Navigation path

Oportunidades para todos

El empleo es la forma más eficaz de proporcionar independencia, seguridad económica y sentido de pertenencia. El FSE financia miles de proyectos que ayudan a personas en dificultades o pertenecientes a grupos desfavorecidos a desarrollar competencias, a conseguir empleo y a disfrutar de las mismas oportunidades que el resto.

Cuando el FSE ayuda a personas y grupos desfavorecidos a recibir una correcta educación o a encontrar trabajo, también les ayuda a participar plenamente en sus comunidades. Las actividades del FSE en este ámbito siguen cuatro prioridades:

Gran parte del gasto del FSE se destina a combatir la «exclusión social». La exclusión social se produce cuando, por diversas razones, un individuo o un grupo sufren dificultades o discriminación en algún aspecto de su vida diaria, como puede ser el caso de  una persona discapacitada que no puede conseguir un trabajo porque quienes se lo podrían ofrecer dudan de su capacidad. Si esta persona no tiene acceso al trabajo, queda «excluida» de una actividad remunerada que la mayoría de nosotros consideramos normal.

Istockphoto/2003214

Los ex delincuentes, los toxicómanos en proceso de recuperación, las minorías étnicas como los gitanos y los inmigrantes recién llegados con insuficiente dominio del idioma son ejemplos de grupos desfavorecidos y vulnerables, en riesgo de exclusión social y de la pobreza que puede acompañar a la exclusión. Europa se ha comprometido a reducir la exclusión social y el FSE es uno de los principales instrumentos para ello. El FSE utiliza el empleo como medio para eliminar la discriminación, la exclusión y la pobreza.