Navigation path

Más oportunidades para los jóvenes

Los jóvenes que han abandonado el sistema educativo y buscan trabajo pueden enfrentarse a importantes obstáculos por motivos muy variados. Además, la crisis financiera y económica ha provocado una tasa de desempleo muy alta en este colectivo. El FSE dedica recursos considerables a ayudarles a dar sus primeros pasos en el mercado laboral.

Hay aproximadamente 94 millones de jóvenes europeos con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años. Muchos están estudiando o formándose, y otros han encontrado trabajo y están desarrollando una carrera profesional. Sin embargo, también hay un porcentaje importante de desempleados, muchos de los cuales han perdido hace mucho la esperanza de encontrar trabajo. El FSE financia miles de proyectos y programas que ayudan a jóvenes de toda Europa a obtener los conocimientos y las oportunidades que necesitan para entrar a formar parte de la población activa. Se pone especial énfasis en ayudar a aquéllos que actualmente ni estudian ni trabajan (los conocidos como «ninis»).

  • Muchas actividades del FSE ofrecen oportunidades de formación para que los jóvenes que buscan empleo tengan las habilidades y cualificaciones que se demandan en el mercado laboral (incluidas las competencias ecológicas, que cada vez se necesitan más). Dado que los jóvenes poco cualificados son más proclives a estar desempleados que los cualificados, los proyectos del FSE se centran en facilitar a este grupo de personas cualificación laboral que pueda ayudarles a conseguir un empleo estable.
  • A veces, los jóvenes no conocen bien el proceso de búsqueda de empleo. Los proyectos del FSE les apoyan con orientación profesional individualizada y técnicas para redactar un currículum y hacer entrevistas.  A menudo, incluso se les ofrece acompañamiento durante el proceso de solicitud de empleo y en los primeros meses de trabajo.
Istockphoto/17137019
  • Se presta un importante apoyo a  los puestos de aprendices, las prácticas en empresas y los trabajos de corta duración, a menudo en paralelo con cursos de formación. Los programas del FSE trabajan con empleadores potenciales y, a menudo, proporcionan apoyo financiero. En definitiva,  se brinda a decenas de miles de jóvenes la oportunidad de incorporarse al mundo del trabajo y a obtener experiencia laboral y cualificación. Estas iniciativas mejoran las perspectivas laborales y suelen dar lugar a puestos fijos.
  • La movilidad es otro de los objetivos de las actividades del FSE. Existen proyectos que aportan a los jóvenes habilidades lingüísticas y empleos en el extranjero que pueden ayudarles a trasladarse a lugares de la UE donde se demanden sus competencias y cualificaciones.

La Iniciativa sobre Empleo Juvenil

La Iniciativa sobre Empleo Juvenil (YEI) ofrece un apoyo adicional a los jóvenes. Esta iniciativa pone un mínimo de 6 000 millones de euros a disposición de las regiones —y las personas— que sufren un mayor problema de inactividad y desempleo juvenil. La Iniciativa sobre Empleo Juvenil se concentra en los «ninis» y en las regiones con un índice de desempleo juvenil superior al 25 %. Su objetivo consiste en garantizar que el nivel de apoyo por cada joven sea lo bastante alto como para suponer una diferencia real en aquellas regiones con desafíos más acuciantes.

La Iniciativa sobre Empleo Juvenil tiene la finalidad de amplificar el apoyo que proporciona el FSE para la puesta en práctica de la Garantía Juvenil. A su vez, esta Garantía Juvenil busca garantizar que todos los jóvenes de hasta 25 años reciban una oferta de buena calidad en términos de empleo, educación continuada y puestos de aprendizaje o en prácticas en un plazo de cuatro meses desde que abandonan sus estudios o se quedan en situación de desempleo. Paralelamente, el FSE está aportando una financiación importante a las reformas estructurales a largo plazo que se requieren y a la inversión en el futuro de los jóvenes y la economía.