Pesca

INSEPARABLE - Eat, Buy and Sell Sustainable FishINSEPARABLE - Eat, Buy and Sell Sustainable FishINSEPARABLE - Eat, Buy and Sell Sustainable FishINSEPARABLE - Eat, Buy and Sell Sustainable Fish

Buscar
Suscríbase a nuestro boletín
European Market Observatory for Fisheries and Aquaculture Products
Acceso rápido
Noticias
The European Parliament has today endorsed the European Maritime and Fisheries Fund (EMFF) with an overwhelming majority. With a budget of €6.5 billion for 2014-2020, the fund will finance projects to implement the new reformed Common Fisheries Policy (CFP) and provide financial support to fishermen, fish farmers and coastal communities to adapt to the changed rules. The Fund will also finance projects to boost 'blue' growth and jobs under the EU's Integrated Maritime Policy (IMP).
Speech by Maria Damanaki, European Commissioner for Maritime Affairs and Fisheries, at the Conference "Portugal: Path to Growth and Jobs", Lisbon

Preguntas frecuentes

Preguntas y respuestas sobre la reforma de la Política Pesquera Común

¿Por qué es necesaria una nueva política?

La política pesquera de Europa necesita urgentemente una reforma. Los buques de pesca capturan hoy más pescado del que puede reproducirse sin riesgos, acortando así algunas poblaciones de peces y poniendo en peligro el ecosistema marino. Tres de cada cuatro poblaciones están sobreexplotadas actualmente: el 82 % de las poblaciones mediterráneas y el 63 % de las atlánticas. El sector pesquero registra hoy una disminución de las capturas y se enfrenta a un futuro incierto.

Es en este contexto en el que la Comisión está proponiendo una ambiciosa reforma de la política que permita establecer las condiciones necesarias para que la pesca y las pesquerías —y el medio marino que las sustenta— puedan tener un futuro mejor. La reforma contribuirá a la aplicación de la Estrategia Europa 2020 dado que la política resultante de ella se desarrollará como parte de la economía marítima general, con el fin de garantizar para los mares y las zonas costeras de la UE medidas más coherentes orientadas a un mayor rendimiento económico del sector, un crecimiento inclusivo y una cohesión más profunda de esas zonas.

La sostenibilidad es parte esencial de la reforma propuesta. Pesca sostenible es aquélla cuyos niveles de captura no ponen en peligro la reproducción de las poblaciones y hacen posibles unos altos rendimientos a largo plazo. Esto exige gestionar la cantidad de peces que se extrae del mar a través de la pesca. La Comisión propone que para 2015 las poblaciones se exploten ya a un nivel sostenible, entendido éste como el mayor volumen de capturas que puede realizarse año tras año sin peligro y que mantiene el tamaño de la población en un nivel de productividad máxima. Este nivel se conoce como «rendimiento máximo sostenible» (MSY). Tal objetivo está establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y fue adoptado en 2002 en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible como meta que el mundo debe alcanzar antes de que finalice 2015.

Las estimaciones1 indican que, si las poblaciones se explotaran de forma sostenible, su tamaño aumentaría alrededor de un 70 %. Además, el total de capturas se incrementaría cerca de un 17 %, el margen de beneficios podría multiplicarse por un factor de tres, el rendimiento de las inversiones sería seis veces mayor y el valor añadido bruto en el sector extractivo se elevaría casi un 90 %, lo que representaría 2 700 millones de euros en la próxima década.

Asimismo, pescar de forma sostenible liberaría al sector extractivo de su dependencia del apoyo público y facilitaría la consecución de unos precios estables en condiciones transparentes, aportando claros beneficios a los consumidores. De todo ello resultaría un sector fuerte, eficaz y económicamente viable que operaría en las condiciones del mercado y desempeñaría un papel más activo e importante en la gestión de las poblaciones.

¿Cuáles son los principales elementos de las nuevas propuestas?

