Navigation path

El FSE en noticias

Los resultados de la primera encuesta sobre cualificaciones de los adultos podrían orientar las prioridades del FSE para el periodo 2014-2020

10/10/2013

Una chica sale a la pizarra en una clase de un instituto
© michaeljung

El 8 de octubre la Comisión Europea, conjuntamente con la OCDE, publicó los resultados de una amplia encuesta sobre competencias de lectura, escritura, cálculo y resolución de problemas relacionados con las TIC, realizada en 17 Estados miembros de la UE y en otros países. En cada país, se evaluaron las competencias de 5 000 personas en edad laboral (16-65 años).

Los resultados de la encuesta son alarmantes, porque revelan que uno de cada cinco adultos en Europa tiene dificultades para leer, escribir y hacer cálculos aritméticos sencillos. Otro hallazgo significativo radica en las marcadas diferencias entre titulados universitarios de la misma especialidad en distintos países de la UE: un dato que no estimula precisamente la movilidad de graduados universitarios dentro de la Unión Europea. Estas son las principales conclusiones de la encuesta:

  • El 20 % de la población de la UE en edad de trabajar muestra una baja competencia en lectura, escritura y cálculo, que se acentúa entre los desempleados.
  • El 25 % de la población de la UE carece de las cualificaciones informáticas necesarias para utilizar las TIC de manera efectiva.
  • Existen diferencias marcadas entre las competencias que aporta la educación formal, tanto la secundaria como la superior.
  • La encuesta también ha hallado diferencias de competencias entre generaciones, lo cual subraya la importancia del aprendizaje permanente para mejorar el nivel de vida.

Por ejemplo, el nivel de dominio de la lectura, la escritura y el cálculo entre las personas de 25 y 34 años es sensiblemente superior al de la generación de 55 a 65 años en países como España, Francia, Finlandia y la región belga de Flandes.
A escala mundial, Japón supera a todos los demás países. Los resultados de otros grandes países como Canadá y Estados Unidos difieren poco de los de la UE.

El Comisario Europeo László Andor ha pedido que la financiación de la educación y de las reformas del mercado laboral tenga carácter prioritario, y que el Fondo Social Europeo invierta más en competencias y formación. Los resultados de esta encuesta podrían ayudar a los Estados miembros a definir sus prioridades para el gasto del FSE de cara al próximo periodo 2014-2020. No hay que olvidar que el FSE es una fuente esencial de inversión en formación y adquisición de competencias, en especial para los grupos desfavorecidos.

El apoyo del FSE a la educación cubre un amplio espectro de actividades como, por ejemplo, nuevos planes de estudio escolares, formación de profesores y apoyo a las universidades, los centros de formación profesional y el aprendizaje permanente. Y, lo más importante, el FSE se centra en las personas: niños en edad escolar, estudiantes universitarios, trabajadores y personas en busca de empleo que buscan formación y nuevas habilidades. Muchos proyectos del FSE están dirigidos a reducir el abandono escolar prematuro y a garantizar que los jóvenes obtengan competencias y cualificaciones apropiadas; especialmente entre los grupos desfavorecidos como las minorías y los descendientes de inmigrantes.