• Versión impresa

La ecoinnovación lucha por introducirse en Hungría

28/07/2011

731_es.html

En Hungría, la falta de interés de la población y las empresas por las cuestiones medioambientales es el principal motivo de la escasa voluntad política y la fragmentación de las iniciativas sobre tecnologías verdes. Todo ello obstaculiza la ecoinnovación.

La falta de concienciación e interés por las cuestiones medioambientales ha hecho que la ecoinnovación se resienta en Hungría, de acuerdo con un perfil del país elaborado por el Observatorio de Ecoinnovación europeo (EIO). Y, si la demanda de ecoinnovación es débil por parte de consumidores y empresas, ¿qué sentido tiene para los políticos aportar apoyo o financiación?

Resultado: el índice de ecoinnovación en Hungría es alrededor de un 30 % inferior a la media de la UE. La innovación empresarial es "excepcionalmente baja", y el gasto total del país en investigación y desarrollo (I+D) equivale al 1 % del producto interior bruto (PIB), casi la mitad que en el conjunto de la UE-27. La I+D medioambiental solo supone el 5 % de ese total.

Como ocurre en la mayoría de países europeos, no existe una estrategia "paraguas" que promueva la ecoinnovación. Los fondos estructurales de la UE se han dedicado al desarrollo de infraestructuras medioambientales básicas, y no a ecoinnovación.

No deja de ser sorprendente que los indicadores de ecoinnovación en los que Hungría obtiene mejor puntuación sean los de resultados medioambientales: en 2007 la productividad de los materiales era tan solo ligeramente inferior a la media de la UE, mientras que la productividad del agua se situaba un 20 % por encima de la media. Es muy probable que estos resultados reflejen una transición hacia una economía de servicios.

No obstante, el país puede exhibir algunas ecoinnovaciones que han supuesto reducciones sustanciales en el consumo de energía y materiales, y que abordan problemas ambientales típicos de países que acometen una modernización medioambiental: mala calidad del agua, eliminación de residuos e ineficiencia energética.

El Programa Panel, por ejemplo, ha hecho inversiones en reformas de bloques de apartamentos construidos a base de paneles, para mejorar su eficiencia energética. Están aumentando los índices de transformación en biogás del estiércol, los lodos de depuradoras y los residuos de los vertederos. Existen líneas de trabajo que investigan bioplásticos y biorrecuperación de suelos contaminados. La empresa húngara Organica construye plantas de tratamiento de aguas residuales basadas en organismos vivos.

Dentro de la ecoinnovación húngara, un sector en auge es el de los materiales de construcción sostenibles. Se han depositado varias patentes prometedoras, como una "casa de paja" (un bastidor de madera relleno con balas de paja, con el que se construye una estructura de alta eficiencia energética y solo se generan residuos biodegradables) y Vekla, un nuevo material de aislamiento de edificios que se fabrica a partir de residuos metálicos, plásticos, textiles, de vidrio, orgánicos y procedentes de obras de construcción y demolición.

A partir de este año, el apoyo político empezará a estar más coordinado, gracias a una Estrategia de Tecnología e Innovación Medioambiental. La ecoinnovación también ha empezado a ganar peso en otras políticas, como la nueva estrategia de desarrollo económico del gobierno: el nuevo Plan Széchenyi, que se puso en marcha en enero de 2011. Las prioridades están en la eficiencia energética y en la innovación.

Las empresas están empezando a sentirse atraídas por una serie de fondos específicos del gobierno, con la promesa de reducciones de costes y nuevas oportunidades de negocio. Por ejemplo, el Fondo para el desarrollo tecnológico medioambiental, creado en 2010 y sustentado en fondos estructurales de la UE, ofrece a las empresas ayuda para reducir su huella medioambiental.

La mayor barrera a la ecoinnovación en Hungría es, no obstante, la dificultad para captar inversiones que permitan que las ideas innovadoras pasen de la fase de investigación a los mercados. Esta carencia podría resolverse con nuevos fondos respaldados por un marco político más consistente. Sin embargo, y de acuerdo con el EIO, para crear un verdadero mercado para las ecoinnovaciones es imprescindible mejorar la conciencia medioambiental.

Más información

  • Informe del EIO sobre Hungría:
    http://www.eco-innovation.eu/hungary English

    Nuevo Plan Széchenyi (presentación del gobierno):
    http://www.mfa.gov.hu/NR/rdonlyres/AFC099BF-B37F-4DA1-82EC-0E015644A732/0/NewSz%C3%A9chenyiPlanwaspresented.pdf pdf [1014 KB] English

Información relacionada en el sitio Web del EcoAP