Gestión plurianual basada en un enfoque ecosistémico

Para poder reconstruir en Europa una economía pesquera dinámica, es preciso que el medio marino sea protegido con más efectividad. De ahora en adelante, las pesquerías de la UE se gestionarán con planes plurianuales, acordes con el enfoque ecosistémico y el principio de precaución, para garantizar que los efectos de las actividades pesqueras en el ecosistema marino sean limitados. El sector pesquero dispondrá así de una base más sólida y estable para su planificación y sus inversiones a largo plazo. Esto permitirá salvaguardar los recursos y maximizar los rendimientos a largo plazo.

Frente a los planes de gestión plurianuales actuales, que sólo afectan a poblaciones individuales, cada uno de los nuevos planes plurianuales cubrirá la totalidad de una pesquería, lo que permitirá gestionar más poblaciones con menos planes y facilitar así para 2015 la consecución de unos niveles sostenibles. Las poblaciones que no queden sujetas a ningún plan se gestionarán con las posibilidades de pesca que fije el Consejo y con las otras medidas técnicas y de conservación que forman parte del catálogo de instrumentos propuestos.

Prohibición de los descartes

Según las estimaciones realizadas, los descartes, es decir, la práctica que consiste en devolver al mar los peces que por una u otra razón no interesan, representan el 23% del total de las capturas (¡y considerablemente más en el caso de algunas pesquerías!). Esta práctica inaceptable será eliminada gradualmente de acuerdo con un calendario de aplicación preciso y en combinación con algunas medidas de acompañamiento. Los pescadores estarán obligados a desembarcar todas las especies comerciales que hayan capturado, pero el pescado que se sitúe por debajo de la talla mínima no podrá venderse para el consumo humano.

Los Estados miembros velarán por que los buques pesqueros que enarbolen su pabellón estén equipados de forma que puedan facilitar con relación a todas sus actividades de pesca y de transformación una documentación completa que permita controlar el cumplimiento de la obligación de desembarcar todas las capturas.

Esta medida permitirá obtener datos más fiables sobre las poblaciones de peces y, además de facilitar una mejor gestión, aumentará la eficacia en la utilización de los recursos. Será también un incentivo para que los pescadores eviten las capturas no deseadas buscando soluciones técnicas adecuadas, como, por ejemplo, el uso de artes de pesca más selectivos.

Aumento de la rentabilidad de la pesca

A partir de 2014 se introducirá un sistema de cuotas de captura transferibles, denominadas «concesiones», para los buques de más de 12 m de eslora y para todos los que utilicen artes de arrastre. Basadas en los principios que se acuerden a nivel de la UE, las concesiones serán distribuidas por los Estados miembros de forma transparente y conferirán a sus titulares el derecho a una parte de las posibilidades de pesca nacionales de cada año. Los operadores podrán alquilar o intercambiar sus cuotas dentro de su propio Estado miembro, pero no con los operadores de otros Estados miembros. Las concesiones tendrán una validez mínima de 15 años, pero podrán revocarse antes de su expiración en caso de que su titular cometa una infracción grave. Los Estados miembros podrán crear una reserva y cobrar una tarifa por las concesiones.

Este nuevo sistema no sólo ofrecerá al sector pesquero perspectivas de más largo plazo y mayor flexibilidad, sino que además aumentará su nivel de responsabilidad y permitirá al mismo tiempo reducir la sobrecapacidad. Mientras algunos operadores se verán incitados a ampliar sus concesiones, otros, en cambio, podrán decidir abandonar el sector. Se prevé que en el marco de este sistema los ingresos aumenten de aquí a 2022 más de un 20 %, y el salario de las tripulaciones, entre un 50 % y más de un 100 %2.

Apoyo a las pesquerías artesanales

La flota artesanal representa el 77 % del total de la flota de la UE en número de buques, pero sólo un 8 % en tonelaje (tamaño de los buques) y un 32 % en potencia del motor. Es frecuente que las pesquerías costeras artesanales desempeñen un importante papel en el tejido social y en la identidad cultural de numerosas regiones marítimas de Europa. Debe ofrecérseles por tanto un apoyo específico. La reforma de la PPC amplía hasta 2022 el derecho de los Estados miembros a restringir la pesca en la zona situada a menos de 12 millas náuticas de su línea de costa y permite, además, que las pesquerías artesanales queden exentas del sistema de concesiones de pesca transferibles. El instrumento financiero que se aplicará al sector pesquero comprenderá una serie de medidas en favor de la pesca artesanal y ayudará a las economías locales a adaptarse a los cambios.

