:

  • Medidas de control contra las principales enfermedades epizoóticas, fundamentalmente las incluidas en la lista A de enfermedades de la OIE, como la fiebre aftosa y la peste porcina clásica, que han de adoptarse tan pronto como se sospeche la aparición de una enfermedad.

    En el caso del brote de una enfermedad, los animales de la explotación infectada se sacrifican y sus canales se destruyen con el fin de interrumpir la cadena de infección lo antes posible. Cuando se considere necesario, también se puede llevar a cabo el sacrificio preventivo de los animales de explotaciones sobre las que existan sospechas (contacto). La vacunación de emergencia puede utilizarse como medida adicional para lograr la erradicación. No se aplica de manera generalizada la vacunación preventiva contra la fiebre aftosa y la peste porcina clásica, ya que puede «ocultar» a los agentes infecciosos y favorecer la propagación de la enfermedad. No obstante, para algunas enfermedades, como la fiebre catarral ovina, que no se pueden controlar de manera eficaz por otros medios, la vacunación se aplica como el principal instrumento para el control de la enfermedad.

  • Programas de erradicación y vigilancia para enfermedades presentes en la Comunidad, como la rabia, la brucelosis y la tuberculosis, que son objeto de programas nacionales cofinanciados por la UE.

  • La aplicación del concepto de « regionalización» en el caso de la aparición de una enfermedad, que consiste en la aplicación de medidas encaminadas a luchar contra la enfermedad y eliminarla en la zona infectada sin aplicar restricciones en el resto del país.

  • El registro de las explotaciones, la identificación de los animales y la implantación de un sistema informatizado que enlaza más de 2 500 oficinas de las autoridades veterinarias centrales y locales en toda la UE ( ANIMO), el cual permite la notificación avanzada del comercio de animales y sus productos. Estos instrumentos son esenciales para garantizar la trazabilidad de estas mercancías y los controles adicionales pertinentes.

  • La transparencia en lo referente a la situación sanitaria de los animales en los Estados miembros. La aparición de las enfermedades más importantes debe notificarse a la Comisión y al resto de los Estados miembros a través del Sistema de notificación de enfermedades animales, un sistema informatizado en el que ahora participan también otros muchos países europeos además de los Estados miembros (Países de próxima adhesión y países candidatos, Islandia, Noruega, Suiza, etc.).

  • Planes de emergencia en cada Estado miembro para hacer frente a las enfermedades epizoóticas, de modo que las autoridades competentes puedan garantizar la rápida aplicación de las medidas de control que resulten más oportunas, teniendo en cuenta la situación epidemiológica local.

  • Los laboratorios de referencia nacionales y comunitarios a fin de garantizar la homogeneidad de las pruebas y el apoyo de los expertos a la Comisión y los Estados miembros.

La aplicación de las medidas previstas en la legislación es competencia de los Estados miembros. No obstante, estos cuentan con el apoyo financiero de la UE en lo relativo a los gastos incurridos como consecuencia de las medidas aplicadas, que pueden incluir medidas de compensación a los propietarios de las explotaciones que sufran pérdidas económicas graves debido a enfermedades animales.

La Comisión es responsable de velar por la correcta aplicación de la legislación comunitaria, de proponer nueva legislación al legislador 1 y de aprobar las normas de aplicación adecuadas. Con anterioridad a la aprobación, dichas normas se debaten con los expertos de los Estados miembros en el Comité permanente de la cadena alimentaria y de sanidad animal (Sección de salud y bienestar animal, donde se intercambia información sobre la situación sanitaria animal con regularidad.

En el caso de una emergencia, la Comisión puede adoptar también medidas adicionales de control ad hoc (cláusulas de salvaguardia), siempre que sean necesarias para la protección de la salud pública o animal. Por tanto, la Comisión desempeña un papel fundamental en la gestión de los problemas de salud animal más urgentes e importantes.



----------------------------------------------------------------------------------------------------

1 La legislación comunitaria sobre salud animal la aprueba normalmente el Consejo (art. 37 del Tratado, procedimiento de consulta). No obstante, en el caso de que dicha legislación afecte directamente a la seguridad alimentaria o la salud humana, el Parlamento Europeo también desempañará un papel destacado en su aprobación (art. 152 del Tratado, procedimiento de codecisión).

 
lefttranspright

 

  Print  
Public HealthFood SafetyConsumer Affairs
   
   
requires javascript