AA+A++ImprimirMapa del sitioRSSRSS

Europa 2020 en España

Las recomendaciones específicas a cada país son documentos elaborados por la Comisíón Europea en los que se analiza su situación económica y se le formulan recomendaciones sobre las medidas que debe adoptar a lo largo de los próximos 18 meses. Se conforman a los problemas que afronta cada Estado miembro y contemplan numerosos aspectos: estado de las finanzas públicas, reforma de los sistemas de pensiones, medidas de creación de empleo y lucha contra el paro, desafíos para la educación y la innovación, etc. Las recomendaciones específicas para cada país elaboradas por la Comisión se aprueban al más alto nivel, en el Consejo Europeo, que reúne a los líderes nacionales.

Situación del país

En general, España sigue llevando a cabo profundos ajustes estructurales tras haber acumulado grandes desequilibrios externos e internos durante el periodo de auge del crédito y el sector inmobiliario. Al tiempo que las necesidades de ajuste siguen siendo grandes, las rigideces estructurales y las dificultades de financiación impiden una adaptación más rápida de la economía real y agravan la situación del empleo.

En respuesta a las recomendaciones específicas de 2012, el gobierno anunció un amplio plan de reformas que abarca los impuestos, el mercado de trabajo, la educación y la reforma del mercado de productos, además de medidas para mejorar el entorno empresarial. Sin embargo, su aplicación avanza a ritmo desigual: siguen pendientes reformas tan fundamentales como un consejo fiscal independiente, una ley sobre unidad del mercado y una ulterior liberalización de los servicios profesionales. Aunque la agenda de reformas propuesta es exhaustiva y tiene la orientación adecuada, España debe adoptar y aplicar reformas claras con determinación, rapidez y eficacia, para que tengan los efectos positivos deseados sobre el crecimiento y el empleo y contribuyan a corregir los desequilibrios.

El principal desafío al que se enfrenta el país es potenciar el crecimiento económico y el empleo y corregir los desequilibrios macroeconómicos excesivos. Proseguir la consolidación presupuestaria y fortalecer las instituciones en este ámbito será fundamental para garantizar unas finanzas públicas sostenibles. Acabar de reestructurar y subsanar los problemas del sector financiero es de la máxima importancia para apoyar la economía real. Hay que mejorar la competitividad y la capacidad de exportación. Por otro lado, la competencia en los sectores de bienes y servicios nacionales sigue siendo insuficiente. Pero, sobre todo, la situación del mercado de trabajo sigue siendo crítica. Sigue alto el abandono escolar, unido a un sistema de formación profesional que no está lo suficientemente adaptado a las necesidades del mercado. La pobreza y la exclusión social van en aumento.

Resumen de las recomendaciones de la Comisión Europea a España para 2013

La economía española atraviesa profundos cambios estructurales. La Comisión ha emitido nueve recomendaciones específicas para España a fin de apoyar la agenda de reformas y garantizar su aplicación urgente. Se refieren a los siguientes ámbitos:

  1. Finanzas públicas sostenibles
    España ha hecho en 2012 y 2013 considerables esfuerzos de consolidación para tratar de corregir el déficit excesivo. Sin embargo, debe proseguir la consolidación presupuestaria para frenar el aumento de la deuda pública y situar de nuevo a las finanzas públicas en una trayectoria sostenible. El objetivo de la estrategia presupuestaria española es reducir el déficit en las administraciones públicas por debajo del valor de referencia del 3% del PIB antes de 2016.
  2. Eficiencia del sistema fiscal
    Aunque en 2012 se introdujeron medidas importantes, España aún puede hacer más por aumentar la eficacia de su sistema fiscal y la proporción de impuestos indirectos favorables al crecimiento. Además, España debe intensificar los esfuerzos por combatir el fraude y la evasión fiscal.
  3. Sector financiero
    El programa de ajuste del sector financiero español va por buen camino y España debe seguir aplicándolo según el calendario establecido.
  4. Mercado laboral
    La situación del mercado de trabajo español sigue siendo crítica. Hay que acelerar y complementar las actuales reformas de las políticas de activación, además de hacer balance de los efectos de la reforma de 2012.
  5. Educación
    Las debilidades estructurales de los sistemas de educación y formación han contribuido a la alta tasa de desempleo juvenil y en gran medida siguen sin subsanarse. España debe aplicar todas las reformas previstas en el área educativa.
  6. Inclusión social
    La pobreza y la exclusión social van en aumento en España debido principalmente a la situación del mercado de trabajo, aunque también a la limitada eficacia de la protección social a la hora de reducir la pobreza. Hay que tomar medidas para mejorar la eficacia de las políticas en este campo.
  7. Entorno empresarial
    España debe acelerar las reformas para subsanar las deficiencias del entorno empresarial —por ejemplo, los obstáculos a la hora de hacer negocios— y aumentar claramente la competencia en los mercados de productos y servicios.
  8. Energía y transportes
    El pasivo contingente potencialmente elevado que supone el déficit de la tarifa eléctrica plantea un riesgo macroeconómico que no hay que pasar por alto. España debe completar urgentemente la reforma del sector energético, pero también intensificar los esfuerzos en el sector de transportes.
  9. Calidad de la administración pública
    La estructura administrativa española, altamente descentralizada, hace necesario reforzar la coordinación entre las distintas administraciones públicas, tanto para reducir costes como para limitar la carga administrativa sobre las empresas y las familias.

Comparación entre España y otros Estados miembros en áreas clave.


Documentos del Semestre Europeo