Desarrollo de una acuicultura sostenible

Si se mejora el marco de la acuicultura, se aumentarán en la UE la producción y el suministro de productos del mar, se reducirá la dependencia de las importaciones de pescado y se impulsará el crecimiento de las zonas costeras y rurales. Cada Estado miembro tendrá que elaborar antes de que finalice 2014 un proyecto de plan estratégico nacional para eliminar los obstáculos administrativos y garantizar el cumplimiento de las normas medioambientales, sociales y económicas en el sector de la acuicultura. Además, se creará un nuevo Consejo Consultivo de Acuicultura para que dictamine en asuntos relacionados con el sector. No cabe duda, por lo demás, de que la UE tendrá que desempeñar un papel en el desarrollo de la acuicultura, dado que las decisiones tomadas a nivel nacional pueden tener repercusiones en el desarrollo del sector de los Estados miembros vecinos.

Mejora de los conocimientos científicos

Para poder tomar decisiones de gestión que sean sólidas y lograr una aplicación efectiva de la PPC reformada, es esencial disponer de información fiable y actualizada sobre el estado de los recursos marinos. La propuesta establece las normas y obligaciones básicas que incumben a los Estados miembros en materia de recogida de datos, gestión, disponibilidad de la información y acceso de la Comisión. Los Estados miembros deberán encargarse de recabar, mantener y compartir los datos científicos sobre las poblaciones de peces y sobre el impacto de la pesca a nivel de cuenca marítima. Para coordinar esa actividad, se establecerán programas de investigación nacionales.

Descentralización de la gobernanza

La propuesta de la Comisión aclara el papel y las obligaciones de cada actor y descentraliza la toma de decisiones aproximándola a las bases. Se pondrá fin así a la microgestión realizada desde Bruselas, limitándose los legisladores de la UE a definir el marco general, los principios básicos, los objetivos globales, los indicadores de rendimiento y los calendarios. Serán, pues, los Estados miembros los que decidan las disposiciones de aplicación efectivas y los mecanismos de cooperación a nivel regional. La propuesta, no obstante, contiene disposiciones para garantizar que las medidas adoptadas por los Estados miembros interesados sean compatibles y eficaces. Se establece, además, un mecanismo de seguridad para que la Comisión pueda actuar en aquellos casos en que los Estados miembros no puedan alcanzar un acuerdo o en que no se estén logrando los objetivos fijados.

Nueva política de mercado - responsabilización del sector y mejor información a los consumidores

Como parte del paquete de medidas con el que se pretende garantizar que la organización del mercado común de los productos de la pesca contribuya a alcanzar los objetivos de la nueva PPC, se propone una nueva política de mercado. Esta nueva política tiene por objeto reforzar la competitividad del sector de la UE, aumentar la transparencia de los mercados y garantizar la igualdad de condiciones para todos los productos que se comercialicen en la Unión.

La propuesta quiere también modernizar el régimen de intervención dado que el sistema actual —gastar dinero público para destruir pescado— ha dejado de ser justificable. Tal sistema será sustituido por un mecanismo de almacenamiento simplificado que permitirá a las organizaciones de productores comprar productos de la pesca cuando los precios desciendan por debajo de un determinado nivel y almacenarlos para su comercialización más adelante. Este nuevo régimen vendrá a reforzar la estabilidad del mercado.

Las organizaciones de productores, además, desempeñarán un papel más importante en las tareas colectivas de gestión, seguimiento y control. Por otra parte, al mejorar la comercialización de los productos de la pesca y de la acuicultura de la UE, se contribuirá a reducir los gastos innecesarios y se facilitará la transmisión a los productores de la información necesaria sobre la situación del mercado.

De igual forma, las nuevas normas de comercialización en materia de etiquetado, calidad y rastreabilidad ofrecerán información más clara a los consumidores, favoreciendo así su apoyo a la pesca sostenible. Para el etiquetado de los productos, habrá cierta información que sea obligatoria (como, por ejemplo, la que permita distinguir los productos de la pesca de los de la acuicultura), mientras que otra tendrá carácter facultativo.

