Navigation path

El FSE en noticias

Los efectos de los fondos de cohesión en tiempos de crisis

18/04/2013

Una multitud
© adisa

Un reciente informe de situación pone de manifiesto la flexibilidad y la aceleración de las acciones del FSE, y demuestra que se están consiguiendo resultados concretos sobre el terreno.

El 18 de abril la Comisión presentó un segundo informe estratégico sobre la evolución de los programas de las políticas de cohesión correspondientes al período 2007-2013 en los Estados miembros. El informe compila datos de informes aportados por los 27 Estados miembros y ofrece una instantánea muy instructiva sobre el modo en que los programas de las políticas de cohesión —incluido el FSE— ayudan a mitigar las consecuencias de la crisis económica y abren vías al empleo y al crecimiento.

Cuando, en 2008, estalló la crisis, la UE actuó con rapidez para agilizar la movilización de Fondos Estructurales mediante una serie de importantes medidas. Por ejemplo, se flexibilizó la reprogramación de un área temática a otra, lo que se demuestra en el hecho, reflejado en el informe, de que a finales de 2012 se habían destinado alrededor de 36 000 millones de euros (el 11% del total de los fondos) a financiar las necesidades más apremiantes. Un ejemplo de esta flexibilidad son las recientes medidas dirigidas a los países más afectados por el desempleo juvenil, destinadas a apoyar a 780 000 jóvenes y a 53 000 pymes.

Entre otras medidas anticrisis cabe citar la mejora en la transferencia de fondos a las autoridades competentes para iniciar más proyectos con más rapidez o la reducción de la cofinanciación nacional en los países con mayores carencias presupuestarias. De este modo, se ha rebajado la presión sobre las finanzas nacionales y se ha garantizado la continuidad de inversiones muy necesarias en crecimiento y creación de empleo. Estas medidas han supuesto una ayuda real para el empleo: en el conjunto de Europa se han creado alrededor de 200 000 puestos de trabajo en los últimos dos años, la mayoría en pymes.

Notable aceleración del FSE

Según el informe de la Comisión, entre 2009 y 2010 la cifra anual de participantes en proyectos del FSE aumentó de 10 a 15 millones, nivel que se ha mantenido desde entonces. Es más, solo de 2007 a 2010, alrededor de 12,5 millones de personas participaron en acciones que facilitaban el acceso a un empleo y 2,4 millones encontraron trabajo en los seis meses posteriores. Estas cifras representan un logro notable en el contexto de ralentización económica. Más de la mitad de los participantes fueron mujeres (un 52 %); en cuatro países, incluso más del 60 %.

Otros resultados importantes del FSE en el período 2007-2011:

  • Medidas enfocadas al empleo juvenil. 15 millones de jóvenes se han beneficiado de los fondos del FSE. En algunos países, los jóvenes han sido más del 40 % de los participantes en los programas.
  • El FSE permite a los países atender sus necesidades específicas. Esto se refleja en la gran variedad de perfiles de los participantes: casi la mitad de ellos tienen como máximo el primer nivel de educación secundaria. Este porcentaje alcanza el 60 % en Alemania, Grecia y Malta, donde los programas estaban más dirigidos a ese grupo de población. Por el contrario, en Chipre, Estonia, Lituania y Eslovenia el 40 % o más de los participantes tenían educación universitaria.
  • Las medidas de inclusión social contribuyen a la protección de los más desfavorecidos; en concreto, han llegado a 14,5 millones de personas, un 18 % de las cuales presentaban una especial vulnerabilidad laboral. El Reino Unido y Austria han logrado los mejores resultados en lo que respecta a personas con discapacidades, mientras que el apoyo del FSE a las minorías y a los inmigrantes ha sido particularmente efectivo en Chipre, Holanda, Austria y Letonia, entre otros países.
  • Se han adquirido nuevas habilidades, en línea con las reformas sociales. Alrededor de 700 000 personas, entre ellas muchos funcionarios, han adquirido nuevos conocimientos. En Bulgaria, Grecia, Hungría y Rumanía se están ejecutando programas de desarrollo institucional imprescindibles para que las reformas estructurales sean duraderas.

Conclusiones

El informe estratégico evidencia claramente que los programas de los Fondos Estructurales producen resultados concretos en el crecimiento y el empleo en toda Europa. Además, transmite mensajes muy oportunos sobre el potencial de las futuras inversiones en una recuperación económica sostenible. Por otra parte el aumento de la flexibilidad en los programas de cohesión —que se manifiesta en un 11 % de reprogramación— confirma que es posible adaptarlos a cambios en las prioridades y necesidades.

Con todo, el informe señala que aún queda mucho por hacer y que se esperan resultados significativos en el resto del actual período de programación. También entresaca algunas lecciones: los retrasos iniciales muestran que los Estados miembros deben adoptar con más rapidez medidas legislativas que eviten demoras en las inversiones de cara al período 2014-2020; se deben reforzar los indicadores de evaluación, y se deben poner a punto programas más orientados a los resultados, para seguir más de cerca los progresos hacia el logro de objetivos.