Instrumento financiero moderno y adaptado

La UE prestará asistencia financiera para apoyar los objetivos de sostenibilidad de la nueva PPC. La asistencia financiera se supeditará al cumplimiento de las normas, y este principio se aplicará tanto a los Estados miembros como a los operadores.

En el caso de los Estados miembros, el incumplimiento de las normas podrá acarrear la interrupción, suspensión o corrección de la asistencia financiera prestada por la Unión. Por su parte, los operadores que cometan infracciones graves podrán verse prohibido el acceso a las ayudas financieras o sufrir reducciones en ellas. La propuesta, por lo demás, impone a los Estados miembros la obligación de, al conceder una ayuda financiera, tener en cuenta el comportamiento reciente que hayan tenido los operadores (en especial, la ausencia de infracciones graves).

Dentro de 2011, se presentará también una propuesta destinada a la creación para el período 2014-2020 de un Fondo europeo marítimo y de la pesca como nuevo instrumento financiero. En el marco financiero plurianual, la Comisión propuso para ese fondo un presupuesto de 6 700 millones de euros.

Responsabilidad internacional

De acuerdo con la FAO, casi el 85 % de las poblaciones de peces del planeta de las que se tiene información se encuentran completamente explotadas o sobreexplotadas. Como primer importador mundial de productos de la pesca en términos de valor, la UE debe actuar tanto dentro como fuera de sus fronteras. La política exterior en el ámbito de la pesca ha de formar parte integrante de la PPC, de modo que, tanto en las organizaciones regionales como en las internacionales, la UE tiene que defender los principios de sostenibilidad, conservación de las poblaciones y biodiversidad marina. Debe también establecer alianzas y emprender acciones con sus principales socios para combatir la pesca ilegal y reducir la sobrecapacidad.

En los acuerdos de pesca bilaterales con terceros países, la UE tendrá que fomentar la sostenibilidad, la buena gobernanza y los principios de la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho. Los actuales acuerdos de asociación pesqueros serán sustituidos por acuerdos de pesca sostenible que garanticen que las actividades pesqueras se apoyen en rigurosos dictámenes científicos y se dirijan únicamente a la explotación de aquellos recursos que el país socio no pueda o no quiera pescar él mismo. En virtud de los nuevos acuerdos, los países socios serán compensados por autorizar el acceso a sus recursos pesqueros y recibirán una ayuda financiera para impulsar en ellos la aplicación de una política pesquera sostenible.

¿Se prevén nuevas normas en materia de control y de ejecución?

La propuesta guarda coherencia con el nuevo régimen de control establecido por la UE en 20103 y viene a integrar los principales elementos del régimen de control y de ejecución que garantiza el cumplimiento de las normas de la PPC. Teniendo en cuenta la nueva obligación de desembarcar todas las capturas para evitar los descartes, la Comisión propone establecer obligaciones de seguimiento y control —que se centren particularmente en unas actividades pesqueras plenamente documentadas— y lanzar proyectos piloto para las nuevas tecnologías de control de la pesca que contribuyan a la consecución de una pesca sostenible.

¿Cuándo entrará en vigor la reforma?

Las nuevas normas entrarán en vigor una vez que las propuestas hayan sido aprobadas por el Consejo de Ministros y por el Parlamento Europeo. Su aplicación tendrá lugar de forma progresiva debido a la necesidad de dejar al sector el tiempo suficiente para adaptarse y comenzar a dar resultados. La reforma, no obstante, fija unos plazos precisos. La fecha que se prevé para la adopción y entrada en vigor de la nueva normativa es el 1 de enero de 2013.

Véase también: IP/11/873

Preguntas y respuestas sobre el nuevo Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP)

¿Qué es el FEMP?

El FEMP es el nuevo instrumento financiero que ayudará a cumplir los objetivos de crecimiento, empleo y sostenibilidad de la Política Pesquera Común (PPC) reformada y servirá de base para la aplicación de la Política Marítima Integrada (PMI) de la UE.

Este instrumento sustentará la dimensión social de la PPC reformada y creará valor añadido para la dimensión terrestre de la política, a través, entre otros elementos, del apoyo a la acuicultura y a un desarrollo territorial sostenible e integrador. El FEMP forma parte del marco financiero plurianual de la UE para el período 2014-2020. La dotación correspondiente a los asuntos marítimos y pesqueros para el periodo citado asciende, en precios corrientes, a un total de 7400 millones EUR, si bien en esta cantidad se incluyen los acuerdos de colaboración con terceros países y las aportaciones a las organizaciones regionales de ordenación pesquera. El presupuesto que corresponde propiamente al FEMP es de 6 500 millones EUR. 

¿Cuáles son las prioridades del FEMP?

El FEMP se centra en los objetivos estratégicos a largo plazo de las dos políticas: en el caso de la Política Pesquera Común, se trata del objetivo de conseguir que el sector de la pesca y de la acuicultura sea sostenible y competitivo; en el de la Política Marítima Integrada, lo que se persigue es instaurar un marco político coherente y contribuir a un desarrollo territorial equilibrado e integrado de las zonas pesqueras. En consonancia con la Estrategia Europa 2020, estos grandes objetivos para el período 2014-2020 se estructuran en torno a cuatro pilares dentro del FEMP:

  • Pesca inteligente y ecológica, con el fin de fomentar la transición a una pesca sostenible que sea más selectiva, no produzca descartes y cause menos daños a los ecosistemas marinos. La ayuda estará centrada en la innovación y el valor añadido, para hacer que el sector pesquero sea económicamente viable y resistente a las perturbaciones exteriores y a la competencia de terceros países.
  • Acuicultura inteligente y ecológica, para convertir esta actividad en un sector económicamente viable, competitivo y ecológico, capaz de hacer frente a la competencia mundial y de proporcionar al mismo tiempo a los consumidores de la UE productos saludables y de alto valor nutritivo.
  • Desarrollo territorial sostenible e integrador, a fin de invertir la tendencia al declive de muchas comunidades costeras e interiores dependientes de la pesca, añadiendo más valor a las actividades relacionadas con la pesca y promoviendo la diversificación hacia otros sectores de la economía marítima.
  • Política Marítima Integrada, para respaldar aquellas prioridades transversales que generan ahorro y crecimiento, tales como el conocimiento del medio marino, la ordenación del espacio marítimo, la gestión integrada de las zonas costeras, la vigilancia marítima integrada, la protección del medio marino y de la biodiversidad y la adaptación a los efectos adversos del cambio climático en las zonas costeras.

Además de estos cuatro pilares, el FEMP incluirá medidas complementarias relacionadas con la recopilación de datos y el asesoramiento científico, el control, la gobernanza, los mercados de productos de la pesca (incluidos los de las regiones ultraperiféricas), las aportaciones voluntarias a las organizaciones regionales de ordenación pesquera y la asistencia técnica.

¿Qué cambia con el nuevo Fondo?

En comparación con el actual sistema de financiación en el marco del Fondo Europeo de Pesca (FEP), los principales cambios serán los siguientes:

  • Cesará la ayuda financiera destinada al desguace de buques. Este tipo de ayuda, que ya ha sido probada por la UE, ha resultado ineficaz, pues, al tiempo que se desguazaba un buque, en otro se introducían mejoras, con lo que el efecto final ha sido incrementar la capacidad de la flota.
  • Los instrumentos financieros existentes se integrarán en un fondo único, lo que contribuirá a una notable simplificación y a la reducción de los trámites burocráticos, al unificarse distintas disposiciones administrativas.
  • La financiación quedará vinculada, a través de la condicionalidad, a los objetivos fundamentales de la reforma de la PPC. En particular, la financiación del FEMP quedará supeditada al cumplimiento de los objetivos y normas de la PPC por parte de los Estados miembros y de los operadores (véase más abajo).
  • La PPC se integrará, en una medida mucho mayor, en la política marítima general, lo que brindará nuevas posibilidades de crecimiento y empleo.
  • Se garantizará, a través del Marco Estratégico Común, una estrecha coordinación con otros fondos.

¿Quienes serán los beneficiarios del Fondo y de qué modo se beneficiarán de él?

  • Las comunidades costeras y de interior europeas que dependen de la pesca, pues disfrutarán de nuevas posibilidades de crecimiento y empleo en el sector de la pesca y de la acuicultura, así como en otros sectores de la economía marítima, lo cual ejercerá, a su vez, un impacto positivo en el crecimiento y el desarrollo locales.
  • El sector pesquero europeo, ya que obtendrá ayuda para facilitar la aplicación de la reforma y reducir el déficit en materia de innovación.
  • El sector acuícola europeo, dado que podrá acceder a la financiación siempre y cuando impulse el crecimiento ecológico, la innovación y la competitividad.
  • La industria de transformación europea, pues se beneficiará de suministros estables de productos tanto del entorno silvestre como de la acuicultura.
  • Los consumidores europeos, ya que tendrán acceso a productos de la pesca y de la acuicultura saludables y de alto valor nutritivo.
  • Los científicos y los investigadores en los ámbitos del medio ambiente marino, el cambio climático, la protección del litoral, la gobernanza, las ciencias sociales, la economía marítima, etc.
  • Las empresas que desarrollan actividades económicas en la costa o en mar abierto y las empresas que les proporcionan servicios.
  • Las autoridades responsables de diversos aspectos de los asuntos marítimos, tales como la protección del medio ambiente, la vigilancia o la ordenación espacial.
  • A los beneficiarios se les aplicará una normativa más sencilla.

¿De qué manera se garantiza la sostenibilidad medioambiental?

Se ha procedido a la racionalización y revisión de las medidas actuales, con objeto de fortalecer su vínculo con la sostenibilidad medioambiental. El exceso de capacidad continúa siendo el principal problema de la PPC y una de las causas fundamentales de la sobrepesca. No obstante, dado que el desguace para suprimir el exceso de capacidad ha resultado ineficaz, el FEMP va a optar por destinar sus recursos financieros al logro de la pesca sostenible.

El FEMP apoyará la transición al modelo de explotación basado en el rendimiento máximo sostenible (RMS) y facilitará la introducción gradual de la prohibición de los descartes. Con vistas a ello, el FEMP impulsará, por ejemplo:

  • la utilización de artes y técnicas de pesca más selectivos,
  • las inversiones en equipamientos a bordo y en las instalaciones portuarias necesarias para el aprovechamiento de las capturas no deseadas,
  • medidas relacionadas con la comercialización (programas de calidad en favor de los productos de la pesca y de la acuicultura sostenibles, campañas de promoción similares) y la transformación,
  • la participación de los pescadores en la protección y restauración de la biodiversidad marina y de los ecosistemas, en el marco de actividades de pesca sostenibles (como la recogida de desechos marinos, la gestión, restauración y supervisión de las zonas NATURA 2000 y otras zonas marinas protegidas, etc.).

Además, se incrementará sustancialmente el presupuesto destinado a la recopilación de datos y al asesoramiento científico (para aumentar el número de poblaciones sobre las que se dispone de ese asesoramiento), así como al control (para garantizar un mejor cumplimiento).

A nivel mundial, la actividad pesquera representa aproximadamente el 1,2 % del consumo global de combustible. Es necesario aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones para contribuir al objetivo de la Estrategia Europa 2020 en materia de cambio climático. Por consiguiente, el FEMP impulsará algunas medidas para mitigarlo.

¿En qué se plasma la ayuda a la innovación?

Tanto en el sector extractivo como en el acuícola, el suministro, la comercialización y la puesta en venta están actualmente organizados de tal manera que las empresas pesqueras y acuícolas rara vez intervienen en la venta y comercialización de sus productos.

Se han incorporado en el FEMP nuevas medidas centradas principalmente en la innovación para promover el desarrollo de nuevos o mejores productos y procesos y para mejorar los sistemas de gestión y organización. Ello ayudará a los sectores de la pesca y la acuicultura a añadir valor a sus productos, atenuar el impacto medioambiental de sus actividades y reducir los costes de producción. Esta ayuda es especialmente importante para la flota pesquera artesanal y para las empresas de acuicultura.

Otras medidas estimularán la cooperación entre investigadores y pescadores, a fin de lograr una pesca más sostenible. Asimismo, el apoyo al desarrollo local participativo en las zonas dependientes de la pesca contribuirá a difundir la innovación a escala local.

A través del FEMP se promoverán asimismo nuevas formas de acuicultura con un elevado potencial de innovación y crecimiento, como la acuicultura en mar abierto y la producción no alimentaria (por ejemplo, el cultivo de algas). La acuicultura multifuncional brinda la oportunidad de diversificar los ingresos de las empresas acuícolas mediante actividades complementarias tales como la pesca recreativa, el turismo, los servicios medioambientales, las ventas directas o las actividades educativas.

¿Qué ocurre con la dimensión social?

En consonancia con la prioridad relativa al crecimiento integrador de la Estrategia Europa 2020, el FEMP fomentará la cohesión social y la creación de empleo en las comunidades dependientes del sector pesquero, especialmente a través de la diversificación hacia otros sectores marítimos. Se reforzará el planteamiento participativo con miras al desarrollo sostenible de las zonas pesqueras. Los cónyuges de los pescadores podrán acogerse a ayudas destinadas a la formación o a otras actividades económicas relacionadas con la pesca y con su función en la empresa familiar (por ejemplo, para ayudarles a desenvolverse mejor con los trámites burocráticos o a adquirir nuevas competencias empresariales).

Las flotas costeras artesanales son importantes para el empleo y, con frecuencia, son las que mantienen cohesionado el tejido social de las comunidades costeras. El FEMP propone que se les proporcione un acceso privilegiado a todas las medidas, lo que se hará aplicando un porcentaje superior de intensidad de la ayuda. Esas flotas podrán recibir asimismo asesoramiento profesional sobre estrategias empresariales y comerciales, con vistas, por ejemplo, a la creación de empresas ajenas al sector pesquero. La ayuda a la innovación es especialmente importante, dado que la mayor parte de la flota costera artesanal está constituida por microempresas con un acceso restringido a la financiación.

¿Y con la Política Marítima?

Cerca del 7 % de la dotación del FEMP va a destinarse a impulsar la Política Marítima Integrada (PMI), que facilita la coordinación transfronteriza e intersectorial y genera sinergias rentables y ahorro de recursos financieros.

La financiación se centrará principalmente en aquellas iniciativas que beneficien a varios sectores, pero que no puedan ser llevadas a cabo por un solo Estado miembro o a través de una política en un solo ámbito sectorial. Estas iniciativas son la ordenación del espacio marítimo, la vigilancia marítima integrada y el conocimiento del medio marino.

La ordenación del espacio marítimo ofrece un marco jurídico estable para la gestión sostenible de las zonas, los recursos y los servicios marinos. Puede acelerar las inversiones marítimas y reducir los costes jurídicos y administrativos de las empresas. El FEMP podría financiar actividades que secunden la aplicación de la ordenación del espacio marítimo en las regiones transfronterizas.

La vigilancia marítima integrada ayuda a los agentes del sector público a compartir datos y, por lo tanto, a hacer frente con más eficacia en tiempo real a los incidentes que se producen en el mar. Evita costosas duplicaciones de actividades de vigilancia marítima que absorben muchos recursos. La vigilancia integrada permite una mejor utilización de los fondos públicos. El FEMP podría financiar la creación de un entorno de intercambio de información descentralizado para mejorar la vigilancia marítima.

La iniciativa «Conocimiento del medio marino 2020» pretende reunir los fragmentados conocimientos del medio marino de Europa en un recurso gratuito y públicamente accesible. El FEMP podría contribuir a financiar la creación de esa base de datos, conocida como EMODNet. El mundo empresarial y el académico necesitan datos coherentes y de buena calidad para desarrollar la actividad empresarial y la investigación, y poder así aumentar la competitividad de Europa. Esta iniciativa permitirá a la UE ahorrar anualmente cerca de 300 millones EUR.

La gestión de las cuestiones marítimas de manera integrada responde a los objetivos de la Estrategia Europa 2020. Ello significa mejorar la aplicación de la legislación de la UE, gastar los fondos públicos con mayor tino y maximizar los efectos de las diversas políticas vinculadas al mar. También se destinará financiación a impulsar el desarrollo de la gobernanza marítima integrada a nivel de las cuencas marítimas. Las estrategias de cuenca marítima permiten poner de manifiesto los vínculos y las sinergias entre las políticas de los Estados miembros relacionadas con las cuestiones marítimas y optimizan la financiación de medidas específicas con cargo a los Estados miembros y a diferentes fuentes europeas.

¿Cómo va a garantizarse que el dinero se gasta correctamente?

De conformidad con la Comunicación sobre el Marco Financiero Plurianual, debe introducirse la condicionalidad en todos los programas e instrumentos de la UE, de manera que los Estados miembros y los beneficiarios tengan que demostrar que la financiación recibida se emplea para ir avanzando en el logro de las prioridades políticas fijadas a nivel de la UE.

La ayuda financiera de la UE en el marco del FEMP estará supeditada al cumplimiento por parte de los Estados miembros y de los operadores de los objetivos, normas y metas de la Política Pesquera Común, y especialmente de los requisitos en materia de control, las normas contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (Reglamento INDNR) y las obligaciones de los Estados miembros en relación con la recopilación de datos. En la práctica, todo ello significará lo siguiente:

  • Los pescadores que cometan infracciones graves, que se refieran al control de la actividad pesquera o a buques pesqueros que figuren en la lista INDNR, no recibirán ninguna ayuda, o, si ya la han recibido, deberán restituirla.
  • La Comisión aplicará correcciones financieras, así como la interrupción y suspensión de los pagos de las ayudas, a los Estados miembros que no cumplan sus obligaciones en lo que atañe al control y la recopilación de datos.
  • Además, los Estados miembros tendrán que cumplir una serie de condiciones previas necesarias para la adecuada aplicación del FEMP: capacidad para proporcionar a la UE los datos sobre la actividad pesquera que se precisan para llevar a cabo una gestión adecuada, controlar las actividades pesqueras y garantizar la aplicación de un planteamiento estratégico a las actividades de acuicultura.

Y un último, aunque no menos importante, factor: la financiación con cargo al FEMP estará sujeta a nuevas normas de transparencia. Los Estados miembros tendrán que publicar en una página web única la lista de operaciones financiadas por el FEMP, así como el importe de la contribución de la UE para cada operación. Esta lista deberá actualizarse al menos cada tres meses. Ello reviste especial importancia para evitar que puedan recibir financiación los beneficiarios que participen en actividades de pesca ilegal. Siempre que una operación esté relacionada con un buque pesquero, la lista contendrá, lo que resulta esencial para lograr ese objetivo, el número del buque en el registro comunitario de la flota entre otros datos.

¿Cómo se producirá la simplificación y la reducción de los trámites burocráticos?

La integración en un solo fondo de cinco instrumentos financieros de la PPC y la PMI supondrá una simplificación de gran calado, gracias a normas y procedimientos racionalizados y unificados. En la práctica, cuatro conjuntos de decisiones financieras y procedimientos de elaboración de informes, seguimiento y evaluación serán sustituidos por uno solo.

En el actual Fondo Europeo de Pesca la principal carga administrativa la constituyó la implantación del régimen de gestión y control. La propuesta de reglamento sobre disposiciones comunes, adoptada el 6 de octubre de 2011 (IP/11/1159), prevé, en el contexto de la reforma de la política de cohesión, un único sistema de gestión y control para todos los fondos integrados en el Marco Estratégico Común (MEC). Este enfoque reducirá considerablemente el tiempo necesario para la implantación de los regímenes de gestión y control y agilizará la aplicación de los proyectos. Dado que el mecanismo de financiación se adaptará al del Fondo de Desarrollo Rural de la UE, los Estados miembros podrán gestionar los programas operativos del FEADER y del FEMP a través de los mismos organismos administrativos. De este modo, los costes administrativos se reducirán aún más gracias a un planteamiento unificado en materia de gestión y control que incluya la redacción de informes, la evaluación y el seguimiento.